Política y Economía
Lo tildan de “garantista”

El candidato de Vidal para completar la Suprema Corte Bonaerense ya tiene su primera impuganción

Luego de que el Gobierno oficializara la postulación del juez federal Sergio Torres para ocupar la vacante que dejó Juan Carlos Hitters hace más de dos años, la entidad dirigida por la filósofa Diana Cohen Agrest y que es afín a Cambiemos, la Usina de Justicia, presentó un escrito en el que se expresa su rechazo a la designación.

El Ministerio de Justicia bonaerense hizo ayer oficial la postulación de quien completará la vacante que dejó Juan Carlos Hitters hace más de dos años y hoy mismo ya cuenta con una impugnación provieniente de la Usina de Justicia, una entidad afín a Cambiemos.

El candidato de María Eugenia Vidal es el juez Federal Sergio Torres, que se desempeña en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal de la Capital Federal N°12.

TE PUEDE INTERESAR

Tal como detalló INFOCIELO, mediante un edicto el Gobierno publicó los antecedentes académicos y de desempeño en el ámbito judicial de Torres, de acuerdo a lo que dispone la reglamentación provincial. Tras difundir durante cinco días el perfil del candidato, se abrirá la instancia de oposición y finalmente la búsqueda del acuerdo del Senado.

Pero la primera disidencia llegó rápido y de una asociación civil alineada con el gobierno de Cambiemos. La “Usina de Justicia” presentó una carta dirigida al ministro de Justicia de la Provincia, Gustavo Ferrari, en la que adelantó su rechazo al nombramiento de Torres por considerarlo “garantista” y “discípulo del exjuez de la Corte Suprema de la Nación, Eugenio Zaffaroni, a quien se acusa de implantar una doctrina abolicionista en el sistema penal argentino”.

Por eso entienden que "no podemos callar nuestra oposición a dicho nombramiento, el que estimamos como un enorme retroceso en la lucha que hace años hemos emprendido".

Cabe destacar que una de las vocales de la asociación es la diputada provincial oficialista Carolina Píparo y que la entidad mantiene una buena relación con las autoridades provinciales.

Torres tiene 54 años y, si bien nació en Adrogué, partido de Almirante Brown, y estudió en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, desarrolló casi toda su carrera en la Justicia Federal y, más precisamente, en el ámbito porteño.

Es por eso que su designación sorprendió y produjo cierto malestar en los pasillos de la Justicia bonaerense, donde ya recelan de la “intervención” porteña que significó el desembarco de Julio Conte Grand en la Procuración General. Mucho más si se tiene en cuenta que llega desde la Justicia Federal.

En los Tribunales platenses se inclinaban más a aceptar a las candidatas femeninas que se mencionaban en la rosca: María Laura Leguizamón, exsenadora con pasado K, y Fernanda Nuevo, que es Camarista en San Isidro y esposa del intendente Gustavo Posse, de Cambiemos.

Torres es Doctor en Ciencias Jurídicas (2008) y Magister Internacional en Nuevos Delitos Penales (2007), también ejerce como profesor de Derecho Penal en la Universidad de Lomas de Zamora y preside el Consejo Académico de la Casa de Ana Frank en la Argentina.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión