Política y Economía
ESPONTANEIDAD GUIONADA

Las marchas de la oposición que promueven algunos medios

Hasta hace poco era una máxima tácita en los medios que las marchas, ya sean oficialistas o de oposición, no debían promocionarse sino solo cubrirse. Eso cambió

Mañana se producirá una más de las tantas marchas de la oposición en contra del gobierno. Una realidad absolutamente posible y hasta plausible en democracia, salvo que sea en épocas de aislamiento social.

Será en repudio del "vacunagate", pero podría ser por Vicentín, la infectadura, el veneno ruso, el impuesto a los super ricos, el retorno a la presencialidad en el museo de la soda o por la baja demencial y poco difundida del dólar blue. Lo que a la oposición le sea más útil en el momento.

TE PUEDE INTERESAR

Screenshot_20210226-114627_Chrome.jpg
Algunos medios, como La Nación, no tienen problemas ni

Algunos medios, como La Nación, no tienen problemas ni "pruritos periodísticos", a la hora de promocionar marchas si son de la oposición

Su denominación será, como es costumbre, con el número del día a realizarse y la primera letra del mes. Moda impuesta, según dicen, desde el "11S" en Estados Unidos.

Como ya no estamos en ASPO, al menos de manera legal, y ahora sólo se pide distanciamiento (DISPO) , no hay una razón de índole sanitaria por la cual enfrentarse a la realización de cualquier marcha de la oposición.

Sin embargo lo que sigue llamando la atención es que medios de comunicación se plieguen a la convocatoria publicando los afiches, las consignas, los mapas del lugar de realización y los mensajes en redes sociales de dirigentes de la oposición que apoyan la cita. Y que esos Medios lo hagan sin ponerse colorados.

Así lo realiza desde esta mañana el diario La Nación, y algo hace sospechar que no será el único de los medios en promocionarla.

Screenshot_20210226-114647_Chrome.jpg
Algunos medios, como La Nación, no tienen problemas ni "pruritos periodísticos", a la hora de promocionar marchas si son de la oposición, dando detalles como si fuera un "servicio público"

Algunos medios, como La Nación, no tienen problemas ni "pruritos periodísticos", a la hora de promocionar marchas si son de la oposición, dando detalles como si fuera un "servicio público"

No es una publicidad "paga", ni una solicitada. Tampoco hay una inscripción de "noticia promocionada".

Estos medios lo hacen abiertamente como si la convocatoria a la marcha de la oposición fuera en sí una información relevante para el público. Y quizás sí lo sea para los lectores o la audiencia a la que van dirigidos, pero a la vez los transforma en medios partidarios, lo cual quizás no estaría mal si fuera admitido públicamente por ellos como sucede en Francia y algunos pocos países más.

Pero es interesante recordar que hubo un tiempo en donde la consigna acerca de como actuar frente a las movilizaciones populares, oficialistas o de la oposición, era clara, precisa y contundente.

Todos los medios grandes y con larga trayectoria la respetaban como una máxima sagrada.

Hoy, a luz vista, ya no es así, y quisiera contar una anécdota del momento en que me da la impresión, todo cambió.

Corría el mes de febrero del año 2015. El ataque terrorista a la publicación francesa Charlie Hebdó produjo decenas de movilizaciones, en especial (pero no únicamente) en París.

Aquí, en Argentina, para la oposición de ese entonces era preciso retomar la senda del "antiterrorismo", descuidada después de los trágicos sucesos de la Embajada de Israel en 1992 y de la AMIA en 1994, y para no quedar afuera de la agenda mundial.

Y "casualmente" hubo un motivo para hacerlo.

Después de aquello, ya nada fue como antes para los medios.

Una máxima que se convirtió en mínima

"Nosotros no convocamos a las marchas, las cubrimos", fue la frase que escuchó este cronista de boca del histórico propietario del único medio centenario de comunicación escrito de la ciudad Capital de la Provincia de Buenos Aires.

Fue en referencia a un comentario al pasar en un programa de radio al cual tenía la misión de conducir y en el que había "osado" mencionar que el fin de semana siguiente se realizaría la clásica movilización del 24 de Marzo.

La reprimenda del poderoso dueño del actual multimedio quería ser una lección de "buen periodismo" en donde los medios de comunicación no se encargan de preanunciar marchas con tintes políticos (para él esa fecha emblemática los tenía). Hacerlo desde una radio era un pecado profesional imperdonable.

Me tocó escuchar en silencio con cara de alumno que recibe una lección del director del colegio, sin poder argumentar.

Sabía que cualquier cosa que dijera podría usarse en mi contra y en definitiva, él me pagaba el sueldo.

Era "su radio" y "sus micrófonos", como me dejaría claro luego en otra reprimenda posterior.

Hasta allí la costumbre parecía inquebrantable y resonaba en mi cabeza al salir de esa reunión "nosotros no convocamos a las marchas, las cubrimos".

Pasó menos de un año y el mismo histórico matutino platense publicó en sus páginas un diagrama detallado de las calles del centro porteño para aquellos platenses que quisieran marchar a "pedir justicia" por el supuesto asesinato del Fiscal Alberto Nisman.

El plano lo tenía todo. Como acceder, donde dejar el auto, que calles estarían cerradas al tránsito, como movilizarse si se iba en transporte público, etc.

A contrapelo de la máxima que aún resonaba en mi cerebro, "el diario" estaba llamando a una marcha.

Convocándola.

Incitándola.

Provocándola.

Difundiéndola.

Exactamente lo contrario a lo que me había dicho casi un año atrás, refiriéndose a lo que era la misión del periodismo digno: cubrir las marchas, no fomentarlas.

Cuando esa tarde me llamó por enésima vez para reprenderme por algún comentario "random" que utilicé en las 3 horas de programa, aproveché y le dije... Rau....perdón, "señor, hoy el diario promueve y publicita una marcha que supuestamente es espontánea para pedir la resolución de lo que se deja entrever sería un asesinato al Fiscal Alberto Nisman... ¿Qué quedó de aquello que las marchas no se incentivan sino que se cubren para publicarlas luego de realizadas? "

La respuesta fue cortita, instantánea y al pie..."Pero esta marcha la organizan los fiscales"

"Y?" Fue mi respuesta.

"No es política, es judicial", me dijo con rostro de asombro por no haber deducido yo que marcha es correcta promover, y cual no.

De todos modos la indignación posterior fue cuando, después de haberla anunciado en tapa, en notas online, por sus radios y canales de TV de aquel momento, debí leer que van acompañadas por la palabra "autoconvocadas" o por la frase "movilizadas a instancias de las redes sociales", dando a interpretar la frescura, espontaneidad y falta de organización detrás de las convocatorias.

Desde ese momento entendí que hay marchas y marchas.

Que no era importante si eran de algún oficialismo ocasional o de una oposición momentánea.

Que hay algunas que se publicitan y otras que solo se cubren.

También descubrí que si la asistencia a las marchas publicitadas es pobre, nunca se cubren.

Y que si alguna que no se publicitó es multitudinaria, quizás tampoco deba ser cubierta.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión