Sociedad
EL DOLOR NO SE MIDE

Por qué lloramos a Maradona: feministas y maradonianas

El dolor por la muerte de Maradona y un inoportuno debate: el "feministómetro" en las redes. ¿Se puede ser feminista y maradoniana?

"Murió Maradona". El mensaje se multiplicó por millones en grupos de Whatsapp y redes sociales. La invasión de fotos y despedidas no tardaron en llegar. El impacto de la noticia paralizó el dolor, que se hizo carne con el paso de las horas en el cuerpo de los argentinos y argentinas que amaban al astro del fútbol y ayer sintieron que se paraba el mundo.

Se murió Maradona, quizás el símbolo máximo de la Argentina, ese al que sólo se le han acercado -en cuanto a la pasión que generaron en el pueblo- las figuras históricas de Perón o Evita. Se murió Diego, ese que hizo feliz al país con su amor por la pelota y preocupó a millones cada vez que su cuerpo, golpeado y explotado de excesos, amenazó con dejarlo "a pata".

TE PUEDE INTERESAR

Pese a la inconmensurable cantidad de corazones rotos que dejó su muerte, no faltaron los detractores de Diego Armando Maradona. "Mientras se disponen 11 ambulancias y 10 patrulleros por la muerte de Maradona, a vos se te mueren tus abuelos y no los podés despedir", se indignan en las redes los que no comprenden el dolor de un pueblo que siente que se murió un integrante más de su familia.

Y también se reavivó -inoportuno como nunca- ese viejo debate que nos cuestiona al feminismo que siente un amor profundo por el Diez. "No podés ser feminista y llorar a Maradona", "Acá tenés a tu ídolo" y otras frases parecidas se leyeron en las redes en las últimas horas de parte de un sector que decidió que el 25 de noviembre era un gran día para volver a sacar el "feministómetro", ese que usaron tantas veces para medir el sentir de otras mujeres.

Es que aunque nos duela, el que murió ayer es también el Maradona que tuvo al menos un recordado episodio de violencia hacia una mujer y el que no ejerció una paternidad responsable con algunos de los varios hijos que tuvo fuera de su matrimonio con "la Claudia".

WhatsApp Image 2020-11-26 at 13.55.29.jpeg
La muerte de Maradona sacó a relucir una inoportuna vara que quiere medir el feminismo.

La muerte de Maradona sacó a relucir una inoportuna vara que quiere medir el feminismo.

No es necesario olvidarlo ni hacer como que nunca sucedió. Mucho más si sabemos que Maradona murió justo el día internacional de la eliminación de la violencia machista. No disimulemos: quizás, lo más sensato es recordar hoy también al Maradona que vivió equivocado una gran parte de su vida, como viven muchos otros que, a diferencia de él, no hicieron feliz a un pueblo entero.

Hay una vara que justo hoy vino a medir el feminismo desde un lugar que parece un patrullero y que no entiende cómo una feminista del campo popular no quiere ser indiferente a una figura que se mantuvo del lado del pueblo y que eligió defender las banderas de la justicia social y la igualdad. Un tipo que después de haberse convertido en ídolo, ícono y leyenda, siguió bancando en la popular.

Y el dolor no se juzga. No se juzga a una mujer que llora porque quiere ser madre y no puede; pese a que estamos convencidas de que la mujer no se realiza sólo siendo madre. No se juzga a otra mujer que llora porque un "machirulo" la lastimó, pese a que repetimos hasta el cansancio: "salí de ahí, hermana". Y el feminismo de la otra no se mide, nunca.

Diego Armando Maradona nos duele muerto y sí, muchas veces nos dolió vivo. A quienes intenten medir nuestro dolor, ni siquiera caeremos en citarlas en Segurola y Habana. No vamos a permitir que esta discusión nos divida, porque no nos podemos dar el lujo. Pero tranquilas, compañeras, que acá no se abandona ninguna lucha y ningún hijo sano del patriarcado nos hará olvidar de que tenemos que tirarlo: aún si se trata de uno que nos hizo felices como ningún otro.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión