Sociedad
OPINION

Carta "cerrada" a los Anti Maradona

Quienes creían que la muerte de Maradona no generaría grieta y todo un país estaría encolumnado detrás del dolor por su desaparición física, estaban equivocados

Si estás en el grupo de aquellos que no entendieron por qué la muerte de Diego Armando Maradona provocó todo lo que aún resuena en Argentina y en el mundo, o si creés que fue demasiado, y alguna vez dijiste :"como jugador si, peeeeero como persona". Si sos de los que pone sus escándalos por encima de sus cualidades... en este punto cerrá esta nota.

TE PUEDE INTERESAR

Apartate de la pantalla del dispositivo que estés leyendo o metete en otra página. Te vamos a defenestrar, te llamaremos "anti" y no te va a gustar.

Dejo varios renglones en blanco así no te tentas a seguir leyendo.

Sabíamos que los anti Maradona existían, porque cada tanto uno se cruzaba con ese perfil de personas que odian todo lo popular. Les causa urticaria. Les molesta cualquier hecho con tufillo a la "base de la pirámide".

Son los anti choripán, los anti manifestación con colectivos que traigan participantes que no tengan coche particular, los anti escuela pública o los anti señoras con muchos hijos, con pinta de pobres en la fila de la casa de comida rápida "gastándose la asignación" en una cajita feliz para cada hijo.

Y ahora descubrimos que también son los anti velorio multitudinario, tras la muerte del mayor héroe deportivo de los 200 años y pico de historia nacional.

Y Maradona es de ellos. Les pertenece a los que los anti tanto rechazan, pero a la vez era exitoso y millonario.

Y al mismo tiempo había hecho mérito propio para ganárselo. Y nadie "le regaló nada", y no se olvidó de sus raíces, y reivindicaba a los más pobres, y amaba a los líderes populares fotografiándose con cada uno de ellos.

Maradona es la suma de todo lo que detestan sus detractores, que siempre están del mismo lado para todas las causas.

Nunca se le ocurrió a Diego esta frase pero tiene el espíritu de él : "Maradona es un evatest de garcas".

El fue un cúmulo de "máximas" como las de San Martín, o las de Perón, pero con más ingenio.

Nunca un personaje ha representado tan acabadamente a la argentinidad, en mezcla exacta de creatividad , sagacidad, talento, contradicción, tumultuosidad, escándalo, y esa soberbia "humilde" que llevamos impresa en nuestro ADN que nos hace tan admirados como odiados.

Lo inaceptable es que un argentino lo haya odiado. Porque define a ese ser oscuro y triste que con la moral victoriana señala los momentos opacos de Diego y reconoce a regañadientes las alegrías populares que otorgó.

La realidad es que lo que más odia son esos momentos de felicidad de las masas. Porque en Maradona depositan esa repulsión a las mayorías.

Como dijo alguien "se creen dueños de un país que detestan", y justamente ése, es el país de Maradona.

Hubieran deseado que tuviera una muerte escandalosa, una muerte por sobredosis o una muerte trágica como cuando casi se parte la cabeza al tropezar hacia atrás desde el banco de Gimnasia.

Deseaban incidentes con muchos muertos y heridos de gravedad en su velatorio, para señalar la metáfora del bochorno de su existencia.

Creían y querían que en el resto del mundo lo ignoraran o lo minimizaran como sólo sucedió en los medios estadounidenses, el país más amado por ellos y más rechazado por Maradona, ahí dónde le tendieron la peor trampa de su historia.

Pero no fue así. La bilis de los anti Maradona estallaba ante cada titular de medios de países centrales y remotos que le dedicaban de 8 a 15 artículos a pocas horas después de su muerte.

Hoy todavía se solazan pensando los conflictos que generará su herencia. Anhelan que aparezcan más hijos no reconocidos desde Cuba, Dubai, La Plata o Tanganica.

Despotrican porque esos homenajes deberían ser reservados solo a los "genios de la ciencia", a quienes luego hipócritamente mandarán a lavar platos por gastar recursos "de todos" en investigar boludeces. O dejarán que "se maten solos" por deudas que sus representantes "honestos y angelicales" no les quieran pagar.

Ser un anti Maradona te define.

Sólo mencionar su nombre abre de nuevo una grieta que afortunadamente nos pinta a cada uno lo que somos y de que lado de la vida queremos ubicarnos.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión