Sociedad Municipios
MIRÁ LAS FOTOS

Magdalena - Chascomús: dos puentes raros sobre el Samborombón

Los Caños de Vergara y el Puente de Fierro de Vergara unen Magdalena y Chascomús. Combinan los paisajes típicos de la pampa chata, la pesca y la historia.

Cerca de Vergara, en el límite entre los partidos de Magdalena y Chascomús, hay un puente de extraña belleza. Cuando las aguas del Samborombón suben, desaparece a la vista y se transforma en un vado algo peligroso. Cuando el río viene manso, hace una especie de embalse en la que el agua pasa de un lado a otro a través de 20 caños, justo debajo de la calzada derruída.

“Los caños de Vergara”, como se conoce al paraje, es frecuentado por pescadores, ciclistas y amantes de la fotografía. No hay servicios y tampoco buena sombra, pero eso no evita que el lugar adquiera cierta notoriedad para los que buscan aventuras en los caminos de tierra de la provincia de Buenos Aires.

TE PUEDE INTERESAR

Embed

Se encuentra a aproximadamente 30 kilómetros de Chascomús, en dirección noreste. Se puede ir por la Ruta 20 y tomar un camino rural los últimos 10 kilómetros. Desde La Plata se hace más largo: son aproximadamente 80 kilómetros que se pueden transitar por caminos rurales haciendo parada en Ignacio Correas y Oliden, en el partido de Brandsen.

No está en muy buen estado. La erosión hizo caer parte de la estructura y es cuestión de tiempo para que se lleve el resto.

El puente de Hierro de Ferrari

El Puente de Hierro de Ferrari es otra cosa. Su nombre oficial es Puente Unanué, y se accede por la Ruta Provincial 59. También une las dos orillas del Samborombón, entre Chascomús y Magdalena, en un valle que desciende suave hasta el río.

Embed

Lo que llama la atención del Puente de Hierro es su enorme estructura naranja, de hierro abulonado, en el medio de la chatura de la pampa. Se lo ve desde lejos, antes incluso de divisar el río.

Fue instalado en 1903 y aguantó casi 100 años sin mantenimiento, hasta que un camión cargado lo destruyó parcialmente. Fue reconstruido sin mucha delicadeza, pero aún conserva parte de su belleza original.

Al Puente de Hierro acuden todos los fines de semana pescadores y familias de la zona que aprovechan las playas de río, los bosques de eucaliptos y el pasto bien cortado por las vacas para pasar la tarde al aire libre.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión