Sociedad
JUEGO ONLINE

Ludopatía en Argentina: la visión del experto

El crecimiento del juego online trae consigo problemas de comportamiento en el país y el mundo. El análisis de un profesional.

El auge del juego online tiene aspectos positivos y negativos, tanto en la Argentina como en el resto del mundo.

Por un lado, los grandes avances en la gamificación de las apuestas deportivas y los juegos de casino ofrecen contenidos vanguardistas mucho más inmersivos para los jugadores argentinos. Hay más variedad de juegos, más funciones y más maneras de ganar.

TE PUEDE INTERESAR

Por el otro lado, sin embargo, en todo el mundo están proliferando también problemas de comportamiento como la ludopatía, y la Argentina no es ninguna excepción.

La mayor oferta de apuestas, una regulación inadecuada y la pandemia de COVID-19 han contribuido a la proliferación de la adicción al juego en todo el mundo.

En la Argentina, ello ha motivado un llamamiento a actualizar la legislación en materia de juego en un país que está muy por detrás de muchos países europeos y asiáticos.

Para tener una idea más clara de lo que países como la Argentina deberían hacer para combatir este problema, hemos hablado con un experto en la materia: Matej Novota, director de Datos y Reclamaciones de Casino Guru, el mayor sitio web sobre casinos online de internet. Novota, profesional con amplia experiencia en la industria del juego, trata con problemas de jugadores a diario. Su conocimiento sobre la legislación del juego en mercados avanzados nos ayudará a entender cómo puede mejorar su normativa un país como la Argentina.

¿Qué aspectos de la pandemia y del auge de la ludopatía podrían ayudar a combatir la adicción al juego en la Argentina?

La pandemia de COVID-19 ha supuesto un duro golpe para nuestro modo de vida, ya que los confinamientos nacionales transformaron nuestras rutinas diarias de un día para otro. El aislamiento provocó que la gente pasara mucho tiempo sin contacto social y buscara el modo de suplir esta carencia.

El juego online supuso una vía de escape para mucha gente, y numerosos estudios así lo atestiguan: la Comisión del Juego del Reino Unido, por ejemplo, habla de un aumento importante de la actividad, sobre todo entre los jóvenes.

Por ello, Novota considera que la pandemia nos ha mostrado la necesidad de aumentar la conciencia sobre la ludopatía, en especial para el bienestar de las personas que pasan mucho tiempo solas en casa.

Según él, el tema puede tratarse de dos maneras: a nivel social, deberíamos vigilar a los amigos o familiares que consideremos vulnerables y propensos a sufrir problemas de adicción; a nivel jurídico, es necesaria una legislación del juego ambiciosa que proteja a los jugadores.

En el caso de la Argentina, Novota considera que el gobierno está decepcionando a sus ciudadanos en este aspecto. Y se explica: «La pandemia nos ha demostrado que el juego online se está imponiendo claramente a los casinos y locales de apuestas físicos, algo que la legislación debería reflejar. El modelo regulatorio inconexo de la Argentina, en el que la mitad de las provincias ni siquiera reconocen el juego online como una actividad, evita que se avance en la lucha contra los problemas derivados del juego. Es necesaria una reforma urgente si el país quiere acabar realmente con esta problemática».

Desde el inicio de la pandemia, la Argentina ha aplicado algunas medidas, como un aumento del impuesto a las apuestas online del 2 % al 5 %, aunque estas se quedan cortas respecto a lo que expertos como Novota recomiendan.

Si la pandemia nos ha enseñado algo, es que si los países con una legislación desfasada quieren tratar el acuciante problema de la ludopatía, tienen que hacer reformas cuanto antes.

En vista de estos cambios, ¿cuál sería el mejor modelo de concesión de licencias que podría adoptar la Argentina?

Según el experto de Casino Guru, es indispensable contar con una legislación ambiciosa que aborde todos estos problemas, lo que incluye también adoptar un modelo de concesión de licencias adecuado.

Actualmente, la Argentina ofrece un modelo federal poco estable, que varía según la provincia. La mitad de ellas ofrecen un número de licencias muy limitado, mientras que la otra mitad ni siquiera reconoce el juego online y apenas permite algunos juegos controlados por el estado.

Esto supone un problema grave, ya que permite abusar de los jugadores. Novata nos lo explica: «la falta de legislación permite que los operadores sin escrúpulos acosen a jugadores vulnerables para obtener réditos financieros. Cuando esto ocurre, es más fácil que proliferen los casos de ludopatía y los problemas sociales que dicha adicción conlleva».

¿Qué solución propondría él? Un modelo de licencias abierto como el que funciona en países con un mercado regulado del juego avanzado, como el Reino Unido o Malta. En pocas palabras, un modelo abierto ofrece un número de licencias ilimitado, pero los operadores deben someterse a estrictos controles para conseguir una, así como pagar un importe cuantioso.

Según Novata, «un modelo abierto ofrece muchas ventajas a los países que quieren luchar contra la ludopatía. Ofrece una gran protección frente a operadores deshonestos, ya que los obliga a cumplir un conjunto de reglas muy estrictas, y reduce el riesgo de que entidades sin licencia entren en el mercado. Además, como reconoce todos los aspectos del juego online, ayuda a concienciar y tratar los problemas de adicción al juego, aunque ello dependerá también de que las autoridades se pongan manos a la obra».

Otras ventajas serían los ingresos extra que aportarían a las arcas del estado el aumento de los impuestos y el importe de las licencias, así como los nuevos puestos de trabajo que ofrecerían los operadores reconocidos.

Si las ventajas sociales de este modelo no son suficientes, fijémonos también en las económicas: actualmente, los 2400 millones de dólares que mueve la industria del juego en la Argentina se marchan fuera del país, cosa que podría cambiar con este modelo.

¿Cómo puede garantizarse la seguridad del juego online en la Argentina?

La falta de legislación en la Argentina no significa que todos los sitios web de apuestas sean peligrosos. Ahora bien, los jugadores deberían tomar siempre ciertas medidas de precaución a la hora de jugar en línea.

Lo bueno es que todo el mundo puede protegerse siguiendo varios consejos sencillos. Novota los resume en estos cuatro puntos:

  • Ser meticuloso: jugar solo en casinos recomendados por expertos, como los de Casino Guru, y que cuenten con opiniones favorables de otros jugadores.
  • Usar las herramientas de juego seguro de los casinos: los mejores casinos incluyen herramientas para proteger a los jugadores, como límites de apuesta o incluso la opción de autoexcluirse.
  • Estudiar los hábitos de juego personales: es necesario dedicar un tiempo de vez en cuando a analizar el comportamiento propio ante las apuestas y comprobar si hay indicios de ludopatía. En internet hay varios cuestionarios sobre el tema.
  • Hablar con profesionales o amigos/familiares si algo no va bien: en los foros en línea y en los centros de ayuda a la ludopatía podemos encontrar a mucha gente con problemas similares al nuestro que pueden compartir su experiencia con nosotros.

Algunas de estas medidas pueden parecernos excesivas, sobre todo si estamos convencidos de apostar de forma segura, pero Novota recomienda que todos sigamos al menos los tres primeros consejos.

Como dirían nuestras madres, más vale prevenir que curar: ser proactivo es la mejor manera de evitar problemas futuros.

¿Cuál será la situación de la ludopatía en la Argentina en cuestión de un lustro?

Como muchos otros países en los que la legislación no está del todo desarrollada, la Argentina camina por la cuerda floja en materia de adicción al juego.

Según Novota, medidas aisladas como el aumento de los impuestos al juego o la legalización parcial de las apuestas en internet no son más que un intento de arreglar una fuga de agua con una curita.

El experto considera que la Argentina se encuentra ante un cruce de caminos y que la dirección que tome determinará lo que ocurra en el mercado del juego en los próximos años.

En el peor de los casos, Novota considera que la falta de legislación podría tener consecuencias nefastas para la industria del juego en la Argentina. No solo seguirá navegando a la deriva por un mar parcialmente regulado que supone grandes pérdidas económicas para el país y que expone a los jugadores a los peligros del juego online, sino que se quedará muy rezagada en comparación con los mercados más avanzados.

«Los países deben intentar mantener el ritmo de los rápidos avances de la industria del juego global. Las nuevas tecnologías permitirán acceder de nuevas maneras a los sitios web dedicados al juego, mientras que las criptomonedas, la realidad virtual y la realidad aumentada aumentarán el atractivo de los juegos entre los usuarios. Las autoridades responsables deben ajustar constantemente la legislación para satisfacer las demandas de la industria y promover la seguridad de los jugadores. Permanecer quietos, o incluso retroceder, es muy mala idea».

Novota señala el caso de Malta, que presenta un marco regulatorio en materia de blockchain, como modelo a seguir por la Argentina.

Pero no todo son malas noticias. El auge del juego online durante la pandemia ha provocado una ola de apoyos a nuevas medidas en todo el país. La Asociación de Loterías Estatales de Argentina (ALEA) pidió una mayor regulación del juego online, lo que supone un paso muy importante para avanzar en este sentido. Buenos Aires y Corrientes han presentado recientemente una normativa en materia de juego, y Novota confía que el resto de las provincias del país sigan su ejemplo.

“Si la Argentina es capaz de crear un marco moderno que sitúe el país a la par con los líderes de la industria en América Latina, como Nicaragua y Panamá, las perspectivas para los próximos cinco años serán mucho más halagüeñas. Eso sí, el tiempo es oro: cuanto antes se implante la nueva legislación, más se beneficiarán los ciudadanos argentinos».

Con la vista puesta más allá de la pandemia, las autoridades argentinas deben escuchar las opiniones de expertos como Novota si quieren velar por los intereses del país. Si lo hacen, sectores como la industria del juego podrían tener un futuro brillante.