Gabriel Macaya: Foyth, el Lille y la transferencia que no fue