Sociedad
FERIA DEL LIBRO

De estar sin casa a publicar dos libros y ser reconocido en redes sociales, la historia de Facundo Dell Aqua

Facundo Dell Aqua es reconocido en redes por sus recomendaciones. Contó a INFOCIELO su historia, su carrera y cómo llegó a publicar dos libros en pocos años.

Facundo Dell Aqua (35) se define berissense y es reconocido en redes como @llevamoselfuego. Está en Instagram, Twitter, Youtube y hasta Twitch, donde mecha producciones literarias de autor, con recomendaciones de libros, pelis, discos y lo que se le ocurra que la entidades lectoras tienen que consumir.

De vivir en la calle a publicar un libro

La frase es de él, pero enseguida aclara: “cuando sos clase media, media baja, nunca te quedás en la calle. Siempre alguien te invita a su sillón”. Tras irse de lo de sus abuelos a los 28 años, por una situación familiar violenta y, con un trabajo mal pago en una biblioteca, Facundo se convirtió en un nómade de amigos y conocidos. Con techo pero sin casa.

TE PUEDE INTERESAR

Su llegada a Berisso, años antes, también fue producto de una huida abrupta. Nacido en La Plata, Facundo migró a la costa rioplatense a los 11 años por dos motivos: la separación de sus padres y una mala relación con la pareja de su mamá. Decidió mudarse a la casa de sus abuelos, donde encontró su lugar en el mundo. “Berisso está en mi ADN, por más que sea adoptado”, resalta.

“Tenía la calle y enfrente el río, después hicieron el terraplén y cagaron toda la mística del barrio”, comenta al tiempo que dibuja con palabras la imagen de un Facundo adolescente caminando borracho en la madrugada mientras la luz del amanecer se colaba entre las copas de los árboles del monte, frente a la casa de sus abuelos.

Para entonces no había nacido aún el Facundo escritor, solo estaban las bases de las lecturas de terror de Elsa Bornemann, Alan Moore y una pila de historietas. De hecho, en la adolescencia su primera incursión en la literatura fue el dibujo y el cómic.

“Empecé tarde con la prosa, a los 22, 23 años”. Comenta que fue al tiempo que dejó de intentar con los guiones e historietas. “Arranqué tarde y con muy poco conocimiento, porque no terminé el secundario, no soy de letras, no vengo de la Academia ni tengo idea de las influencias que suelen tener casi todos los escritores. Fue una cuestión entre autodidacta y de desvergonzado”, afirma.

Durante esos años comenzó la producción de “Los Gigantes'' y de varias novelas que todavía permanecen inéditas.

“Yo vivía bien con mis abuelos y mi perro de aquel entonces. Hasta que mi papá se separó de la pareja y se vino a vivir con nosotros. Ahí se rompió la armonía”. Facundo tenía 28 años y un trabajo mal pago, cuando metió algo de ropa y tres calzoncillos en una mochila y abandonó su lugar en el mundo para convertirse en habitante nocturno de sillones de amigos.

Tiene muy buenos amigos. Tan buenos que pudo yirar un año sin que le faltara cama y comida. Tan pero tan buenos, que son en parte responsables de la publicación de “Los Gigantes”, su primera novela impresa.

En 2015 se alinearon varios hechos claves en esta historia: que un amigo evangelista le ofrezca un sillón fijo, por lo que dejó de ser un nómade, y que otro amigo lo ayude a entrar a la ortopedia donde actualmente trabaja.

Con los planetas un poco más alineados le llegó una propuesta: “Sabrina y Agustín, una pareja amiga me dicen ‘tenemos una propuesta’. Yo les dije que un trío no, por favor, ‘los quiero mucho pero no quiero romper la amistad’, pero no era eso sino que yo tenía escrita la novela, que ellos habían leído, y me querían dar sus ahorros para que la publicara”.

diferentes tonos de rojo.jpg

"Diferentes todos de rojo", segundo libro impreso del escritor.

Pegarla, entender las redes, convertirse en un producto

Al combo de historietas se le suma la adicción a los videojuegos, lo que llevó a Facundo a ser un habitante de las redes antes de que fuera la norma. Para ese 2015 acumulaba 50 lectores en Tumblr que seguían la publicación capítulo a capítulo de su novela.

“Antes de irme de la casa de mis abuelos yo le había escrito a varias editoriales para ver si me publicaban. Me contestó Malisia y a los dos días mis amigos se ofrecieron a prestarme la plata. Todo fue de un día para el otro. Mi amigo evangelista en algo algo tenía razón en esto de que había un propósito, no sé si divino, pero sí universal”.

En el Tumblr donde 50 personas lo seguían, Facundo no había alcanzado a subir todo el libro. Con la primera edición en camino, eso se transformó en una estrategia de marketing inesperada. “Si querés seguir leyendo, podés comprar el libro”, entonces había 50 ejemplares que ya estaban asegurados.

Los vendió él, sin librerías, por redes, en ferias y del boca en boca. Muchos de sus seguidores en Twitter le encargaron ejemplares y así fue como la primera edición se agotó. Con eso, no sólo pudo devolverle la plata a sus amigos, sino pagar la entrada al departamento que alquila actualmente y comprar los primeros electrodomésticos.

En 2017 empezó a profundizar, un poco por vergüenza porque "Los Gigantes" tiene mucho de autorreferencia, en las recomendaciones de libros, películas, series y discos. Pero fue en pandemia, con la gente encerrada con muchas ganas de consumir, cuando la empezó a pegar fuerte en Instagram.

Venía acumulando views cuando tuvo un efecto Señorita Bimbo en 2020, que terminó de despegar los follows, porque la artista comenzó a compartir sus videos. Muchas personas se sumaron a la comunidad de @llevamoselfuego y, quienes consumían sus videos, muchas veces terminaban comprándole la segunda edición de "Los Gigantes" y la primera de "Diferentes tonos de rojo".

Actualmente Facundo Dell Aqua está incursionando en Twitch. Además, hace más de un año cuenta con una comunidad de suscriptores, "El Club Fuego" que aportan mensualmente para que siga creando contenido a cambio de recomendaciones y cuentos inéditos.

LLEVAMOS EL FUEGO ENTREVISTA.mp4

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión