El caso de Carlos Alberto Labolita

Las Flores: cronología de una desaparición

La Brigada de Investigaciones de Las Flores guarda la memoria de un amigo cercano de Néstor y Cristina Kirchner.

El lugar elegido por Cristina Kirchner y Axel Kicillof para conmemorar el Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia, ubicado en Las Flores, está marcado por el secuestro y la desaparición de Carlos Labolita, quien fuera recordado por Néstor Kirchner como “uno de los grandes amigos de mi vida” y por Cristina como su “compañero y amigo”. Incluso, según la investigación judicial, fueron de las últimas personas en verlo con vida.

24 de marzo de 1976, horas después del golpe de Estado. El teniente Alejandro Duret, de 23 años, junto a un grupo de militares toma el control de la comisaría de Las Flores. Ese mismo día, detienen a Carlos Orlando Labolita por averiguación de antecedentes. Era docente y por aquellos años estaba construyendo la Confederación de Trabajadores de la Educación en la zona. En los interrogatorios que le hicieron, todas las preguntas fueron sobre su hijo. También le preguntaron a qué país debía parecerse Argentina. “A los nórdicos”, respondió. Estuvo preso hasta 1980.

TE PUEDE INTERESAR

25 de abril de 1976 a la noche. Por orden del teniente coronel Pedro Mansilla, personal policial de Las Flores detiene en su domicilio a Carlos Alberto Labolita. Por ese entonces vivía en La Plata donde estudiaba sociología, trabajaba en una petroquímica de Berazategui, militaba en la Juventud Peronista y estaba casado con Gladis D'alessandro, pero había vuelto a Las Flores para ver qué pasaba con su padre. La pareja era amiga, y habían convivido, con Néstor y Cristina Kirchner. “Le pedí por favor que no viniera cuando decía que lo iban a cambiar por el padre”, recordaría Néstor ya como presidente. No pasó ni una hora desde que llegó de La Plata al momento de su detención.

080811lasflores1.jpg
Como presidenta, Cristina Kirchner visitó Las Flores donde descubrió una placa en recuerdo de Carlos Labolita. Foto: Casa Rosada. 08/08/2011.

Como presidenta, Cristina Kirchner visitó Las Flores donde descubrió una placa en recuerdo de Carlos Labolita. Foto: Casa Rosada. 08/08/2011.

27 de abril de 1976 a la madrugada. Pedro Cinalli y Juan Carlos Blanco, dos policías de Las Flores, reciben la orden de trasladar al Grupo de Artillería Blindado 1 de Azul a Carlos Labolita (hijo), junto con dos dirigentes gremiales de Luz y Fuerza, José Viegas y Rafael Amicone, quienes son destinados al Penal de Azul. En el regimiento los recibe Duret y Cinalli pide una constancia por la entrega de Labolita. “No, recibo acá no”, le contesta.

1° de mayo de 1976 a la madrugada. Ocho personas de civil, pero con borceguíes allanan la casa de los Labolita buscando una libreta de direcciones que nunca existió. En ese momento estaba Gladis con su suegra y dos cuñadas. Los militares llevan a Carlos (hijo) descalzo, encapuchado y esposado. “Hace cinco días que me tienen a la parrilla”, alcanzó a decirle a su esposa. Luego del operativo, subieron a la familia a un auto y a Carlos a otro. Esa fue la última vez que lo vieron.

20 de diciembre de 1984. Ernesto Sábato le entrega al presidente, Raúl Alfonsín, el informe final de la CONADEP titulado Nunca Más. Ahí se describe a la Brigada de Investigaciones de Las Flores como uno de los centros clandestinos de detención. “Una puerta lateral con escalón comunicaba a un pasillo con piso de tierra, al cual daban nueve celdas, una cocina y un espacio con pileta; a un costado, un lugar con ducha e inodoro, sin puerta”, detalla el documento.

descarga (1).jpg
Retrato de Carlos Alberto Labolita.

Retrato de Carlos Alberto Labolita.

28 de agosto de 2014. La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación señaliza la Brigada de Investigaciones de Las Flores como sitio de la memoria y lo describe como parte del circuito represivo que incluía los centros clandestinos de detención de Azul, Olavarría y Tandil.

26 de mayo del 2009. Se desarrolla la primera audiencia del juicio oral y público contra Pedro Mansilla y Alejandro Duret en el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata. A lo largo de 11 audiencias declararían más de 30 testigos entre amigos, familiares, expolicías, exmilitares y otros presos políticos. Todos responden preguntas, menos los acusados. Siete años después la Cámara Federal de Casación Penal dejó firme sus sentencias por el secuestro, la tortura y la desaparición de Carlos Alberto Labolita.

La pregunta final permanece: ¿Dónde está Carlos?

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión