Política y Economía
AMBA

Cuarentena: Larreta va por todo, Kicillof por la apertura moderada

Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta vuelven a diferenciar sus posiciones respecto de la continuidad de la cuarentena. Definirá Nación.

Por primera vez desde el inicio de la cuarentena, Axel Kicillof y Horacio Rodríguez Larreta no fueron quienes se sentaron a evaluar cara a cara la situación sanitaria del AMBA. Pese a la insistencia del gobernador bonaerense, el jefe de Gobierno porteño delegó en “los equipos técnicos” el peinado de la letra chica de las disposiciones que se tomarán de cara a la nueva extensión del aislamiento.

La negativa de Larreta a mantener un encuentro con Kicillof tras la decisión del presidente de reducir la coparticipación de la Ciudad, fue sorteada por Santiago Cafiero, quien mantuvo un extenso encuentro el miércoles en Olivos con los respectivos jefes de Gabinete. La cita se repetirá hoy en Casa Rosada, mientras el presidente, el gobernador y el jefe de Gobierno hacen lo propio en la residencia presidencial.

TE PUEDE INTERESAR

Respecto de la cuarentena, la posición de la Ciudad será "aperturista", una vez más. "Los números nos dan, la curva está estable y la idea es avanzar hacia una fase más parecida al distanciamiento social", anticipan. En concreto, Larreta quiere que Nación apruebe dos puntos álgidos, que ya fueron desestimados en más de una oportunidad por el jefe de Gabinete de Alberto Fernández: atención al aire libre de restaurantes y el regreso a clases de un grupo de estudiantes porteño en plazas y espacios abiertos.

Felipe Miguel sumará a la presentación el pedido de apertura de las “terrazas y patios” de los restaurantes, así como también la autorización para aquellos comercios gastronómicos que al momento de la cuarentena no contaban con la habilitación de uso del espacio público. “Son locales que no se pueden sostener sólo con la modalidad del take away”, explican.

Además, Larreta busca la aprobación para reactivar obras de más de cinco mil metros cuadrados o que estén próximas a su finalización. “La habilitación del personal doméstico, así como la apertura de gimnasios y shoppings no está en carpeta en este momento”, precisan.

Desde la provincia, la posición de Kicillof será más cauta. Si bien destacan que en las próximas semanas los números del Conurbano podrían comenzar a estabilizarse e incluso descender, preocupan los nuevos focos de contagio hacia el interior del territorio bonaerense, entre los que se encuentran Mar del Plata y Junín.

“Se va a avanzar en la apertura de algunos comercios específicos con protocolos estrictos, pero en líneas generales se va a sostener la cuarentena tal y como está al día de hoy”, anticiparon desde La Plata. La posición va en línea con el expreso pedido de Alberto Fernández, quien sigue con atención la evolución de los casos en el resto de las provincias.

La preocupación del ejecutivo Nacional radica no sólo en el avance del virus en Córdoba, Santa Fe y Mendoza; sino en la respuesta del sistema sanitario de otras provincias como Salta, Jujuy y Tucumán; cuya ocupación de camas de terapia intensiva superó en los últimos días el 70 por ciento. “La premisa sigue siendo la misma que en marzo: no queremos que ningún argentino se quede sin respirador o muera por falta de recursos”, sostienen desde Casa Rosada.

En el Gobierno de Kicillof ya saben que cualquier apertura de la cuarentena en territorio bonaerense puede tener un impacto en el interior del país y es por eso que mantienen una posición más cauta a la hora de evaluar los pasos a seguir. “Se trata de ser solidarios, no de ver los números propios. No podemos colaborar con la expansión del virus, hay que encontrar un equilibrio”.

Pese al público pedido que realizó en los últimos días el presidente, Larreta avanzará –a través de su jefe de Gabinete- en su pedido de aperturas, con especial hincapié en el regreso a clases de al menos 6.500 chicos que, de acuerdo al Gobierno porteño, no tienen la conectividad necesaria para terminar el ciclo lectivo de modo remoto. La pulseada tiene un claro tinte político, después de la decisión de la reducción de la coparticipación de la Ciudad y el eje estará puesto en “ganarle la pulseada” a Nicolás Trotta.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión