Judiciales y Policiales Municipios
CRIMEN EN UNA FIESTA CLANDESTINA

Mellizas asesinas de Lanús: así continúa la causa

Una de las mellizas acusadas por el homicidio de Dylan Robledo, el joven asesinado en medio de una fiesta clandestina en Lanús, e entregó a la Policía

Brisa Ayelén Acebey (19), una de las mellizas acusadas por el homicidio de Dylan Robledo, el joven de 20 años que fue asesinado el 18 de septiembre último en medio de una fiesta clandestina en el partido bonaerense de Lanús, se entregó a la Policía y quedó a disposición de la Justicia, informaron en las últimas horas fuentes del caso.

Ocurrió en la mañana de este miércoles último, horas después de que el Ministerio de Seguridad provincial ofreciera una recompensa de hasta 5.000.000 de pesos para quien aportara datos fehacientes que permitieran localizar y detener a la ex integrante del equipo de fútbol femenino de San Lorenzo, las “Santitas de Boedo”. La cartera lo hizo por Brisa Ayelén, debido a que es la principal sospechosa.

TE PUEDE INTERESAR

La entrega se produjo así después de haber estado 235 días prófuga en el marco de una causa en la que permanece imputada por el delito de "homicidio agravado por el uso de arma de fuego”. Y está previsto que sea indagada en las próximas horas por el fiscal Martín Rodríguez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº6 del Departamento Judicial de Avellaneda.

En la causa también está acusada su hermana melliza, Priscila Nicole, quien este jueves continuaba prófuga, a casi ocho meses del homicidio.

Para la familia de Dylan, los integrantes del entorno de la joven -sobre quienes aseguraron que son oriundos de Paraguay- la estarían ayudando a movilizarse y mantenerse escondida.

EL CRIMEN

Según la reconstrucción del hecho efectuada por los investigadores, la noche del 17 de septiembre Dylan, quien tenía dos hijos y se dedicaba a hacer changas, había salido con las mellizas y su amigo Damián, apodado “El Papu”, quien además era primo de las hermanas.

Los cuatro llegaron a un galpón de Lanús. Pasada la madrugada, partieron hacia otra fiesta en una casa del mismo partido bonaerense, en Talcahuano al 3600, donde fue cometido el crimen en medio de un encuentro clandestino, debido a que no podía realizarse por las restricciones dispuestas por la pandemia de coronavirus.

Durante ese festejo, el joven recibió un balazo en la cara luego de haber recibido un culatazo en la cabeza que lo había dejado inconsciente.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión