Política y Economía Municipios
Asumió el sábado en la catedral

Vidal sonríe: sin el kirchnerismo y sin críticas, "Tucho" Fernández mostró más continuidad que ruptura

En su presentación en sociedad, el nuevo Arzobispo de La Plata priorizó mostrarse duro contra el proyecto de legalización del aborto y relegar su programa pastoral cuando el contexto sea otro. Con la Gobernadora en primera fila, no hubo críticas políticas ni económicas. No estuvieron los intendentes de Unidad Ciudadana.

La sucesión del Arzobispo de La Plata era uno de los hechos políticos más esperados de este 2018 y sobre el cual la Gobernación venía poniendo especial atención. La incertidumbre en Calle 6 pasaba por saber cuál iba a ser el perfil del continuador de Héctor Aguer y, principalmente, si iba a ser un dolor cabeza o una piedra en el zapato. Luego de la toma de posesión de Víctor Manuel Fernández, los principales de temores de María Eugenia Vidal se evaporaron.

Por ahora, “Tucho” –como se lo conoce a este cordobés de 55 años- mostró más continuidades que rupturas con Aguer. El propio religioso lo admitió al inicio de su primera homilía: “El contexto no es el mejor”, dijo. Se estaba refiriendo al proyecto de legalización del aborto que fue aprobado en la Cámara de Diputados de la Nación.

TE PUEDE INTERESAR

Sobre el rechazo a esa iniciativa centró su primer contacto con la prensa y la primera mitad de su sermón, con una Catedral colmada, el que pudo seguirse en vivo por internet y a varias cámaras, en un despliege sí inédito para el clero de la capital bonaerense. Hoy la Iglesia parece no que querer desperdiciar ni tiempo ni energía en otra cosa que no sea evitar que esa propuesta avance en el Senado.

“Esperemos que nuestros senadores hagan la diferencia. Y no permitan que los traten despectivamente de conservadores cuando representan a ese interior profundo”, fue uno de los pedidos de Fernández cuando ya estaba en el atril del principal templo platense. Luego, en una definición que dio lugar a la polémica, alertó: “luego vienen la despenalización de las drogas y el alquiler de vientres”.

Si bien también adelantó que encabezará una “iglesia de salida y no de escritorio” y que “cada sábado y domingo los utilizará para recorrer las parroquias”, aclaró que todavía le resta un viaje a Roma y que primero encarará una ronda de diálogo con todos los actores de la región. Es decir, si su objetivo es generar –como dijo- “más mística misionera y más fervor religioso”, será en el mediano o largo plazo.

Como llegaba con el mote de “escriba”, “mano derecha” o “amigo” de Francisco, quizá se esperaba un pronunciamiento más fuerte con respecto a la coyuntura nacional pero sólo se limitó a reclamar “menos pobreza, menos injusticia, menos sufrimiento en las familias pobres y menos gente viviendo indignamente”. Ese tipo de expresiones también eran habituales en Aguer y en la primera fila, Vidal, asentía y sonreía.

La otra inquietud para Cambiemos era saber si el kirchnerismo, La Cámpora, el sindicalismo y los movimientos sociales se iban a presentar el sábado para intentar copar el recibimiento de Fernández y buscar en la Curia un aliado que hasta ahora no tenían. Pero nada de eso sucedió. Es más, ni siquiera estuvieron los intendentes kirchneristas que estaban convocados oficialmente por protocolo.

De los cinco jefes comunales de los partidos de la Arquidiócesis sólo estuvieron los oficialistas Julio Garro (La Plata), Jorge Nedela (Berisso) y Gonzalo Peluso (Magadalena). Pegaron el faltazo los de Unidad Ciudadana: Mario Secco (Ensenada) y Hernán Yzurieta (Punta Indio). Según explicaron a INFOCIELO desde sendos entornos, tenían compromisos programados de antemano, aunque anticiparon que buscarán concretar una reunión en los próximos días.

Las presencias gremiales más fuertes pasaron por el secretario general de SOSBA, Julio Castro, y Hugo “Cachorro” Godoy, titular de ATE a nivel nacional pero con estrecho vínculo con la actualidad provincial. La visita de Vidal al Vaticano y el rechazo de Fernández a la despenalización de la interrupción del embarazo –la cual adelantó en Facebook durante la semana- habrían servido para que los dirigentes opositores prefieran la cautela.

Además de la propia Vidal, quienes más trabajaron en el operativo contención fueron el jefe de Gabinete, Federico Salvai, el secretario general Fabián Perechodnik –la acompañaron en su viaje a Roma- y el ministro de Gobierno, Joaquín de La Torre, jugado totalmente identificado con el sector que se autodefine “Pro-Vida”. No obstante, saben que no hay firmado un cheque en blanco y que el futuro estará signado por lo que ocurra en el Congreso y por el rol que termine jugando la Casa Rosada.

EA.

Fotos: Ariel Isaac Martínez para INFOCIELO

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión