Judiciales y Policiales Municipios
Madrugada de terror en la plata

Una camioneta destrozó su casa, la policía los maltrató y se sienten abandonados

“Me sentí maltratado por la Policía y abandonado por el Estado”, dijo Javier, el yerno de los jubilados que salvaron su vida de milagro tras el accidente ocurrido ayer en la localidad platense de City Bell

“Me desperté porque sentí temblar la casa. Pensé que se había caído un avión encima. Salí de la habitación y todo era humo. Alcancé a ver luces que se prendían y apagaban. Me desesperé. Pensé que mis suegros habían muerto aplastados”.

El que habla es Javier, un electricista de 42 años que vive en una casa ubicada en 28 y 480, en la localidad platense de City Bell, la que quedó casi totalmente destruida luego de que ayer a la madrugada se incrustara una camioneta Toyota Hilux.

TE PUEDE INTERESAR

La camioneta, por razones que se investigan, chocó un Fiat 600 estacionado en el frente y embistió la pared del dormitorio donde descansaban Nicolás Oliva, de 91 años, y Elisa Ramírez, de 82.

Los dos jubilados salvaron su vida de milagro. Javier, en diálogo con INFOCIELO, dio detalles de la “pesadilla”. “Se les cayó la pared encima, los rescatamos con los vecinos de entre los escombros, pero por suerte están bien”, afirmó el electricista.

En la vivienda, además del matrimonio de la tercera edad y Javier, se encontraba la hija de los jubilados (pareja de Javier) y una hija de ambos de 12 años.

Javier se mostró indignado. “Me sentí maltratado por la Policía y me siento abandonado por el Estado. Vinieron los peritos y los bomberos, pero solo para asistir a lo que ocasionaron esto. A nosotros nos dejaron a la buena de Dios”, indicó.

Los socorristas rescataron al conductor de la camioneta, identificado como Sebastián Rossi, de 52 años, y a una mujer de 41, Marcela Escobar, quien resultó con cortes en un brazo.

“A las horas del incidente apareció un policía con el dueño de la camioneta y para sacar el vehículo siguieron embistiendo paredes. No les importaba destruir. Lo único que quería era sacarla e irse. Yo me quejé. Solo nos quedó una habitación para cubrirnos del frío a los cinco”, agregó Javier.

“Estoy solo en esto, con la ayuda de los vecinos”, sostuvo el hombre, hasta que se le quebró la voz.

En el caso tomó intervención la comisaría Décima y la UFI N° 10 de Delitos Culposos.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión