La Plata Universidades
Un futuro distópico

Motosierra en la educación: ¿Qué pasaría si la UNLP deja de funcionar?

Con el presupuesto más bajo de los últimos 27 años, la UNLP funciona como puede. ¿Buscan desfinanciarlas para luego privatizarlas?

Las autoridades y la comunidad universitaria de la UBA aseguran que, con alrededor de 300% de inflación acumulada entre que se estableció el presupuesto para 2023 y estos días, la plata alcanza hasta mayo. “Ni un día más”. En la UNLP todavía no se animan a vaticinar una fecha, pero la situación sigue siendo de crisis. Pero, ¿qué pasaría si dejara de funcionar?

Desde el comiendo del año las Universidades Nacionales advirtieron la situación, y a través de un comunicado, le pidieron al gobierno de Javier Milei que actualice los presupuestos para garantizar el funcionamiento de las instituciones. Y en relación a los sueldos, López Armengol, Presidente de la UNLP aclaró que "se modifica con los años, en el 2023 la relación fue 90 por ciento salarios, y un 10 por ciento gasto de funcionamiento. ¿Por qué se va modificando ese porcentaje?, porque los gastos de funcionamiento quedan fijos mientras que los salarios se modifican conforme a los acuerdos por paritarias. Entonces, a fin de año el porcentaje de salarios termina siendo mayor, en términos relativos, que los del funcionamiento".

TE PUEDE INTERESAR

image.png
Las universidades nacionales tienen el presupuesto anual más bajo desde que se tiene registro. El dato se desprende de un informe elaborado por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ). En medio del ajuste fiscal récord, una facultad de la UBA advierte que le quedan 48 días para cerrar.

Las universidades nacionales tienen el presupuesto anual más bajo desde que se tiene registro. El dato se desprende de un informe elaborado por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ). En medio del ajuste fiscal récord, una facultad de la UBA advierte que le quedan 48 días para cerrar.

Asimismo, Octavio "Tato" Miloni, Secretario general de ADULP en diálogo con Infocielo, indicó: " La situación de nuestra Universidad es de un peligro inminente, que si bien está funcionando con normalidad, ya aparecen las primeras tarifas de luz que empiezan a 'hackear' todo. Además hay mucho desfasaje salarial porque no hay paritarias, porque hay aumentos muy deficitarios y a cuentagotas respecto a la inflación, y también una situación crítica para el movimiento estudiantil porque se hace difícil el transporte y la comida".

Además, las primeras facturas de los servicios de gas y luz comenzaron a llegar con montos de 8 a 14 millones de pesos por Facultad. Y si bien, los docentes y autoridades afirman que se puede "economizar" en algunos espacios, también confirman que "la Universidad es más que dar clases, hay laboratorios, hay fundaciones, hornos, morgues y un conjunto actividades en materia de docencia, investigación y extensión que con esta actualización del presupuesto quede muy lejos de cubrir el nivel inflacionarios del 2023".

Un escenario distópico, pero posible

Si pensamos en La Plata no podemos separarla de su Universidad. La ciudad fue pensada desde sus inicios con fines académicos y científicos, y en su planificación, dejaron una zona para ubicar el sector del conocimiento ubicada en el Bosque.

Año a año miles de jóvenes vienen a la ciudad a estudiar. Se estima que según datos de la UNLP, para el 2024 habría unos 37 mil nuevos ingresantes. Se sabe gracias al informe del SIPU (Sistema de Preinscripción a las carreras de la UNLP), que el 37, 61% de los estudiantes no provienen de La Plata y alrededores. Y de los cuales el 19,10% es de Buenos Aires y alrededores, extranjeros el 11,07%, y por último de otras provincias el 7,4 %.

image.png

En un escenario distópico donde se recortan franjas horarias, se cierran carreras o Facultades por falta de insumos, paulatinamente habría menos estudiantes. Y con esto impactaría en el sector económico: tanto como el inmobiliario, gastronómico y cultural. "Porque en la UNLP vivimos 150 mil personas, y no estarían en el circuito económico, y sería una catástrofe en el punto de vista social, y desde el punto de vista de lo simbólico es quitarle una parte del alma a la ciudad", contó Miloni.

Además, si dejara de funcionar la UNLP tendríamos menos profesionales de la salud, educación y de la construcción entre otras disciplinas. Pero por sobre todo, perderíamos un acceso cultural gratuito y de calidad.

TE PUEDE INTERESAR