La Plata Sociedad Judiciales y Policiales
ABRE, PERO NO "REABRE"

Histórico dueño de confitería en 7 y 49 denuncia usurpación del nombre "París"

Una confitería llamada "París" abrirá donde funcionaba la histórica "Gran Confitería París". Razones detrás del conflicto del que "habla la capital bonaerense"

Está todo listo para que se levante la persiana de un comercio ubicado en una esquina emblemática de la ciudad de La Plata. En 7 y 49 los primeros días de enero de 2024 se ubicará allí una confitería también llamada París. Pero nada tendrá que ver con la histórica "Gran Confitería París" que funcionó en el mismo lugar hasta abril de 2020, y que debió cerrar sus puertas por la pandemia de coronavirus.

Es que a pesar de erigirse en el mismo local y bajo casi la misma razón social y marca, nada tendrá que ver con el tradicional comercio al que los habitantes de la capital bonaerense solían ir a pasar un rato ameno, a comprar sus inconfundibles medialunas, y a disfrutar de tradicionales exquisiteces dulces y saladas.

TE PUEDE INTERESAR

La historia de idas y vueltas entre los propietarios de la marca, inscripta en el IMPI (Instituto Nacional de la Propiedad Industrial) desde 2015, y quienes abrirán un negocio de similares características, bajo un nombre prácticamente igual, se remonta a poco tiempo después de que el virus extendido por todo el mundo obligará a sus históricos dueños a dejar de llevar adelante ese comercio, con todo el trauma que significó para la familia Pérez Muñoz, que lo comandaban desde 1969.

Infocielo estuvo con Francisco, el propietario de aquella confitería, quien contó como se fueron dando las negociaciones que, en definitiva no llegaron a concretarse, porque vieron la intención de los nuevos empresarios de quedarse con la marca a través de mecanismos a los que consideran espurios.

lv_0_20231227150423.mp4

Francisco Pérez Muñoz, el histórico dueño del comercio y la marca Gran Confitería París de 7 y 49 en la ciudad de La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires

"NO SOMOS NOSOTROS"

"Francisco, reabre la París... ¿tengo que felicitarlo?"

"A mí no. No somos nosotros los que abrimos la confitería"

"¿Quién reabre la confitería? ¿Y por qué con el mismo nombre que tenían ustedes?".

"La abre un grupo empresario, Carlos Leuzzi y un grupo de inversores, pero con el mismo nombre que teníamos nosotros y que tenemos registrado, y no hemos llegado a ningún acuerdo con eso. Así que la confitería que abre no es la confitería París", fue la rotunda declaración de Francisco Pérez Muñoz.

20231228_085643.jpg
Como era la Gran Confitería París, y como será el nuevo frente del comercio con una marca similar que incluye el mismo nombre

Como era la Gran Confitería París, y como será el nuevo frente del comercio con una marca similar que incluye el mismo nombre

ARDE PARÍS: LA HISTORIA DE LA POLÉMICA

Desde hace algunas semanas la controversia se había desatado en redes sociales cuando Alana, la hija de Francisco, también denunciaba que se estaba cometiendo una usurpación de la denominación que aún ellos poseen sobre el tradicional nombre del comercio.

"Lamentablemente el negocio familiar y la tradición se suspendieron durante la pandemia. En esos meses tan duros para nuestra familia, se nos acercó un grupo empresario, liderado por los hermanos Leuzzi con la intención de reabrir la tradicional esquina. Para ello, tuvieron largas negociaciones con el propietario del inmueble (el Sr. Roberto Orazi) y luego comenzamos las charlas para ver cómo se podía reabrir la confitería con la misma esencia", explicaba en Facebook quien llevó adelante el comercio en los últimos tiempos.

"Nuestra familia, siempre en el rol de dueños de la marca, estuvo negociando con el grupo inversor una licencia de uso de marca. Durante muchas charlas, les contamos de buena fe las costumbres de nuestros clientes, los productos que más se vendían y algún que otro secretito de nuestras elaboraciones.

Lo único que pretendíamos era que se nos abonará un canon por el uso de nuestra marca (repito, registrada correctamente en el IMPI).

Así, entre charlas "amenas" e idas y vueltas sobre cómo plasmar en un contrato dicho acuerdo, pasaron casi tres años", explica el posteo de Alana, con todo el dolor que le implica sentirse "estafada".

"Durante este tiempo, se promocionó la reapertura de 'La París' numerosas veces en distintos medios locales con fotos de los avances de obra y contando cómo iban a ser las medialunas y los distintos productos tradicionales que se iban a volver a vender. Sin embargo, mi padre aún sigue sin tener nada firmado y se niegan a abonar el canon acordado", continúa.

"Es por este motivo, por la memoria de mi abuelo y por el honor de mi padre, ambos trabajadores incansables, que quiero dejar muy en claro que la familia Pérez y Pérez Muñoz no autorizó ni contrato con el grupo para el uso de nuestra marca. El proyecto que está a punto de abrir sus puertas en 7 y 49, los productos que allí se venderán no serán los mismos que se elaboraban y vendían (pueden ser mejores o peores), pero nunca los mismos", añade el mensaje publicado por Alana Pérez Muñoz el último 20 de diciembre.

LA SECRERA RECETA DE LAS MEDIALUNAS

En la entrevista con este medio Francisco profundizó sobre los pormenores de la negociación trunca: "Yo le había prometido que le iba a dar la famosa receta de las medialunas, escrita de puño y letra de mi papá, pero no llegamos a eso porque no nos pudimos poner de acuerdo con que hacíamos con la marca. Ellos cortaron la comunicación, no pudimos hablar nunca más, así que ahora hay que ir por otros caminos", añadió entre triste y defraudado, el histórico propietario del negocio emplazado en la íconica esquina platense.

20231227145034_IMG_5538.JPG
Infocielo con el histórico dueño de la marca de la Gran Confitería París, Francisco Pérez Muñoz

Infocielo con el histórico dueño de la marca de la Gran Confitería París, Francisco Pérez Muñoz

Cuando se le consultó que siente desde lo humano al ver como se comenzará a usufructuar un nombre, que no solo está registrado técnicamente en el organismo pertinente a nivel nacional, sino también impregnado en el recuerdo de la población, Francisco Pérez Muñoz respondió: "Bronca, porque actuamos de buena fe, y nos trataron mal. No nos contestan el teléfono ni los mensajes. Se ve que los leyeron y no los responden. Se quedaron con la marca. Pero no va a ser así. No les va a, ser tan sencillo apropiarse del nombre de la confitería", finalizó con la voz quebrada, el antiguo dueño de la Gran Confitería París.

El artilugio legal del que quieren sostenerse para la utilización del nombre "París" los miembros del grupo empresario que va a abrirla prontamente, es que Roberto Orasi, el propietario locador del local, realizó una petición al IMPI para obtener la marca Confitería París (sin el "Gran"), aunque no solamente no está aprobada, sino que tiene varias oposiciones, entre ellas la de los propios Pérez Muñoz, aunque a los futuros dueños, esto parece no incomodarlos en lo absoluto.

20231227145252_IMG_5545.JPG

El grupo comercial que lideran los hermanos Leuzzi es participante en otros muchos negocios gastronómicos de La Plata como Masse, la Tratoría, Paesano, Foodies, además de ser los ejecutores del emprendimiento denominado Baxar, que alberga muchas otras reconocidas marcas de locales mayormente de comida.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FGullermo_%2Fstatus%2F1740053563064082684%3Ft%3DsWnTdmM4N7f2rWpZv0JDFQ&s=19&partner=&hide_thread=false

TE PUEDE INTERESAR