ANÁLISIS PLATENSE

Descubra las diferencias y similitudes entre los planes de Patricia Bulllrich y de Julio Alak

"Controlar la calle" y "ordenar el espacio público" son temas que están en la agenda de Julio Alak y de Patricia Bullrich. De las antípodas al encuentro.

Cuando los presupuestos quedan estrechos y no se pueden exhibir grandes obras o emprendimientos públicos para mostrar, los gobiernos apelan a los recursos simbólicos. Suelen ser efectivos y más económicos. Vale para Julio Alak y para Patricia Bullrich.

En medio de un monumental ajuste fiscal que derrama carencias hacia todos los sectores de la economía, una de las banderas que puede enarbolar el Gobierno Nacional es el pretendido “control de la calle” que promueve la ministra de Seguridad, Patricia Bulrrich, como mecanismo para mantener a raya la protesta social.

TE PUEDE INTERESAR

En el caso de la dirigente ex Pro, ex Cambiemos y ex otros espacios, la decisión concuerda con sus formatos ideológicos más recientes. De hecho, fue uno de los ejes de su campaña presidencial.

No parece un lenguaje cercano a formulaciones peronistas, pero Julio Alak está decidido a relanzarse –o iniciar el primer paso concreto y firme de gestión municipal- un programa que tiene como base fundamental el “ordenamiento del espacio público”.

Patricia Bullrich gendarmeria narcotrafico rosario.jpg
Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de la Nación

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de la Nación

Sencillo y gratuito

Efectista y de resolución rápida, sin desembolso de grandes sumas de dinero. Es una variable a considerar, cuando el intendente no tendrá presupuesto en 2024 y cuando –según una auditoría y el análisis de los técnicos- heredó una deuda que equivale a un cuarto de la recaudación propia de la comuna: unos 20 mil millones de pesos.

El año pasado, el municipio recaudó poco más de 80 mil millones de pesos. En el ejercicio que corre para este año, la comuna no tendrá los refuerzos que podría derivar la Provincia (recortada casi hasta el ahogo por la gestión de Javier Milei) y también deberá tolarear la caída en la recaudación que se registra cada vez que hay una economía en crisis: lo primero que se deja de pagar es la tasa municipal. “Esa no te la cortan, como la luz, el gas, el teléfono o internet”, argumentan cerca de Alak.

Para tratar de encauzar los números el ex ministro de Justicia de Kicillof convocó a un experimentado cuadro formado en la administración comunal. Marcelo Giampaoli se fue de la ciudad de La Plata de muy joven y cargo su mochila de experiencia nada menos que en el municipio de La Matanza. Fue el director del área económica de Balestrini, Espinoza, Magario y otra vez Espinoza, hasta que aceptó el desafío de manejar los dineros de La Plata.

Vendedores ambulantes, manteros, arbolitos

Pero volvamos al ordenamiento urbano. ¿Qué significa en concreto ese título pretencioso?. Que el municipio se alista para desalojar de plazas, calles, parques y ramblas a vendedores ambulantes, manteros, revendedores, portadores de rebusques variados y hasta a los “arbolitos” de la city de calle 7.

Qué hizo hasta ahora el equipo del jefe comunal: realizó un relevamiento que determinó la presencia de 320 puestos de comercialización precaria en la plaza San Martín; 87 en plaza Rocha; 80 en Plaza Italia; 40 en la Azcuénaga y 60 en el Parque Saavedra.

Además relevó 23 puestos tipo “manteros” en calle 12; 14 en la peatonal 8; 16 en avenida 51; 39 en la avenida 7 y 14 en diagonal 80.

El plan de “ordenamiento del espacio” empezará con más fuerza que acuerdo. La comuna licitará una remodelación en las plazas San Martín, Rocha e Italia y para las obras quedarán cerradas por lo menos tres meses.

O sea: no habrá venta ambulante porque no se podrá ingresar a esos predios. “Mano dura”, o “tolerancia cero” a los ambulantes y manteros.

“Ahora que son gobierno están de acuerdo en ordenar calles y veredas. Antes éramos “elitistas” y “pro comerciantes” cuando hacíamos los operativos”, se quejan desde los espacios desperdigados del ex Juntos por el Cambio.

Son épocas diferentes. Nuevos discursos en boca de los mismos dirigentes. Alak tuvo su propio “ordenamiento de la vía pública” hace 27 años cuando transitaba su segunda gestión en la década del 90. La ciudad era otra. La política también.

Ahora el quinto gobierno alakista retoma la meta de limpiar de impurezas las calles platenses. Esta vez, lo acompaña el cambio de época, más permeable al concepto de orden, ese que integra el cortísimo diccionario de los libertarios de y la ministra Bullrich.

TE PUEDE INTERESAR