Sociedad Municipios
Especial #2A

Asambleas de inundados: el actor político que surgió de la inundación para pedir obras y justicia

Aunque han perdido de la fuerza que tenían en sus inicios, siguen siendo una referencia en la Ciudad. Tolosa, Parque Castelli y Barrio Norte fueron las zonas más afectadas y de hoy todavía se mantiene la organización vecinal

Además de marcar a la ciudad de La Plata para siempre, aquel trágico 2 de abril de 2013 motivó el surgimiento de un nuevo actor político: las asambleas de inundados. Aunque sin la visibilidad de años anterior, aún hoy son esos vecinos, que transformaron el dolor en lucha, los que mantienen viva la memoria de las víctimas y presionan por obras y planes de contingencia.

Para este aniversario, INFOCIELO dialogó con referentes de ese sector vecinal para repasar sus historias y entender por qué decidieron convertirse en asambleístas. Las asambleas de Tolosa, Barrio Norte y Parque Castelli son las que más perduraron, producto de ser las zonas más afectadas por la tragedia.

TE PUEDE INTERESAR

“Al principio, la asamblea te ayudaba para sacar todo lo que tenías adentro”, explica Olga Barrionuevo, una de las voceras de la Asamblea de Parque Castelli. “Si nosotros no contamos los que nos pasó quién lo va a hacer”, agrega. “A veces la gente no quiere escuchar que esta es una ciudad inundable”, completa la mujer que aún vive en el PH donde resistió la lluvia junto a su familia.

“Era tanta la bronca que traté de canalizarla en lucha pero no me quedé en eso”, recuerda Vanesa Zaffiro, de la Asamblea del Tolosa. “Durante y después de la inundación nunca recibimos ayuda de nadie”, denuncia. La falta de contención y acompañamiento es el cuestionamiento que más se repite entre los damnificados.

“Cuando salí parecía un escenario de posguerra, como esos que te cuentan”, describe esta profesora de inglés que da clases en colegios y en la casa que casi cubrió el agua, a donde recibió al equipo de este portal. Cuando se apagó el micrófono, habló de los aprietes, hackeos en redes sociales y amenazas de todo tipo que recibieron por parte de “la política”.

“Ser asambleísta es tomar lo malo que nos pasó y convertirlo en algo nuevo”, evalúa Alejandro Albano, otro de los tolosanos que suele llevar la voz cantante. “Si los vecinos se hubiesen organizado antes el 2 de abril no hubiese pasado”, reflexiona y es muy difícil contradecirlo.

“Las asambleas surgieron con tres ejes: justicia, obras e indemnización”, enumera. Tanto Albano como sus pares tuvieron que aprender de obras hidráulicas, de medios de comunicación, de periodistas, de redes sociales, de buscar maneras creativas de llamar la atención para que su bandera siga en lo alto. Hasta un programa de radio y un concurso de cortometrajes realizaron.

José “Pepe” Rusconi es quizá el más antiguo. Junto a sus vecinos de Barrio Norte, comenzó organizarse en 2002 luego de la primera inundación preocupante que sufrió la Capital Bonaerense. “Nosotros veníamos de plantear que se hacían falta obras pero nunca imaginamos esto”, señala.

En muchos casos, ahora los asambleístas también retoman otras problemáticas como la inseguridad, la limpieza, el tránsito, el estado de las calles, etcétera. Se han convertido en una voz autorizada. Prometen continuar colgándose la pechera que los caracteriza hasta que una lluvia fuerte no sea motivo de preocupación o alarma.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión