Política y Economía
Declaración picante

Melazo prendió el ventilador y toda la política bonaerense quedó en vilo

El exmagistrado se presentó hoy a una audiencia con la jueza Florencia Butiérrez a quien solicitó prisión domiciliaria a la espera del juicio. La reunión que debía durar 15 minutos terminó extendiéndose por una hora y sembró preocupación en la Capital bonaerense.

El ex juez de Garantías platense, César Melazo, se presentó en las últimas horas a una audiencia ante la jueza Florencia Butiérrez y la fiscal Betina Lacki para llevar a cabo un trámite que no debía tomar más de quince minutos, y que consistía en solicitar beneficios procesales como prisión domiciliaria.

Melazo está tras las rejas, con prisión preventiva y a la espera de que se eleve a juicio –o se caiga definitivamente- una causa en la que se lo acusa, junto a efectivos policiales, de conformar una banda mixta que liberaba zonas y recaudaba mediante la comisión de delitos, por los cuales se declara inocente.

TE PUEDE INTERESAR

El ex juez, versado en asuntos políticos, concurrió a la audiencia y prontamente sorprendió a sus interlocutoras. Es que, en lugar de responder por el trámite que había solicitado, se despachó con una serie de comentarios, muchos de ellos brindados con precisiones respecto de fechas, lugares y nombres, que pusieron los pelos de punta a los más destacados personajes de la política bonaerense.

Melazo, según reconstruyó INFOCIELO, brindó un pormenorizado relato respecto de lo que considera “omisiones” de la Justicia en temas de gravedad que figuran en el expediente que lo tiene tras las rejas y que podrían poner en esa situación a exponentes del poder político local.

Tanto como de los supuestos “aprietes” que llegaron desde ambos lados de la Plaza San Martín, de los que dijo tener sobradas pruebas.

Los dichos de Melazo inquietaron en primer lugar a la fiscal Betina Lacki, que pronto comprendió las verdaderas motivaciones del ex juez, e intentó en frenar su exposición, aduciendo que el plazo concedido se había excedido y que la temática abordada no era la que correspondía a la audiencia.

La exposición interesó, sin embargo, a la jueza Butiérrez, que le permitió continuar hasta el final y pareció tomar nota de cada uno de sus dichos. El interés de Butiérrez fue directamente proporcional al pánico que generó esa escena en los más encumbrados despachos del poder, aquí, en la Capital de la Provincia.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión