El Juego de las Estrellas se vivió como una fiesta