Judiciales y Policiales
LOS DETALLES

San Justo: un policía mató a un ladrón armado con una réplica

Un efectivo de la Policía mató a un joven que pretendió asaltarlo con una réplica de ametralladora cuando caminaba por una calle de San Justo

Un efectivo de la Policía Federal mató a un joven que pretendió asaltarlo con una réplica de ametralladora cuando caminaba por una calle de la localidad bonaerense de San Justo, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho que se conoció en las últimas horas ocurrió ayer en el cruce de las calles Ambrosetti y Gibraltar, de esa localidad del partido La Matanza, en el oeste del conurbano bonaerense, y el joven fallecido fue identificado por la policía como Carlos Gustavo Lagoria.

TE PUEDE INTERESAR

Según lo que lograron reconstruir los vecinos, todo comenzó cuando el policía, quien se hallaba vestido de civil y se dirigía a su lugar de trabajo en la División Aeródromo Militar de Campo de Mayo, fue sorprendido por un joven que empuñaba un arma de fuego.

Baleó la casa de su vecina porque tenía un gallo que no lo dejaba dormir

En ese momento, el policía, de 33 años, se identificó como efectivo y extrajo su arma reglamentaria, una pistola Bersa calibre 9 milímetros, con la que efectuó un balazo.

El asaltante, que aparentemente vive en la zona y tiene antecedentes penales, cayó malherido al asfalto, por lo que se solicitó la asistencia médica municipal, que lo trasladó a un hospital de la zona, donde se constató que ya estaba fallecido.

Personal de la comisaría Oeste 1a.de San Justo se dirigieron al lugar y se entrevistaron con el policía asaltado, quien narró lo que había acontecido.

En el lugar fue secuestrada una vaina servida calibre 9 milímetros y una replica de una ametralladora FMK3, que presuntamente llevaba el asaltante fallecido y con la que amenazó a su víctima.

El fiscal Matías Folino, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Temática de Homicidios de La Matanza, ordenó el secuestro del arma del policía que mató al asaltante, pero no dispuso ninguna medida contra el efectivo, ya que en principio consideró que se trató de un homicidio en el marco de una legítima defensa.

Además, el fiscal ordenó un relevamiento de las cámaras de seguridad del lugar en busca de imágenes que pudieran haber captado el momento del hecho.