Judiciales y Policiales Municipios
EL AGRESOR SIGUE PRÓFUGO

El femicidio de Rocío en Saladillo: habló la fiscal

Por el femicidio de Rocío, de 25 años, sigue prófugo el agresor. Lo buscan intensamente. Habló la fiscal Patricia Hortel. Dijo que no intervino en las denuncias previas

Por el femicidio de Rocío González, la joven de 25 años, asesinada el jueves pasado de siete balazos en Saladillo por un compañero de trabajo al que había denunciado en dos ocasiones por acoso y maltrato, el agresor continúa prófugo y la fiscal del caso habló sobre la investigación.

Se trata de la fiscal Patricia Hortel, quien es fuertemente cuestionada por estas horas por su desempeño a la hora de proteger a Rocío. En diálogo con C5N, dijo que ella no intervino de manera preventiva porque Rocío radico la denuncia en la comisaría de la Mujer y en la justicia de Paz y no en la Penal.

TE PUEDE INTERESAR

bbb.jpg
La fiscal Patricia Hortel

La fiscal Patricia Hortel

La fiscal dio detalles sobre la búsqueda de Renzo Chimichimo, también de 25 años, del que muy poco se sabe desde que mató a Rocío. Hortel sostuvo que se sabe que desde el jueves pasado a las 21 se encuentra prófugo, ya que a esa hora se firmó el pedido de detención.

La funcionaria del Ministerio Público Fiscal dijo que aportó a la Policía una foto (donde no se parecía con claridad el rostro) para que estén en alerta los efectivos no solo de Saladillo, sino también de las localidades aledañas.

En un zanjón, en un descampado fue hallada la moto de Chidichimo, y se sabe que hizo dedo y un paisano lo llevó hasta una localidad cercana.

FEMICIDIO en SALADILLO: HABLA la FISCAL de la CAUSA

La fiscal no descartó que el prófugo continúe armado, ya que en el allanamiento en su domicilio no fue hallada el arma que utilizó para cometer el crimen.

Hortel aseguró que Rocío no quiso en su momento radicar una causa penal en contra de Chidimicho y que por esa razón solo hubo medidas cautelares de prohibición de acercamiento dictadas por la justicia de Paz.

La funcionaria judicial explicó que Rocío había ingresado a trabajar 18 meses atrás en la misma empresa que Chidimicho y que ni bien comenzó a molestarla lo denunció, y que desde ese momento, con la cautelar vigente, el empleador le cambió el horario al agresor para que no se cruce con la joven.

El joven, siempre de acuerdo a la fiscal, respetó la medida cautelar hasta mayo pasado, cuando en la vía pública volvió a acosar a Rocío.

La justicia de Paz volvió a tomar intervención y renovó una cautelar con la condición de que si violaba nuevamente la perimetral se le iba a dar intervención a la justicia penal.

Las afirmaciones de Hortel no dejaron en claro si la víctima sabía las consecuencias de acudir a la justicia civil o penal, algo que finalmente fue clave para el terrible fin de su vida.

Respecto a la búsqueda del prófugo, Hortel dijo que tratan de hilvanar con los paisanos los posibles destinos en los que puede encontrarse.

Mientras tanto los detectives policiales analizan las cámaras de seguridad a sabiendas de que el joven, al saber que lo buscan, intentará camuflarse.

Como se recordará, Rocío fue asesinada a balazos mientras trabajaba en un local de venta de alarmas y monitoreo de la ciudad bonaerense de Saladillo por un compañero al que había denunciado por acoso y maltrato, quien le disparó al menos siete veces y escapó.

El crimen ocurrió el jueves pasado, dos días antes de la conmemoración de los ocho años del "Ni Una Menos", en el local Carletti Servicios, una firma dedicada a la venta de sistemas de alarma y monitoreo de viviendas, ubicado en la calle Frocham al 2832.

Chidichimo llegó al local fuera de su horario laboral, cerca de las 14, y se dirigió directamente a un cuarto donde se realizan los monitoreos de las cámaras de seguridad.

Allí, trabajaba Rocío Magalí González (25) junto a otra empleada, precisaron los voceros.

Sin mediar palabra, Chidichimo desenfundó una pistola Bersa calibre 9 milímetros y disparó al menos siete veces en dirección a González, quien fue herida de gravedad.

Tras el ataque, el joven escapó, mientras que la víctima fue trasladada al sanatorio local, donde falleció a raíz de las heridas que le produjeron los disparos recibidos.

Voceros judiciales indicaron que la víctima había realizado una denuncia contra Chidichimo a fines del 2022 y otra en mayo de este año por maltratos, acoso laboral y violencia psicológica.

"Las denuncias fueron realizadas en la comisaría de la mujer pero fueron ante el fuero civil, no penal, por eso las actuaciones se derivaron a un Juzgado de Paz, que tomó medidas cautelares", explicó un vocero.

Una de las medidas adoptadas fue el cambio de horario de trabajo de Chidichimo, para evitar que se cruzaran en el local, y además voceros policiales indicaron que existía entre ambos un perímetro de restricción de acercamiento.

El femicidio es investigado por la fiscal Patricia Hortel, encargada de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada de Saladillo, quien dispuso que el cuerpo de González sea trasladado a la morgue judicial de la ciudad de La Plata para la realización de su autopsia.

La fiscal tiene previsto entrevistar en las próximas horas a la mujer que trabajaba junto a la víctima al momento del ataque y solicitó además que se revisen las cámaras de seguridad internas de la empresa.

Los investigadores reconstruyeron que Chidichimo llegó y se fugó de la escena del crimen en una moto de 110 cilindrada, que luego abandonó en un campo a unos diez kilómetros y que desde allí, siguió la fuga a pie.

Según uno de los investigadores, Chidichimo, quien vivía junto a su madre, "no hablaba con nadie, no tenía amigos ni estaba en pareja".

En tanto, González residía en Saladillo junto a su madre y tampoco estaba en pareja, añadieron las fuentes.

TE PUEDE INTERESAR