El delantero, un puesto difícil en el mercado