SOLO EN JAPON

El éxito de un japonés que "se alquila" para no hacer nada

Shoji Morimoto es un japonés que cansado de su trabajo decidió ofrecerse como compañía por dinero. Pero su condición es no hacer nada. Solo estar y escuchar

Un hombre japonés de Tokio de 37 años que dice que se alquila a otras personas "para no hacer nada" se vio colmado de gratitud por parte de los usuarios de Twitter, lo que indica que la gente y sus clientes están contentos con su nueva forma de trabajo.

Sus servicios son escasos: "comer, beber y dar respuestas simples". Nada más.

"Me alegro de haber podido dar un paseo con alguien manteniendo una distancia cómoda, donde no teníamos que hablar, pero podríamos hacerlo si hubieramos querido", escribió un usuario de Twitter también japonés .

Otro cliente satisfecho con el trabajo de Morimoto reflexionó: "Había tenido pereza para decidirme a ir a hacerme un chequeo en el hospital, pero fui porque él vino conmigo".

El japonés Shoji Morimoto en sus anuncios de sí mismo se define justamente como como una persona que puede "comer y beber, y dar comentarios simples, pero no hacer nada más" y lo hace desde junio de 2018. Parece haber descubierto en este trabajo que tiene un gran talento para no hacer nada.

Ya recibió más de 3,000 solicitudes. Tiene alrededor de 270.000 seguidores en Twitter. Inicialmente había ofrecido sus servicios de "alquilarse como una persona que no hace nada" de manera gratuita, pero ahora lo convirtió en un trabajo y cobra 10.000 yenes (aproximadamente 100 dólares) por cada solicitud recibida.

La gente lo alquila para varias tareas aunque la condición implica que él no tenga que hacer nada, solo estar.

En ocasiones participar de una sesión de juego para compensar el número de participantes cuando falta alguien, quedarse solamente "parado ahí" para despedir a las personas que viajan, acompañar a los que solicitan el divorcio, o escuchar a los trabajadores de la salud que se han vuelto mentalmente enfermos debido a su agotador trabajo por el coronavirus.

Japón es un país muy particular en donde millones de personas viven solas.

En los últimos meses apareció un programa de televisión japonés inspirado en su negocio y hasta se animó a escribir un libro sobre sus experiencias con los clientes.

20210123_110444.jpg
Así luce el japonés Shoji Morimoto cuando llega a su trabajo para no hacer nada

Así luce el japonés Shoji Morimoto cuando llega a su trabajo para no hacer nada

Morimoto se compromete a "no hacer nada" y básicamente solo responde cuando alguien le habla. "A mí no me gusta que los demás me animen", dice el japonés siempre acerca de su particular trabajo. Sólo pide además de sus honorarios el pasaje en tren desde la estación en la que vive hasta el lugar de encuentro y que se le pague la comida y bebida que pueda consumirse en el tiempo que demande el trabajo de "acompañante que no hace nada más".

El JAPONÉS que se ALQUILA como la PERSONA que NO HACE NADA /Paulazo7

No explicó si su nuevo trabajo (que en occidente llamaríamos "Dolce far niente", del italiano "la dulzura de no hacer nada") está basada en Wu wei (en chino "No Acción") que describe un importante aspecto de la filosofía taoísta en el cual la forma más adecuada de enfrentarse a una situación es no actuar (no forzar), si bien se hace mucho énfasis en la literatura taoísta en que no es lo mismo no actuar que no hacer nada.

También significa "sin esfuerzo" y "crecimiento"; las plantas crecen por wu wei, es decir, no hacen esfuerzos para crecer, simplemente lo hacen.

El Wu Wei sería una forma natural de hacer las cosas, sin forzarlas con artificios que desvirtúen su armonía y principio.

images.png
Wu wei podría ser la filosofía taoísta en la que se basó el japonés cuyo trabajo es alquilarse para no hacer nada

Wu wei podría ser la filosofía taoísta en la que se basó el japonés cuyo trabajo es alquilarse para no hacer nada

EL ORIGEN DEL TRABAJO DEL JAPONÉS MORIMOTO

Morimoto consiguió un trabajo con una editorial japonesa después de terminar un posgrado, pero le resultó difícil adaptarse y se fue.

Su jefe le había dicho sarcásticamente burlandose de él: "No me importa si estás acá o no, si venís o no".

Lo de ganarse la vida "haciendo nada" es relativamente reciente en la vida de Shoji Morimoto.

Antes de adoptar su nueva profesión en 2018 había estudiado Física en la universidad en Japón y después realizó un posgrado sobre terremotos.

Luego se desempeñó en trabajos regulares, pero siempre de forma discontinua. Dice que ninguno le hacía sentir realmente bien, como que no encontraba su verdadera vocación.

Cuando le preocupaba no poder encontrar nada que hacer a largo plazo, se inspiró en una persona de la cual leyó que no hacía nada más que recibir comida.

Poco después, creó una cuenta de Twitter.

Una escritora de 36 años contó que alquiló los servicios a Morimoto en, al menos, 10 ocasiones. Ella le pidió que se quedara a su lado cuando se iba a encontrar con un hombre por primera vez en una cita, y también le pidió que la escuchara hablar de sus puntos de vista sobre el amor, que no podía divulgar a sus amigos, y cómo le fue en una visita íntima discreta a una mujer en un establecimiento de entretenimiento para adultos, especie de cabaret con mujeres para mujeres.

"Me escuchó sin avergonzarme por ir al cabaret de mujeres. Se sintió como un apoyo tenerlo a mi lado sin tener que dar sus opiniones sobre mí ni juzgarme", dijo.

Morimoto recibe palabras de agradecimiento por parte de los clientes que afirman que “el acto de no hacer nada sirve de apoyo”.

Sin embargo, se muestra indiferente ante los elogios y dice: "No lo hago con ese propósito, así que mi única respuesta es: '¿De verdad?' , que bueno".

Tampoco quiere que su trabajo sea visto como un acto de caridad.

"No soy un amigo ni un conocido. Estoy libre de las cosas molestas que acompañan a las relaciones, pero puedo aliviar la sensación de soledad de las personas. Tal vez sea algo exactamente hecho para mí personalidad", dijo Morimoto.

En esta época , las dificultades se han extendido a diversas áreas de la vida. Puede darse el caso de que en algún lugar de sus corazones, todos anhelen a alguien que los anime solo estando ahí.

Parece que esta puede ser la razón por la que "alquilar a una persona que no hace nada", que no te diga frases remanidas como "dale, vos podés", o "seguí así que vas bien" o "hacé tu mejor esfuerzo" sino que simplemente "te apoye", permaneciendo a tu lado en silencio, sea la verdadera razón por la que este japonés haya visto una demanda interminable a su oferta laboral.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión