La Reserva modelo 2016 paga sus frutos