Política y Economía Municipios
Está denunciada por “precarización laboral”

Coolpo: la polémica empresa constructora que amasó su fortuna en Ayacucho

Una investigación periodística mostró cómo la empresa constructora hizo su fortuna desde el 2011. Entre varias irregularidades, para la construcción de 54 casas había presupuestado lo mismo que para hacer 26. En solo un año, su capital escaló 450%, de 2 a casi 9 millones.

La empresa constructora nació en 2009, pero empezó a tener su despegue en 2011, cuando por entonces el gobierno radical al mando de Pablo Zubiaurre triunfó en los comicios electorales.

De inmediato, la misma ganó una licitación pública para la construcción de 33 viviendas del Plan Compartir, por un valor de 6.615.214 pesos, a lo que se le agregó un “desembolso adicional” de otros casi dos millones de pesos.

TE PUEDE INTERESAR

De esta forma, el crecimiento en un 450% del patrimonio de Coolpo coincide con los años en los que comenzó a ganar licitaciones en Ayacucho, a partir del triunfo de Zubiaurre y la llegada de su secretario de Obras Públicas, Ignacio Durcodoy.

Antes de su arribo al gobierno de Ayacucho, Durcodoy se había desempeñado en la misma área en el municipio de Guaminí. Al ser consultado, un funcionario de primera línea de esa localidad coincidió que este se trataba de “un personaje controversial”.

Pero son más las irregularidades que sacó a relucir un medio periodístico de Ayacucho. En 2015, dos de sus dueños -Daniel Andrés Kelly y Pablo Suhr- aportaron más de 2 millones de pesos (2.750.000) cada uno a la empresa, pese a que ambos propietarios figuraban como monotributistas categoría D.

“El 16 de marzo del 2011, ambos concibieron a la nueva criatura: Coolpo. Pese al cambio de nombre, el Capital Social para ese momento continuaba siendo de $50.000. Capital que se mantuvo en esa cifra hasta que en el año 2015, según el Boletín Oficial de la provincia de Buenos Aires, escaló a $5.550.000. Lo que deriva en que durante seis años la firma fue contratada para ejecutar obras millonarias, a pesar de su capital mínimo”, explican desde El Extra de Ayacucho.

En resumen, de 2009 a 2011, la empresa por ese entonces denominada “Obros” no había incrementado ni un porciento su capital original, de solo 50 mil pesos. Pero desde entonces, fecha que coincide con el comienzo del gobierno radical y el arribo del nuevo secretario de Obras Públicas, la misma creció por la suma de $5.500.000.

Entre estas casualidades, resalta otro punto por demás llamativo: al revisar los ejercicios contables de la firma, la investigación repara en que del año 2014 al 2015 el patrimonio de Coolpo saltó de $1.994.254,25 a $8.965.303,11. Ello implica una escalada del 450% de solo un año.

La empresa ya había sido investigada por el bloque de la oposición hace unos años, pero la misma quedó en la nada. Entre algunos datos sobresalientes, surge que Coolpo no gastó ni un solo peso en publicidad durante todos este tiempo, en el cual su esplendor económico fue evidente.

De la misma forma, la investigación periodística saca a la luz que la empresa constructora registra una deuda bancaria que llega a los 4 millones de pesos. Además, en el Ministerio de Trabajo existen varias denuncias en su contra por “precarización laboral”.

“Varias personas que accedieron a prestar servicios en la empresa engañados con un trabajo formal, pero que en realidad se trataba de una contratación por fuera de la ley. Y lo paradójico es que se encontraría como moroso en el pago de aportes jubilatorios a sus empleados; es decir, que ni siquiera le realizaría los aportes en tiempo y forma a esas 16 personas que oficialmente tiene declaradas”, destaca la publicación.

MILLONES DE DUDAS

En resumen, desde que la empresa comenzó a tener prioridad en las obras licitadas por el gobierno municipal de Ayacucho, Coolpo habría facturado un total de 107.146.105,66 millones de pesos por ocho obras licitadas.

Una cifra millonaria, que por sí sola muestra el monopolio de la empresa en la localidad ayacuchense, pero que al estudiarlas de cerca, muestra nuevas sospechas.  

Es que Coolpo cobró 18 millones de pesos para la construcción de 26 viviendas del programa Buenos Aires Hogar, mientras que para una obra en la misma ciudad pero para 54 casas, lo hizo por $18.116.800. Es decir, que para levantar 26 casas presupuestó $383.200 más que para construir 54. Una metodología que no se explica y que por estas horas demanda una respuesta por parte de los funcionarios a cargo.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión