Política y Economía
ENTREVISTA EXCLUSIVA PARA INFOCIELO

Susana Mirassou y la ingeniería de un INTA con perspectiva de género

El rol clave de la mujer en la agricultura, y el camino a lo bioindustrial, algunas de las apuestas de la primera presidenta mujer del INTA, Susana Mirassou

Susana Mirassou es la primera mujer en presidir el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y uno de los ejes de gestión trazados al momento de asumir su cargo allá por enero de 2020 fue la política transversal e inclusiva de género en una agenda enfocada en la contribución al desarrollo sostenible, la generación de valor agregado y la lucha contra la pobreza y el hambre.

En este marco, se trabajó en aportes científicos y técnicos del INTA al armado del mapa de las situaciones de las mujeres rurales como la informalidad del trabajo y la falta de acceso a la protección social, a la educación para estar capacitadas y hacer frente a las nuevas demandas, a los recursos productivos y al crédito, para avanzar en políticas concretas que le permitan acceder a los mismos derechos que los hombres.

TE PUEDE INTERESAR

Mirassou ocupa un rol de poder y gestión que históricamente fue ocupado por hombres y pese a tener 30 años dentro del INTA, hoy se muestra agradecida, principalmente a esta gestión de Gobierno por la confianza. Principalmente, “al presidente Alberto Fernández y al ministro Luis Basterra que abrieron el espacio para poder ocupar estos lugares”.

Lleva adelante la agenda del INTA “con mucho compromiso, dedicación y esfuerzo, aprendiendo a gestionar a través del dialogo, de los consensos, de escuchar la diversidad de opiniones y miradas”, haciendo principal foco en “seguir construyendo, reparando y deconstruyendo las cosas que tal vez hay que hacer de otra manera, pero es un ejercicio de mucha participación, y escuchando a los actores de la producción, de los distintos tipos de productores y siempre priorizando a quienes más lo necesitan”, delineó Mirassou en un mano a mano con INFOCIELO.

La política de género como eje de la agenda del INTA

"La política de género tendrá un lugar destacado en mi agenda", manifestó Susana Mirassou cuando fue designada mediante el decreto 93/2020 publicado en el Boletín Oficial. Diez meses después, con este portal hizo un racconto de lo impulsado y desarrollado por el INTA durante una etapa excepcional como la que le tocó vivir al mundo entero con la pandemia del Coronavirus.

Ante la irrupción del COVID-19, “la prioridad fue preservar la salud de trabajadores y trabajadoras de INTA, y poner en marcha funcionamientos virtuales a nivel país, y contribuyendo a que continuara la producción, facilitando desde la distribución de bolsones con alimentos, la distribución de semillas del Pro Huerta, entre otras”.

Pero aun así, la agenda de género está muy presente y priorizada en la agenda del INTA, y Susana Mirassou dio detalles: “INTA tiene una plataforma de género, infancia y adolescencia, que viene desarrollando fuertemente actividades alineadas con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, con la campaña FAO Mujeres con Derechos, y que pone visible las desigualdades y los distintos problemas que existen”, dijo.

Asimismo, Mirassou explicó que “se busca garantizar la igualdad deoportunidades, por un lado dentro del INTA, pero también en el trabajo concreto con la mujer productora, con las mueres que están al frente de huertas, promoviendo la igualdad de género desde una perspectiva inclusiva, con políticas trasversales y visibilizando situaciones de desigualdad y discriminación que aun hoy están presentes”.

Estos ejes se cristalizaron con acciones concretas como la puesta en marcha de “En Nuestras Manos”, un plan integral para las Mujeres de la Agricultura Familiar Campesina e Indígena, trabajado en conjunto con la Secretaría de Agricultura Familiar Campesina Indígena (SAFCI) y la Dirección General de Programas y Proyectos Sectoriales y Especiales (DIPROSE). Se trata de “un programa que apunta a revalorizar el rol clave de la mujer rural en la producción agropecuaria”, informó Susana Mirassou quien, a su vez, detalló: “resulta fundamental porque les facilita distintas innovaciones tecnológicas, maquinarias, herramientas, e insumos agropecuarios”.

Mujeres rurales.jpg
Susana Mirassou:

Susana Mirassou: "El INTA apunta a revalorizar el rol clave de la mujer rural en la producción agropecuaria"

“Esta es una gran apuesta que se está haciendo desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca en conjunto, con todos los organismos que formamos parte, y que está abierta, hay más de 400 ideas proyecto presentadas, con líneas que van desde tecnología para la mujer rural, hasta cómo recomenzar en la pospandemia y también para unidades productivas agroecológicas para refugios de mujeres que han sido víctimas de violencia”, enumeró Susana Mirassou.

Asimismo, contó Susana Mirassou, que “dentro de INTA también se levan adelante acciones concretas en cuanto a protocolos para denuncias de violencia de género, y además, estamos presentando un Plan integral de igualdad de género dentro de la institución para generar condiciones y prácticas concretas, respetando la diversidad de funciones que la mujer desempeña, y facilitando condiciones de trabajo”.

Con qué INTA se encontró esta gestión

Susana Mirassou fue contundente con su respuesta: “esta gestión se encontró con un INTA debilitado”, y agregó que “si bien no tuvo los niveles de despidos de otros organismos públicos, tenía 800 personas menos, con vacancias científicas, en personal de campo y laboratorio porque no se habían renovado, o no se podían cubrir las jubilaciones de personas que ocupaban roles muy importantes, toda la cadena de investigación sufrió cierres de agencias de extensión e institutos de la agricultura familiar”.

Con esa situación crítica de base, la gestión actual del INTA a cargo de Susana Mirassou comenzó “un camino de reflexión crítica, de fortalecimiento y jerarquización de la agricultura familiar, periurbana, de seguir trabajando fuertemente en los modelos sostenibles, agroecológicos, sabiendo que es muy importante trabajar en ellos para buscar alternativas que aporten a la producción de alimentos saludables, y también en los modelos que implementen buenas prácticas agrícolas en lo ambiental, lo económico y social”.

Pese a la pandemia, la agenda en marcha

Susana Mirassou recordó junto a INFOCIELO que al comienzo de la pandemia del Coronavirus, allá por marzo, la gran pregunta fue “cómo seguimos trabajando y aportando a los grandes objetivos trazados en enero”.

Rápidamente, protegiendo la salud de trabajadores y trabajadoras, se comenzó a coordinar y articular el aporte a la lucha contra el hambre, fortalecer el rol clave como sujetos de la agricultura familiar campesina indígena, generación de tecnologías para la competitividad sistémica y el agregado de valor en origen, “porque el país tiene que crecer y necesita tener sus producciones aportando a innovaciones tecnológicas, y en este punto hay que destacar la gran tarea, capacidad y compromiso de todo el personal del INTA que se puso a disposición de la forma más responsable y cuidadosa”.

Uno de los proyectos a destacar del período es la Ganadería de Precisión. Desde INTA hace algunos años se viene trabajando para fortalecer diversas líneas de investigación que aportan al enfoque de Ganadería de Precisión que apunta a generar innovaciones tecnológicas en prácticas, procesos y productos y validar su funcionamiento en sistemas productivos reales.

Pero además, Susana Mirassou resaltó “el proyecto en lechería climáticamente inteligente, y el proyecto muy importante como el Euroclima Plus que está buscando mejorar la resiliencia frente al cambio climático en la región de Gran Chaco, y todos estos equipos han seguido trabajando, apostando, relacionándose a nivel nacional, internacional mirando que es lo que está pasando en el mundo, en Argentina, en la región, y es digno de destacar”.

Somos Fibra.jpg

"Somos Fibra es una gran apuesta que el INTA viene desarrollando junto con un conjunto de comunidades de artesanas y artesanos”, subrayó Susana Mirassou.

En este punto, Susana Mirassou destacó: “estamos apostado fuerte en lo climático, con herramientas de predicción”, que no puede tener lugar sin una efectiva “articulación público-público, público-privada, y la acción fuerte nación-provincias-municipios, escuchando cuáles son las demandas de los distintos actores territoriales y poniéndonos a disposición de los distintos sectores de la producción”.

Respecto del agregado de valor a la producción artesanal, con acompañamiento de INTA Diseño y financiación del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Susana Mirassou no quiso olvidarse de “Somos Fibra”. Porque “realmente es una gran apuesta, es una marca propia de diseño textil, que el INTA viene desarrollando junto con un conjunto de comunidades de artesanas y artesanos”.

“Somos Fibra logró avanzar y aportar diseños que permitan reconocer los saberes ancestrales y todas las experiencias que tienen las mujeres que vienen trabajando por todo el país, y con diseño, colaborando también en la comercialización, buscado formas asociativas de comercializar, desde artesanías en cuero como carteras, hasta artesanías para el hogar”, contó Susana Mirassou, y siguió: “nos interesa muchísimo seguir impulsándola con colecciones que van desde distintas comunidades como la red Puna, Cum, Makiwan, Qompi, etc. y sobre todo respetando la sustentabilidad, y aportando valor agregado en origen”.

Por otro lado, y no menos importante, el INTA promueve las buenas prácticas en humedales para alcanzar un balance entre producción y conservación en estos ecosistemas, que abarcan más de 30 millones de hectáreas del país. “Un equipo especial de trabajo está siguiendo los distintos proyectos de ley que se están discutiendo en Diputados, con una mirada dual de preservar el ambiente pero también sabiendo que en algunas de las regiones hay que producir, por supuesto sin que afecte al medioambiente”, relató la titular del INTA.

Por eso, Susana Mirassou contó se busca “impulsar fuertemente la producción, pero cuidando el ambiente y entendiendo que cualquier daño que se le haga afecta a las generaciones futuras”.

Desarrollo de estrategias de lucha contra el COVID-19

En conjunto con el CONICET se ha avanzado en la neutralización de COVID-19 a través de anticuerpos provenientes de llamas y yemas de huevo. Específicamente, se trata de nanoanticuerpos VHH provenientes de las llamas y los anticuerpos IgY, derivados de la yema de los huevos de gallina que podrán utilizarse como tratamientos preventivos y terapéuticos contra el coronavirus y como herramientas para el desarrollo de métodos inmunodiagnósticos.

NANo.jpg
Susana Mirassou: “La idea es avanzar hacia productos terapéuticos para pacientes afectados en COVID, como tratamiento preventivo”.

Susana Mirassou: “La idea es avanzar hacia productos terapéuticos para pacientes afectados en COVID, como tratamiento preventivo”.

“Se busca fortalecer la red de diagnóstico, que con algunos laboratorios de bioseguridad nuestros como en Castelar, Marcos Juárez, Concepción, nos pusimos a disposición y se hicieron diagnósticos de COVID apoyando al sistema de salud, siendo capacitada la gente por el ANLIS Malbrán, y gracias a muchos años de historia y trabajo en salud animal, de ahí venían nuestras fortalezas”, contó Susana Mirassou.

Asimismo, se dieron los “avances en el logro de nanoanticuerpos, de camélidos, y de anticuerpos también aviares, junto con el CONICET y el ANLIS Malbrán, que lo que se está identificando todavía a nivel de laboratorio es la capacidad de inhibir la infección viral”, dijo y siguió: “A partir de estos primeros resultados en laboratorios, la idea es avanzar hacia productos terapéuticos para pacientes afectados en COVID, como tratamiento preventivo, pero todavía tienen que transitar distintas fases, son resultados a nivel laboratorio, y en caso que siga avanzando son complementarios a otros métodos disponibles, y vacunas”.

Objetivos pospandemi

Por último, Susana Mirassou enumeró a INFOCIELO cuáles son las metas para “la nueva normalidad”. “Tenemos que seguir trabajando con nuestras capacidades y equipos en fortalecer todos los aportes de mejoras tecnológicas y la innovación para transitar el camino desde lo agropecuario a lo bioindustrial”, dijo y contó que se trata de “un camino que acompaña el proyecto del Consejo Agroindustrial Argentino y que busca aportar competitividad sistémica y agregado de valor en origen; seguir aportando a la gestión sustentable de los recursos naturales; y mirando atentamente que está pasando con el clima en momentos de gran alternancia de fenómenos como Niño, y Niña, analizando cómo anticiparnos y poder aportar herramientas para la predicción”.

Asimismo, el INTA dirigido por Susana Mirassou apunta a “la generación de energías limpias, la producción de alimentos sanos saludables donde la agroecología tiene un gran lugar, una red distribuida por todo el país que tiene muchos socios como universidades, con municipios, organismos de ciencia y técnica, y cooperativas, es un trabajo que seguiremos impulsando”, y finalizó: “Queremos favorecer la capacitación de capital humano y social en los territorios rurales y periurbanos, la capacitación cobra un rol fundamental por las brechas que hay en el acceso a la tecnología, en el uso de las TICs, es una gran apuesta que tenemos que seguir haciendo, y todo lo que sea agricultura y ganadería de precisión de manera inclusiva y mirándolo con enfoque de equidad territorial y social, y por supuesto seguir profundizando la política integral de género y juventud”.

TAGS

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión