Política y Economía
ANÁLISIS

El “truco de estadista” de Conte Grand para tapar el aumento de la inseguridad en la era Vidal

La Procuración difundió ayer, con bastante atraso, la radiografía de la delincuencia en el último año de la “era Vidal”, que mostró números récord. En paralelo, lanzó una “bomba de humo”, para que no se hablara del tema.

La Procuración General de la Corte, a cargo del ultra vidalista Julio Conte Grand, publicó ayer el “cierre estadístico” de las Investigaciones iniciadas a lo largo de todo 2019 -el último del gobierno de María Eugenia Vidal-, que, como informó este medio, mostró un aumento de más de 9 puntos en los índices delictuales de año a año, y de 23 puntos en cuatro años. Todo un récord.

Los datos no se habían actualizado en los últimos 18 meses y salieron a la luz envueltos en humo. Es que, en paralelo, la Procuración lanzó un “Informe especial provisorio de estadísticas de IPPs durante el 'Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio'”, con características muy particulares.

TE PUEDE INTERESAR

En la cartilla se consignó la cantidad y variedad de delitos cometidos durante la cuarentena entre el 20 de marzo y el 25 de junio, y se los comparó con los registrados en el mismo lapso del año inmediatamente anterior, que hasta el momento no se habían hecho públicos de manera oficial.

Llamó la atención la simultaneidad, pero también el recorte temporal: ¿por qué las autoridades no esperaron a que termine el mes de junio para publicar los datos completos? ¿Había algún apuro?

Hay más curiosidades: el informe se expuso en la web del Ministerio Público Fiscal en el lugar donde deberían haberse mostrado los datos actualizados de 2019, que, como ya se explicó, se publicaron en simultáneo. Esto significó una distracción infalible para el ojo no entrenado.

El resultado de esa política informativa fue que la mayoría de los medios se hicieron eco de los datos del delito en la cuarentena, que van en aumento -gestión Kicillof-, y omitieron los relativos a 2019, que batieron récords -gestión Vidal. Esto, a pesar de que los segundos constituían una serie completa del único registro oficial respecto de la delincuencia que hay en la Provincia.

(En este punto, este cronista se enorgullece en aclarar que INFOCIELO publicó ambos informes, por separado aquí y aquí).

El responsable político de la publicación de los datos sobre inseguridad no es otro que Julio Conte Grand, procurador General de la Suprema Corte Bonaerense, jefe de todos los fiscales de la Provincia, como cabeza del Ministerio Público. Conte Grand, por si alguien anda distraído, fue la “mano derecha” de María Eugenia Vidal en sus primeros pasos como Gobernadora.

“Mano derecha” no es un eufemismo. Conte Grand se desempeñó como Secretario de Legal y Técnica, con lo cual tenía la última palabra sobre cualquier documento oficial en el que la Exgobernadora estampara su firma.

Permítase otra digresión: ¿se imagina el lector el escándalo que hubiera significado que, por ejemplo, Cristina Fernández de Kirchner, durante el ejercicio de la Presidencia de la Nación, hubiera designado a Carlos Zannini -por entonces su secretario de Legal y Técnica- como jefe de los fiscales federales, incluídos los de Comodoro Py? En la Provincia ocurrió, y quienes se golpean el pecho por la República aplaudieron con entusiasmo.

Cuando fue promovido a la Procuración, en reemplazo de la vilipendiada María del Carmen Falbo, Conte Grand llevó al Poder Judicial los vicios estadísticos que Cambiemos impuso en las distintas áreas del Poder Ejecutivo, de los que este portal supo dar cuenta de manera permanente.

En Economía, por ejemplo, significó cambiar el modo en el que se presentan los datos de la Ejecución Presupuestaria, que experimentó además atrasos notables. En la Contaduría General de la Provincia se cambiaron las categorías “duras” del gasto público por otras más “subjetivas”. Algo parecido se hizo para “maquillar” los informes sobre la evolución de la deuda pública de la Provincia.

Esos manejos estadísticos, que suelen imputarse a Guillermo Moreno y al kirchnerismo, son también una marca registrada de Cambiemos. Por algún motivo -posiblemente relacionado con el sesgo editorial de los grandes medios- no son tan conocidos. Pero existen y se aplican impunemente, porque, aún cuando María Eugenia Vidal ya no gobierna la Provincia, su tropa ostenta cargos “vitalicios” y con suficiente poder de fuego (y de humo) para incidir en el tablero político con “trucos de estadista”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión