Deportes Infocielo
Salvaje

Bronca e impotencia: desmantelan un club de barrio en Villa Elisa

El hecho ocurrió en la madrugada de ayer y fue comunicado por el club en las redes sociales. El club carece de cámaras de seguridad. Se llevaron hasta las lámparas de luz del quincho.

Con mucho dolor se manifestó la gente que forma parte del día a día del Club San Jorge de Villa Elisa que anoche sufrió un violento robo. Un espacio social y deportivo donde más de 80 familias solían compartir el predio antes de que comience el aislamiento social preventivo y obligatorio que se lleva adelante en Argentina desde que la sociedad comenzó convivir con el Covid 19. 


En la madrugada de ayer, un grupo de malvivientes atacaron el predio de 424 y 8 en un acto que incluyó los destrozos de alambrados, puertas y ventanas hasta el saqueo que abarcó también los focos de luz que tenían las lámparas del quincho. Stella Mazzone, tesorera del club le contó detalles a Infocielo: "Lamentablemente estamos acostumbrados. El predio del club es grande, tenemos a un lado el Arroyo Carnaval y linda el Parque ecológico, es una zona medio despoblada y constantemente se meten a hacer daño".

TE PUEDE INTERESAR

 

 

Mientras todavía se hacen números para calcular los gastos Mazzone, explica el golpe que significa este hecho de vandalismo en época de pandemia "Se llevaron unos 30 metros de alambre del perímerto que en noviembre ya había querido robar. El quincho está abierto con lonas en las ventanas que se las llevaron casi todas, nos forzaron puertas, se llevaron las lámparas. Mientras el club este cerrado nos llevamos todo para no dejar cosas en el lugar. Ahora no se puede arreglar nada, te lo vuelven a sacar", señala.

 

El club San Jorge tiene casi 60 aós y en el último tiempo su vida social había tenido un notable crecimiento que no pudo evitar la llegada de los robos: "Es muy difìcil calcular los que hemos perdido en dinero. Si contamos tenemos roturas de vidrios, puertas, necesitamos herreros, cerrajeros. En otro contexto nos jutamos y lo recuperamos con alquileres, pero ahora, no se puede arreglar nada.
Los socios y el barrio se hansolidarizado, van a estar junto a club como siempre lo reflotaremos pero este contexto es mucho más dificil". 

 

 

 


En el Facebook de la identidad se conoció el hecho por el cual aún hoy no hay detenidos.“ Impotencia. Que se metan con un club de barrio no tiene nombre. Un club de barrio es un espacio contiene y recrea a los pibes y junta, une a las familias y amigos. Ofrece actividades deportivas, un lugar de esparcimiento que sigue vivo gracias a sus socios y al trabajo incansable de las comisiones y las personas que quieren y se ocupan del club. Cada daño que se produce, cada cosa que se roban cuesta mucho volver a reponerlas”, comienza el enunciado publicado ayer por la tarde.

 


 

No sólo es dinero sino el trabajo el esfuerzo con que se fueron realizado y acondicionando los espacios. Que te roben alambrado, desmantelen los espacios, que te rompan los vidrios, que se lleven hasta las lamparitas te da mucha impotencia”, cierra el comunicado del club que ya había padecido hechos de vandalismo en marzo de este año, aunque en aquella ocasión las cámaras de un vecino filmaron a los delincuentes.


Como miles de clubes en el país en San Jorge se habían adaptado a las directivas gubernamentales a nivel salud y, en búsqueda del bien común y de cuidar la salud de su gente, había decidido suspender todas las actividades programadas en el predio (hay escuela de fútbol, quincho, zumba, taekwondo, piletas, padel y tenis, entre otras opciones) aclarando que el mismo permanecerá cerrado hasta nuevo aviso.
 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión