Sociedad
HISTORIAS BONAERENSES 

Panza Llena: el influencer que dejó su trabajo en una multinacional y ahora recorre la provincia en busca de los platos más sabrosos

Conocé la historia del influencer gastronómico que dejó la vida corporativa y ahora triunfa en redes haciendo reseñas de bares y restaurantes de Buenos Aires

Hasta hace no más de 5 años, Gonzalo “Lonza” Álvarez no poseía ningún tipo de experiencia en el sector gastronómico ni tenía la intención de convertirse en un influencer culinario. Su carrera como Licenciado en Administración de Empresas lo había llevado a trabajar en una compañía multinacional, donde tenía un buen sueldo y una vida cómoda. Sin embargo, un hecho imprevisto cambió todo.

“Trabajaba 9 horas por día sentado en una silla hasta que, hace aproximadamente 3 años, me despidieron”, cuenta Álvarez en diálogo con INFOCIELO, quien ya generaba contenidos para su cuenta de Instagram Panza Llena (@panzallena.ba), que había creado 2 años antes.

TE PUEDE INTERESAR

El dinero de la indemnización lo utilizó para viajar a Europa, y la distancia lo ayudó a tomar la decisión de buscar nuevos horizontes, que no se encontraban dentro del mundo corporativo. “Cuando volví, me di cuenta de que no quería trabajar más en multinacionales porque notaba que había una presión muy negativa que no me gustaba”, explica.

influencer - instagram pueblos 4.jpg

A partir de ese momento, la comida, una de sus grandes pasiones junto al deporte y su fanatismo por Boca Juniors, pasó a ocupar un lugar central en su vida. Con los conocimientos que había adquirido durante su formación universitaria, sumado a lo que observaba y aprendía del funcionamiento de los locales gastronómicos en sus visitas a distintos bares, confiterías y restaurantes; en 2018 abrió DOC, un bar de vinos ubicado a pocas cuadras de Plaza Serrano, en el barrio porteño de Palermo.

En paralelo, la cuenta de Instagram Panza Llena crecía paulatinamente y, lo que había comenzado como un hobby y como una forma de compartir con familiares y amigos cercanos su opinión sobre los lugares a donde iba a comer, se convirtió en un servicio para el público “foodie” de las redes, una especie de guía ineludible para los amantes del buen comer que buscan verdaderas experiencias gastronómicas.

Hoy en día la página cuenta con casi 50 mil seguidores y más de 582 publicaciones, cada una de ellas con reseñas de su visita a distintos comercios gastronómicos, que describen no solo el sabor de los platos que prueba, sino también la ambientación del lugar y el tipo de atención que recibió.

influencer pueblos instagram .jpg

“Creo que la clave fue habérmelo tomado como un trabajo, porque siempre dedicaba casi una hora a escribir cada reseña, también me llevaba tiempo editar las fotos e investigar a qué otros lugares podía ir”, considera el influencer, mientras recorre las calles de Mar del Plata, donde grabará nuevos contenidos para su perfil de Instagram y también para su canal de YouTube (Soy Lonza).

Según Lonza, su público más fiel se encuentra en Instagram “porque siguen la cuenta poniéndose la camiseta”, a diferencia de TikTok “donde hay un público mucho más joven y quizás también bastante mala onda a la hora de comentar un video”.

COMER EN LOS PUEBLOS BONAERENSES

El influencer gastronómico no solo recorre el Gran Buenos Aires, sino que también se traslada a distintos pueblos y parajes bonaerenses para visitar bodegones y almacenes centenarios, donde se puede disfrutar de exquisitas comidas típicas de campo en un entorno de tranquilidad, naturaleza e historia.

COMÍ CONEJO Y ME PUSE CARIÑOSO - #Escapanzada a San Antonio de Areco

“Es hacer turismo y al mismo tiempo entrar en otra dimensión, me permite conectarme con una parte de la Argentina que no tengo todo el tiempo a la mano al vivir en la ciudad”, señala Álvarez. “Irte a un pueblito es escuchar los pajaritos; es escuchar mientras caminás el ruido de las ramitas o de las piedras que vas pisando; es el perro que te sigue caminando al lado tuyo por la calle; es ver a los señores mayores tomando mate en la puerta; es el campo, el verde; y obviamente la comida casera”, continúa.

LOS 3 RECOMENDADOS DE PANZA LLENA PARA UNA ESCAPADA GASTRONÓMICA EN LA PROVINCIA

Si bien asegura que, de todos los pueblos que visitó no hay ninguno al que no volvería, hay 3 lugares que no podrían faltar si tuviera que hacer un ranking.

La posta del camino real - Carlos Keen

pueblos -influencer - Instagram - pueblos .jpg

“Es un lugar para pasar el día, tenés un montón de parque, animalitos”, describe Lonza y precisa: “De comida tenés picadas, pastas y parrilla. Después a la tarde te dan mate, tortas fritas y te ofrecen caña por si querés pescar en el arroyito que está atrás”.

Boliche de Bessonart - San Antonio de Areco

pueblos -influencer - Instagram - pueblos 3.jpg

“Es antiquísimo, tiene toda la onda para ir a tomarte un vermucito y se come riquísimo. Sentís como que va a entrar alguien y te va a batir en duelo”, dice Álvarez y menciona que, a pesar de que San Antonio de Areco es una ciudad que “conserva ese alma de pueblo y tenés un montón de lugares como este para comer rico”

La Porteña - Azcuénaga

pueblos -influencer - Instagram - pueblos 2.jpg

“Es un lugar donde vive un matrimonio de señores mayores, y su hijo, que tendrá unos 50 años. Cocinan de lunes a viernes, y sábado y domingo abren dos salones de la misma casa donde ellos viven para recibir a la gente”, comenta Gonzalo y asegura que “las comidas son como las haría una abuela o una tía, muy rico, caserito y abundante”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión