Política y Economía
Datos privados

Los pronósticos para el dólar y la inflación, los únicos que no activaron el “modo electoral”

Pese a la batería de medidas que el gobierno busca impulsar para revitalizar el consumo en un año electoral, las proyecciones de acá a octubre no son alentadoras para el Gobierno y marcan la dinámica negativa de un círculo vicioso de devaluación, presión inflacionaria y caída del poder adquisitivo de nunca acabar.

Un dólar alto se lleva puesto el resto de las variables económicas como servicios sociales, presión inflacionaria, disminución del poder adquisitivo, recortes, despidos, tarifas altas, más inflación y el círculo vicioso que parece nunca acabar. Durante un año electoral las medidas del oficialismo se centran en mitigar el impacto como por ejemplo, la decisión de congelar los precios de la canasta básica durante seis meses y la de implementar el mecanismo de descuentos en supermercados y farmacias para jubilados y beneficiarios de la Asignación universal por Hijo.

Sin embargo las proyecciones no encendieron aun el “modo electoral” y siguen arrojando números negros que hablan de una dinámica negativa de la económica de acá a octubre. Según el último informe mensual de Focus Economics Consensus Forecast LatinFocus, en las que se analizan los distintos indicadores económicos a partir de mediciones de distintas consultoras privadas, las consultoras privadas concluyeron que la inflación alcanzará el 34,3 por ciento, el dólar llegará a 50,07 pesos para fin de año y la actividad económica tendrá una contracción del 1,1 por ciento.

TE PUEDE INTERESAR

Eso no es todo, las estimaciones fueron más allá y señalaron que se espera que el dólar siga subiendo en 2020 hasta ubicarse cercano a 58,88 pesos, por encima de las proyecciones pasadas que ubicaban al dólar en 47,71 pesos en 2019 y 55,21 en 2020.

Respecto a la expansión esperada para el 2020, es del 2,5 por ciento, mientras que se espera que la producción  industrial se aumente también un 2,4 por ciento.

De acuerdo al informe, los analistas observan una perspectiva complicada para la Argentina. Los primeros días de abril el FMI liberó 10.800 millones de dólares luego de la tercera revisión de la evolución económica de Argentina en el marco del Acuerdo Stand-By a 36 meses aprobado el 20 de junio de 2018, pero recomendó más ajuste para lograr el equilibrio fiscal.

"El ritmo de la contracción debería disminuir este año, gracias al aumento de los recursos externos, la demanda y la producción agrícola. Sin embargo, la inflación desbocada y las altas tasas de interés continuarán devorando el gasto de los consumidores e inversión fija, con esta última afectada por la incertidumbre política por delante elecciones de octubre", indicó el informe.

Por último, los analistas de Focus Economics ven la tasa de Leliq que termina en 2019 en 44,17 por ciento, gracias a las estrictas condiciones monetarias, y 2020 al 29,46 por ciento.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión