Política y Economía
Todas las variables afectadas

Crisis para todos: según un estudio, las grandes empresas tampoco le escapan a la “trompada económica”

El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) realizó un relevamiento de 63 “empresas líderes” del mercado local y observó que entre 2018 y 2019 el 21% tuvo problemáticas para sostener el empleo, el 15% mostró problemáticas financieras y el 16% reestructuró planes de producción o cancelaron inversiones.

Que la crisis económico financiera afecta directamente a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) es de público conocimiento y de un razonamiento lógico. Pero según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) las grandes empresas también sienten la bofetada de la actual situación económica.

A partir de un relevamiento de 63 “empresas líderes” del mercado local realizado por la Revista Mercado, y a partir de la información en los medios de comunicación y balances, el CEPA observó que entre 2018 y 2019 el 21% de los casos analizados presentaron problemáticas relacionadas al sostenimiento del empleo, el 15% mostraron problemáticas financieras y el 16% reestructuraron planes de producción o cancelaron inversiones.

TE PUEDE INTERESAR

Pero además resalta que las empresas dedicadas al consumo fueron las más afectadas durante el período. Sin embargo, en un contexto de altas tasas de inflación elevada, también sufrieron dificultades las empresas energéticas aún con tarifas dolarizadas e inviables para el desarrollo de la economía real.

Asimismo, existen casos claves de empresas que redujeron personal, perdieron ingresos, o postergaron inversiones como en el caso de Tenaris, Volskwagen o Unilever.

“Mientras en 2016, el gobierno anunciaba un plan de desarrollo a través de la salida exportadora con incorporación de valor en la cadena productiva de alimentos, en 2018 las empresas más relevantes del sector se encuentran en crisis -Molinos Cañuelas- o presentaron pérdidas importantes -ARCOR, Molinos Rio de la Plata, Mastellone- por $2.680, $1.876, $2.191 y $2.346 millones respectivamente”, versa el informe y asegura que el sector de la alimentación ostentó el uso de la capacidad instalada más bajo desde el 2001.

Asimismo, en las empresas relevadas se produjeron casi 7.300 despidos sobre un total de 44.780 empleados, hubo más de 893 mil millones de pesos en cheques rechazados, y deuda impaga con el sistema bancario local por 8.600 MM de pesos. Respecto a este ítem, las empresas más afectadas sean de la lechería y el complejo harinero y aceitero.

Por otro lado, de 80 estados contables surge que la industria presenta un incremento del 73 por ciento en las ganancias operativas entre 2018 y 2017, pero presenta, por efecto de la devaluación, una pérdida de 15 por ciento en los estados financieros. “Estos resultados se explican principalmente por el efecto que tracciona al alza Ternium, ya que, si excluimos a esta, los resultados serían 42% de incremento en el resultado y 65% de caída en el financiero”, explica el CEPA.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión