Política y Economía
Deuda estructural

Alertan sobre el severo impacto de la pobreza en la niñez

Lo hizo UNICEF mediante el estudio "Efectos de la situación económica en la niñez y la adolescencia", donde detalla que el 42% de los niños, niñas y adolescentes del país vive bajo la línea de pobreza, y un 8,6% de ellos vive en hogares que no llegan a cubrir la Canasta Básica de Alimentos por lo que se encuentran en la indigencia.

Ayer se conocieron los números oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) respecto del costo de vida, donde el dato más importante es que una familia “tipo”, con dos adultos y dos menores en edad escolar, necesitó 27.570 pesos para no caer bajo la línea de pobreza, exactamente un 57 por ciento más de lo que demandaba en febrero de 2018 el mismo objetivo. Respecto de diciembre, el costo de vida dio un salto de 8.1 por ciento.

Este jueves se conoció el impacto que tales guarismos tiene sobre la niñez que viene siendo golpeada por la crisis. Los números los dio a conocer UNICEF y vuelven a alertar por una situación crítica. Es que según el organismo, el 42% de los niños, niñas y adolescentes del país vive en la actualidad bajo la línea de pobreza, lo que equivale a 5,5 millones, y un 8,6% de ellos vive en hogares que no llegan a cubrir la Canasta Básica de Alimentos por lo que se encuentran en la indigencia, la expresión más extrema de la pobreza.

TE PUEDE INTERESAR

Para no caer en la indigencia, el mismo grupo familiar -caracterizado por la integración de un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años-, necesitó 11.117 pesos para no caer en la indigencia, es decir para no cubrir las necesidades calóricas elementales.

En general, se observó que en relación con el año anterior las principales problemáticas que enfrentan las familias en situación de vulnerabilidad son el desempleo y la precarización del mercado trabajo, aunado a un déficit habitacional y una pérdida del poder adquisitivo.

El informe de UNICEF refleja que estas situaciones están impactando en la calidad de vida de las familias con niños, niñas y adolescentes pues restringen su consumo, ponen en riesgo su supervivencia y las someten a una mayor estigmatización y a situaciones de discriminación. Destaca, además, que en este contexto la mayoría de estas estrategias de supervivencia son decididas y puestas en marcha por mujeres, recayendo sobre ellas la responsabilidad de administrar los escasos recursos y hacer frente a la situación de empeoramiento de la economía del hogar.

En este sentido resalta que para combatir la situación de abandono escolar de los niños y niñas, para asegurar salud y alimentación, se debería “contar con un sistema público de cuidados de calidad y promover una distribución más equitativa de las tareas domésticas y de cuidado (tanto hacia el interior de los hogares como hacia afuera)”, y continúa: “Es todavía un desafío pendiente que permitiría, a la vez, asegurar los derechos de los chicos y chicas, evitar situaciones de abandono escolar de niñas adolescentes debido a responsabilidades de cuidado y una mayor inserción laboral femenina con su consiguiente efecto en la reducción de los niveles de pobreza infantil”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión