Agro
Agro

Productores de cerdos bonaerenses, preocupados por el aumento de costos y la apertura de importaciones

Aumento del maíz, suba del Inmobiliario Rural y costos de tarifas son algunas de las variables que recortan el margen rentable de la actividad.

La producción porcina bonaerense atraviesa una especie de “tormenta perfecta”, en donde se combinan factores climáticos, económicos y políticos que amenazan la rentabilidad de esta cadena de valor.

Por un lado, la prolongada sequía que afectó a un elevado porcentaje de las principales zonas productores se refleja en una caída en la cosecha de maíz, principal insumo de esta actividad. Con un precio en mercado que alcanzó los 3.700 pesos por tonelada, este incremento en el precio del cereal impacta de lleno en los costos de producción.

TE PUEDE INTERESAR

En paralelo, mientras los precios de los servicios subieron de manera desmesurada y la presión impositiva no cede, creció la importación porcina, con Brasil como principal proveedor. Además, el gobierno nacional anunció el ingreso de carne de cerdo de Estados Unidos.

Desde la Asociación de Productores Porcinos de la provincia de Buenos Aires advirtieron sobre este panorama, y pusieron números a un escenario por demás delicado para la actividad. Con la quita de retenciones al maíz, estimaron que el costo de este cereal registró un incremento del 40% en los últimos cuatro meses, mientras que el cerdo en pie solo aumentó un 15%.

Según la Asociación, la provincia de Buenos Aires cuenta aproximadamente con 18.000 establecimientos formalizados y tiene otro 60% informal que todavía por el escenario actual no han logrado insertarse en el mercado. Esta situación “representa un número de personas asociadas a la labor porcina muy grande y podrían perder su fuente de trabajo” remarcaron desde la entidad.

En relación a la modificación de la alícuota de IVA a la carne porcina, que pasó del 21% al 10,5%, desde la entidad expresaron que si bien “produce saldos técnicos de IVA a favor del productor que no puede recuperar ya que no existen mecanismos que así lo faciliten”.

 El aumento en los costos de producción constituye un escollo insalvable para estos productores, que advierten sobre incrementos de hasta un 1.000% en facturas de servicios, además de fuertes ajustes en Ingresos Brutos, Inmobiliario Rural y costos de fletes, entre otras variables.

Los productores de Buenos Aires también remarcaron los inconvenientes ocasionados por la apertura de importaciones, que a los problemas comerciales causados por el ingreso de cortes como la bondiola también suma situaciones sanitarias que no existen en Argentina y pueden afectar a un 50% de la producción nacional.

 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión