Sociedad La Plata
ACUERDO CON PROVINCIA

Iglesias de La Plata no exigirán pase sanitario

Lo comunicó el Arzobispado de La Plata tras una reunión con el Gobierno de la provincia de Buenos Aires. Continuarán los cuidados sanitarios en las iglesias.

El pase sanitario que comienza a regir hoy y habilita el ingreso a edificios públicos, bancos y todo tipo de eventos en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires, no será requisito obligatorio para ingresar a templos de la Iglesia Católica en la ciudad de La Plata.

Así lo comunicó hoy el arzobispado, tras una reunión que mantuvieron monseñor Víctor "Tucho" Fernández y la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez. ¿El motivo? la falta de recursos logísticos para cerciorarse de que quienes concurran a misa tengan aplicadas las dos dosis de las vacunas contra el coronavirus.

TE PUEDE INTERESAR

"Quedó claro que no es competencia de la Iglesia pedir un pase sanitario para los actos de culto y realizar su control. Esto se debe tanto a dificultades de logística como a la imposibilidad de prohibirle a alguien que participe de una Misa", indicó en su misiva el arzobispado de La Plata.

"Si el Estado en algún momento cree necesario hacerlo lo hará con sus propios medios, pero no se nos exigirá a nosotros realizar ese control", insistió.

Como contrapartida, la Iglesia platense se comprometió a "seguir colaborando con los cuidados sanitarios (barbijo, distancias, etc.) y alentando la vacunación". "Otra cosa son los campamentos, recitales, grandes encuentros de jóvenes, donde ciertamente habrá que requerir la vacunación", agregó.

El rechazo del "Cura sanador"

aHoBwlyxXRZsR07R.mp4

Un sacerdote antivacunas de la Capital Federal encaró contra el pase sanitario en la Iglesia y en su homilía se preguntó ¿Quién carajo es Kicillof?

Hay que recordar que hace apenas 9 días, el párroco Fabián Barrera, del barrio porteño de Constitución, denunció que el gobierno de la provincia de buenos Aires "quieren imponer una dictadura global sanitaria. ¿Quién carajo es Kicillof?", arengó el sacerdote.

En la misma homilía convertida en un mitin político a esa altura aseguró casi como un reto divino: "Yo no voy a pedir a nadie un carnet para entrar a la iglesia, sería arrodillarnos frente a un poder humano y dice la Biblia que hay que obedecer a Dios antes que a los hombres".

Al concluir su prédica, el representante del clero católico quiso aventurarse a un futuro de mártir por sus ideas, y espetó: "Estoy dispuesto a ir a la cárcel o lo que sea".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión