Historias bonaerenses Historias bonaerenses
HISTORIAS BONAERENSES

Con solo dos kilos de harina, abrió una pizzería en Berazategui y ahora representará a Argentina en una competencia internacional

Facundo Pomponio es un profesor de Berazategui que abrió Michele, un pizzería napolitana que se convirtió en una de las mejores cinco del país.

Lo italiano no solo estaba en su apellido y en sus venas, sino también en su vocación. Pero para descubrir que lo suyo era la pizza napolitana tuvo que pasar mucha agua debajo del puente. Él es Facundo Pomponio, docente de Berazategui que decidió darle un golpe de timón a su vida y crear una de las mejores pizzerías napolitanas de Argentina. Conocé su historia.

Hasta 2018, Facundo estuvo convencido que los deportes eran la única pasión de su vida. Durante años, se pasó sus días como profesor de Educación Física, trabajando en escuelas públicas y privadas de Berazategui, su ciudad natal. Además, se entrenaba diariamente para competir en carreras de todo el país, otro de sus grandes amores. Sin embargo, el paso de tiempo le hizo pensar que tal vez debía explorar nuevos horizontes o, quizás, reconectar con sus raíces familiares italianas.

TE PUEDE INTERESAR

Su vínculo con la cocina era mínimo, cocinaba cada tanto para sus amigos y no mucho más. Pero todo cambio cuando probó por primera vez la pizza napolitana, un clásico de Italia. Con un simple bocado descubrió el deseo de volverla a probar una y mil veces más y, por ello, decidió aprender a hacerla con sus propias manos.

Fue así que, como un hobby, comenzó a dedicarle tiempo a este plato que lo había conquistado por completo. Utilizando recursos como videos de YouTube y la escasa información que había hasta ese momento sobre esta pizza, el profesor se lanzó a aprender por sí mismo. Incluso, con el fin de ampliar sus conocimientos, se atrevió a ofrecerse como voluntario en un restaurant de la localidad de City Bell, aunque su oferta fue rechazada. Esto solo lo obsesionó más y, por lo tanto, tomó la decisión de hacer un curso especializado, con el que encontró los conocimientos que necesitaba y pudo empezar a compartir sus primeras pizzas.

MICHELE prensa 2.jpg
Facundo Pomponio, el docente de Berazategui que creó una de las mejores pizzerías napolitanas de Argentina.

Facundo Pomponio, el docente de Berazategui que creó una de las mejores pizzerías napolitanas de Argentina.

Sus primeros comensales fueron sus propios amigos, quienes quedaron tan encantados que lo motivaron a seguir amasando para cada uno de sus encuentros. Ante la insistencia de sus conocidos, Facundo usó una cuenta de Instagram que había dejado en el olvido tras un intento fallido de emprender un negocio junto a su padre hacía tiempo atrás, y en ella escribió: “Noche de pizza napolitana”.

Con solo dos kilos de harina y un kilo de tomate, el quincho de la casa de su papá, Miguel, se llenó amigos y conocidos que estaban ansiosos por probar las todavía novatas pizzas de Facundo. Con sus manos y un horno de barro, desde el patio de una casa de Berazategui, hacía que cada quince días unas veinte personas experimenten un viaje culinario a Italia con un solo bocado. Sin ningún tipo de publicidad, el quincho comenzó a recibir a más gente, incluso desconocidos que llegaban de localidades cercanas para probar estas pizzas hasta entonces poco conocidas en Argentina. Así, casi de causalidad, y Facundo fundó su propia pizzería que decidió llamar “Michele”, en homenaje a su papá, quien había fallecido en 2018.

El joven pizzero le había dedicado gran parte de su tiempo para el crecimiento de este emprendimiento que surgió casi sin querer. Con el tiempo, sus pizzas eran notablemente mejores y más deliciosas. Incluso, en el año 2019, viajó a Italia, donde realizó una capacitación que le dio el salto de calidad que sus preparaciones necesitaban.

“Me acuerdo muy bien que, en marzo de 2020, justo la semana antes de la pandemia y que se cierre todo, llegué a meter 100 personas en la pizzería”, contó Facundo Pomponio en diálogo con Infocielo.

MICHELE prensa 4.jpg

Sin embargo, cuando comenzó el aislamiento por el coronavirus, Facundo se sintió muy desanimado, ya que había comprado una gran cantidad de mercadería para seguir abriendo cada quince días. En este contexto, su novia le sugiere comenzar a hacer delivery y retiros en su casa.

“Y ahí fue cuando empecé a trabajar todas las semanas, porque antes abría solo cada quince días. Ahí fue tomando más constancia, hacía delivery jueves y domingos, después jueves, viernes, sábados y domingos y así. Hasta que terminé haciendo delivery cinco veces por semana”, agregó.

A diferencia de la mayoría de los comercios, “Michele” llegó a su punto más alto durante la pandemia, beneficiándose del auge de los panificados con masa madre y la popularidad creciente de la pizza napolitana en ese momento.

En 2021, con el regreso de las clases presenciales, Facundo tenía que regresar a la escuela, para seguir dando clases. Sin embargo, rápidamente se dio cuenta que su verdadera pasión era amasar y cocinar en el horno de barro. Fue entonces cuando tomó la decisión de dejar su trabajo como docente para dedicarse por completo a la pizza napolitana.

MICHELE prensa 7.jpg

Hasta ese momento, “Michele” seguía funcionando de una forma bastante rudimentaria, en el patio de la casa de Miguel y con infraestructura limitada. Pero con la reapertura de los locales con atención presencial, la demanda de la pizzería aumentó de manera exponencial. Ante esta situación, Facundo se vio en la necesidad de tomar una decisión crucial sobre el futuro de su negocio y su posible expansión.

“Entonces empecé a pensar: ‘¿Qué hago? ¿Me quedo acá o me voy?’ Tenía que avanzar, no podía seguir trabajando así. En Italia hay muchos restaurantes que están abiertos en medio de un pueblo. Cuando el restaurante es bueno, la gente se mueve y va hasta el pueblo a comer ahí. Entonces aposté a ese concepto y me la jugué, a ver si es como en Italia. Dejé la pizzería en medio del barrio, en una calle de tierra que cuando llueve es un barrial”, sostuvo.

Apostando por su barrio natal, Sourigues, Pomponio realizó una importante inversión para expandir su negocio. Derribó paredes, construyó otras nuevas y personalmente hizo un nuevo horno de barro. En mayo de 2022, Facundo abrió formalmente las puertas de “Michele”, comercio situado en calle 213 entre Avenida Valentín Vergara y calle 263. Después de dos años, Michele se ha consolidado como una de las cinco primeras pizzerías napolitanas de Argentina, recibiendo reconocimiento tanto a nivel nacional como internacional.

MICHELE prensa.jpg

De profesor de Educación Física a maestro de la pizza napolitana:

En pocos días, Facundo viajará nuevamente a Italia para certificar a “Michele” en la Associazione Verace Pizza Napoletana (AVPN), renombrada institución de la gastronomía italiana que reconoce a las mejores pizzerías napolitanas del mundo.

De esta manera, la pizzería de Sourigues se convertirá en la segunda pizzería certificada de Argentina y una de las primeras de Sudamérica. A su vez, Facundo aprovechará la oportunidad para hacer una capacitación y a certificarse como pizzaiolo, es decir, un maestro en la preparación de pizzas.

Asimismo, junto a un su amigo, Aymer, Facundo representará a Argentina en el Campeonato Mundial de Pizza Chef - Trofeo Caputo, que es la harina más importante del mundo, en Nápoles, la cuna de la pizza.

“Yo siempre tuve la convicción de hacer la pizza igual que en Nápoles. No aceptaba una mezcla entre lo que se hace en Italia y lo que se hace en Argentina. Siempre dije que se tienen que enamorar de la pizza y no que como pizzería modifiquemos la receta para enganchar a la gente. La idea es que Michele sea una pizza auténtica, genuina y original”, concluyó.

TE PUEDE INTERESAR