Deportes Infocielo
Superliga

La historia de dolor y sacrificio de Esteban Andrada, el arquero récord de Boca

A los 15 años perdió a su padre y tuvo que trabajar acarreando tachos de uvas de 30 kilos. Su historia con la Selección y como hizo para decirle que no al Barcelona. Anoche se metió en la historia del arco xeneize.

El mundo futbolero habla de los números del mendocino Esteban Andrada en el arco de Boca. Con la victoria de ayer por uno a cero el arquero llegó a 29 partidos con la valla en cero en 44 juegos disputados y de esta manera se metió de lleno en la historia del arco bostero. Sin embargo más allá de la estadística hay una dura historia que antecede a estos hechos.

Aquel chiquilín flaco y largo que jugaba en Villa La Horqueta y que tenía sueños de goleador vio cómo su vida dio un drástico giro a sus 15 años. El cuarto hijo de seis de la pareja que conformaban Graciela y Mario se enteró de que su padre había fallecido en un accidente de tránsito en 2007.

TE PUEDE INTERESAR

Mario era el sostén económico de la familia y ante su ausencia el arquero de Boca y la Selección debió salir a trabajar en los viñedos de su Mendoza natal. En una entrevista a Olé supo contar como fueron esos duros días: “Tenía que cosechar, meter las uvas en un tacho y cargarlas en un camión. Se pagaba cinco pesos el tacho y cada uno pesaba 30 kilos. Yo era flaquito, no tenía el físico de ahora, así que me calzaba el tacho al hombro y hacía equilibrio hasta el camión”, así fue la previa a la llegada a Lanús donde su historia profesional comenzaría a direccionarse hacía el éxito de hoy.

El arquero que alarmó a todo el mundo luego de que Dedé, zaguero de Cruzeiro, le quiebre la mandíbula de un cabezazo en el partido de ida de la Libertadores 2018 (hecho que le hizo perder la primera histórica final con River) fue recibido en el granate por el mejor entrenador de la historia del club: Ramón Cabrero.

El hacedor del primer campeón del club detectó sus cualidades en la Reserva del club del sur del Conurbano y allí fue el primer contacto de la Selección con Andrada: Sus actuaciones en el Sub 20 llamaron la atención del Barcelona que estuvo a punto de cerrar su pase en 5 millones de euros. Pero las políticas de Lanús eran claras: Ningún jugador se vende antes de debutar en Primera. Cabrero supo hacerle entender al arquero récord que no debía jugar aún ni con Guardiola en el banco, ni con Messi, ni con Dani Alves, ni con Iniesta, ni con Xavi, ni con Villa ni con un tal Lio Messi.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión