Sociedad
SALUD

Día Mundial contra la Hepatitis: una muerte cada 30 segundos

La campaña de concientización de este año lleva el lema "La hepatitis no puede esperar". Cuáles son las causas de la enfermedad y cómo prevenirla.

Como cada 28 de julio, este miércoles se conmemora el Día Mundial contra la Hepatitis para generar conciencia acerca de las hepatitis víricas, que inflaman el hígado y provocan diversas enfermedades graves, entre ellas el carcinoma hepatocelular.

El lema de este año es «La hepatitis no puede esperar». Con él, se hace hincapié en la necesidad urgente de actuar para eliminar esta enfermedad como amenaza para la salud pública de aquí a 2030.

TE PUEDE INTERESAR

"No podemos esperar más: cada 30 segundos fallece una persona por síntomas relacionados con las hepatitis víricas, incluso durante la actual crisis causada por la COVID-19", resaltan desde la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hay cinco cepas principales del virus de la hepatitis: A, B, C, D y E. Juntas, las B y C son las más comunes y provocan 1,1 millones de muertes y 3 millones de nuevas infecciones por año.

¿Qué son las hepatitis?

En general, las hepatitis no producen síntomas. Por lo tanto, solo se las puede diagnosticar mediante análisis de sangre. Existen varios tipos de hepatitis virales, de acuerdo al tipo de virus con el que la persona se infecte. Los más comunes son hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C.

Las dos primeras cuentan vacunas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación. La C, sin embargo, no tiene: la forma de prevenirla es no compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes, utilizar materiales descartables o esterilizados al realizar tatuajes, piercings o implantes y usar preservativo en las relaciones sexuales.

hepatisis fundación huésped enfermedad virus.png
Cuadro comparativo de las cepas del virus de la hepatitis A, B y C - Fuente: Fundación Huésped

Cuadro comparativo de las cepas del virus de la hepatitis A, B y C - Fuente: Fundación Huésped

Distintas etapas del daño hepático

Las distintas etapas del daño hepático que puede causar la enfermedad son:

  • Inflamación crónica. El cuerpo intenta curar el hígado por sí mismo, lo que produce dolor en la zona abdominal y agrandamiento del órgano. Durante las etapas iniciales, el hígado inflamado no causa ningún daño.
  • Fibrosis. El tejido hepático se daña luego de un largo periodo de inflamación. El tejido cicatrizado del órgano es lo que se identifica como fibrosis. Las funciones del hígado disminuyen ya que no se permite un flujo adecuado de sangre. El resto del tejido sano realiza un mayor esfuerzo, produciendo más daño. Este estadío es reversible.
  • Cirrosis. El tejido cicatrizado ya no puede repararse a sí mismo y esto conduce a la cirrosis hepática. El daño causado es irreversible. El hígado ya no puede filtrar las toxinas y desechos de la sangre.
  • Cáncer de hígado. El hígado alcanza un nivel de deterioro que se traduce en la formación de tumores. Este estadio del daño hepático se evalúa mediante ecografías, tomografías o resonancias magnéticas.
¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión