Política y Economía
NI UNA MENOS

Grooming: Padulo marcó la importancia de la Ley Mica Ortega

La diputada provincial del Frente de Todos e impulsora del proyecto contra el Grooming que se aprobó en el Congreso, Luciana Padulo, mano a mano con INFOCIELO.

En una sesión extensa y agitada, la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad y convirtió en ley el proyecto que establece la creación del Programa Nacional de Prevención y Concientización del grooming o ciberacoso contra niñas, niños y adolescentes.

Luciana Padulo, diputada provincial del Frente de Todos y una de las principales impulsoras del proyecto que se votó ayer en el Congreso, analizó en un mano a mano con INFOCIELO la importancia de la sanción de la ley que lleva el nombre de Micaela Ortega, la nena de 12 años que fue asesinada en 2016 por Jonathan Luna; condenado a prisión perpetua en 2017.

TE PUEDE INTERESAR

micaela_ortega.jpg_554688468.jpg

-El grooming es delito desde hace siete años, pero fue el femicidio de Micaela el que impuso en la agenda mediática el concepto de acoso virtual

-Sí. La ley que lo penaliza se sancionó en el año 2013, pero no tuvo tanta difusión y la gente no sabía de qué se trataba. Una de las cosas que más reclamaron las mamás de la OGN Mamá en Línea y Mónica, la madre de Micaela, era precisamente que se hicieran campañas de concientización. Una de las primeras cosas que me dijo fue que de haber existido alguna campaña sobre el tema, ella tal vez hubiera estado más atenta. La importancia de esta ley no tiene tanto que ver con el delito, sino con las herramientas que debe proporcionar el Estado para generar consciencia sobre una modalidad que, además, muta todo el tiempo.

-La Cámara de senadores bonaerense aprobó una ley muy similar la semana pasada

-Sí, siento como si después de tantos años se empezaron a alinear los planetas. Hay un dato interesante respecto a lo que sucede en la provincia. Con el apoyo de Mamá en línea, armamos en la Cámara de Diputados bonaerense una suerte de observatorio, que funciona más como un instituto de prevención del grooming, pero de investigación y estadísticas. Hicimos una encuesta en mil hogares y el cincuenta por ciento aseguró no tener idea de lo que es el grooming. Otro dato no menor es que, más allá de la fiscalía especializada que se encuentra en Capital Federal, no hay nada. Entonces, las pocas denuncias que se realizan por el tema hacen fila hasta que la fiscalía puede atender de qué se trata.

-Es importante aclarar que sólo se necesita una captura de pantalla para poder hacer la denuncia en una fiscalía o en cualquier comisaría

-Totalmente. Pero también es importante que la sociedad entienda que es un delito, para que después pueda denunciarlo. Necesitamos romper con el secreto del abusador en línea, porque el pedófilo lo que necesita es eso: que haya un tabú social. Es importante que los chicos sepan que tienen herramientas para defenderse del delito. Que si un adulto los contacta, pueden decirle: ‘No me molestes, porque hago una captura y te denuncio; o le digo a mis papás’.

Una de las primeras cosas que me dijo la mamá de Micaela fue que de haber existido alguna campaña sobre el tema, ella tal vez hubiera estado más atenta. - Luciana Padulo. Una de las primeras cosas que me dijo la mamá de Micaela fue que de haber existido alguna campaña sobre el tema, ella tal vez hubiera estado más atenta. - Luciana Padulo.

-¿La ley establece, además, la capacitación para aquellos que tienen que tomar la denuncia?

-Sí, porque sucede muchas veces que hay personas que van a hacer las denuncias y muchas veces en la fiscalía o en la comisaría no tienen las herramientas técnicas o el conocimiento adecuado sobre el tema y se termina arruinando evidencia. Lo que buscamos con la ley es una suerte de evangelización, para que todo el mundo tenga las herramientas y eso es responsabilidad del Estado. La campaña será permanente, porque se puede tener una ley hermosamente escrita, pero si no se dan las herramientas, queda ahí y no sirve.

“Lo que muchos minimizan como algo que tal vez no les pueda pasar a sus hijos es nada más y nada menos que una nueva forma de abuso sexual infantil”, subraya la diputada, al tiempo que destaca: “Hay muchos padres que piensan que saben a lo que están expuestos sus hijos, que controlan los perfiles en las redes; pero no toman real dimensión del peligro al que están expuestos los chicos”.

El femicidio de Micaela tuvo lugar en abril de 2016 en Bahía Blanca. La nena de 12 años había sido contactada por Jonathan Luna a través de un falso perfil en Facebook. El pedófilo se hizo pasar por una chica de la misma edad que su víctima y, tras aprovechar una discusión con sus padres, le ofreció asilo. Al punto de encuentro llegó Luna, según registraron las cámaras de seguridad, quien la volvió a engañar y le dijo que era el tío de su amiga.

0011914299-1200x675.jpg

El cuerpo de Micaela fue encontrado cinco días después cerca de la ruta nacional 3, a la altura de Ingeniero White. Murió golpeada y estrangulada. Luna fue detenido después de que se peritaran las redes sociales de la joven y se encontraran los más de cinco perfiles falsos que había armado para acosar menores de edad.

-Un dato que dejó esa pericia, es que ninguno de los padres de las 1600 chicas de la edad de Micaela que habían sido contactadas por Luna realizó la denuncia

-Claro, porque casi no se hablaba del grooming; quizás la mitad de esos papás no tenían, ni tienen la menor idea de que su hija habló con el femicida de Mica. Esa es parte de la estrategia del pedófilo. La red y la web son espacios que no están legislados, en los que el pedófilo tiene todo el tiempo del mundo para elegir a su víctima. Hemos visto que hay hasta manuales publicados sin ningún tipo de tapujo para contactar a una posible víctima.

-La ley contempla, además, el resguardo de los adolescentes. En el último tiempo, fueron muchas las denuncias por extorsión sexual radicadas por padres de menores a los que el pedófilo les pide primero imágenes, por ejemplo, y luego los amenaza con hacerlas públicas si se lo denuncia

-Es una de las prácticas más habituales que se están viendo en este momento. Primero, arranca una seducción que no pasa tanto por lo sexual. Si el adolescente se siente mal por algo o tiene alguna discusión con sus padres, como es habitual y natural, el pedófilo se agarra de eso para posicionarse como un amigo o una ayuda que tiene la solución a todo o la palabra justa. Lo que pasó con Jonathan Luna es que se tardó mucho tiempo hasta que los proveedores como Facebook dieron el acceso a las cuentas. Pasaron casi 35 días. La ley establece mayor velocidad en este caso porque, de haber accedido más rápido a ese IP, tal vez a Mica la hubiéramos encontrado con vida.

-¿Hay datos oficiales de la cantidad de denuncias por grooming realizadas durante la pandemia?

-No, no hay datos certeros lamentablemente. Por eso creemos que es importante difundir esta campaña lo más que se pueda, para que las denuncias se hagan. Es imperioso entender que hoy el acosador también está dentro de los hogares a través de todos los dispositivos tecnológicos que manejan los chicos. Así como en su momento trabajamos para la educación sexual integral con la que, por ejemplo, se les enseñó a los chicos que ningún adulto podía tocarlos; es necesario hacerles entender que están también expuestos en Facebook, Instagram o cualquier juego en línea.

-¿Qué consejos le darías a los padres que están leyendo esta nota?

-Que el adulto nunca va a lograr anticiparse a través solamente del control, sino que es importante hablar con los chicos y explicarles, darles la información y las herramientas para que puedan detectar las señales de amenaza. A los papás y mamás de nuestra generación nos pasa que no fuimos criados con estas herramientas, pero nuestros hijos son nativos digitales. Ellos las manejan mejor que nosotros en muchos casos, pero no tienen las herramientas evolutivas que tiene un adulto. Tenemos que romper con el secreto social y que todos los chicos tengan clarísimo qué es lo que les puede pasar. El otro día, por ejemplo, una de mis hijas estaba jugando a un juego en línea y me llamó porque vio que había un usuario que le estaba pidiendo el teléfono de WhatsApp a otro. “¿Por qué se lo pide si no tiene nada que ver con el juego?”, me preguntó. Tiene que ver con eso: darles las herramientas para que estén atentos. Eso es lo que siempre exigió Mónica, la mamá de Mica.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión