Deportes Infocielo
Nuevo aniversario

El día que Chiquito Bossio marcó el primer gol de cabeza de la historia del fútbol argentino

Un día como hoy pero de 1996 Carlos Gustavo Bossio se metía en la historia después de meter un cabezazo demoledor para empatar el partido entre Racing y Estudiantes. La del ex arquero de la Selección es una historia de éxitos deportivos cruzada por el profundo dolor de una inesperada pérdida.

El 12 de mayo no es una fecha más para los memoriosos del fútbol argentino, ni para las casi 30 mil personas que, en aquel 1996, fueron testigos de una momento futbolero trascendental como fue el cabezazo goleador de Gustavo “Chiquito” Bossio en cancha de Racing.

El arquero defendía por entonces los colores de un Estudiantes que volvía a Primera después de un fugaz paso por la entonces llamada B Nacional y llegaba entonado al Cilindro bajo la conducción técnica de Daniel “El Profe” Córdoba y el pico de rendimiento de varias individualidades como Edgardo Prátola, Raúl Cascini y un tal Martín Palermo.

 

 

El partido lo ganaba Racing desde los 15 del segundo tiempo y cuando estaba por terminar el juego hubo un tiro de esquina para los platenses. “La jugada la entrenábamos”, dijo con el tiempo Córdoba haciendo referencia a que Bossio solía ir a buscar los cabezazos en los entrenamientos.

La historia es conocida. El centro de Couceiro fue impecable tal como el salto y la ejecución de cabeza del cordobés que supo ser campeón en La Bombonera con Lanús en 2006 y que se coronó con la celeste y blanca en el Panamericano del 95 con Passarella en el banco.

 

 

Bossio surgió en Belgrano y defendió también los colores de Benfica, Vitoria Setubal (Portugal), Lanús, Querétaro, Defensa y Justicia y Tiro Federal además de los rojo y blanco del pincha. Consiguió el ascenso con Estudiantes (1995), fue campeón de la Copa Portugal con Benfica (2004) y del Apertura con los granates (2006). Con la Selección fue Oro en los Panamericanos (1995) y Plata  en los Olímpicos de Atlanta, Estados Unidos al año siguiente.

Retirado del fútbol se pasó al rubro comercial y en febrero del año pasado le tocó padecer un durísimo momento familiar cuando sufrió la pérdida de su mujer. Ana Débora Lucero tenía 42 años cuando, luego de dar a luz de manera prematura a la hija de ambos, sufrió un ACV que le quitó la vida.

 

 

En una nota en noviembre pasado  contó que el deporte lo ayudo a sobrellevar la dura situación “Lo hable con mi familia. Me veo fuerte, le dije a mi viejo, debe ser por la profesión, de bancar presiones, momentos malas, las puteadas. Uno se pone la coraza y va para el frente. Nuestra profesión nos da un temple”, explicó con su hija en brazos.

El arquero supo recibir todo la contención del mundo del fútbol y hoy continúa su vida junto a su hija, sabiendo que un día como hoy marcaba un antes y un después en la historia del fútbol argentino.

 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión