Sociedad
NOTA DE LA CIELO FM 103.5

Demencia y arrepentimiento: Cómo fueron los últimos días de Ricardo Barreda

A sus 83 años, murió uno de los criminales más notorios de la historia argentina. Quien había asesinado a su mujer, su suegra y sus dos hijas, terminó los últimos días de su vida en un geriátrico de José C. Paz. Pablo Marti, su biógrafo y una de las dos únicas personas que tuvieron contacto en este último tiempo con él, hablo con LA CIELO FM 103.5.

Autor de una de las masacres más impactantes de las últimas décadas, Ricardo Barreda murió este lunes en un geriátrico de José C. Paz. Estaba internado desde el 10 de marzo en el Hogar del Rosario de la localidad del oeste del Gran Buenos Aires con problemas de próstata y un incipiente mal de Alzheimer.  

Cuádruple crimen

El domino 15 de noviembre de 1992, el odontólogo Ricardo Barreda masacró a tiros a su mujer, a su suegra y a sus dos hijas en la casona de dos plantas ubicada en la calle 48, entre 11 y 12, del centro de La Plata. Su figura cobró notoriedad pública, a partir de ese día.

TE PUEDE INTERESAR

En 1995 fue condenado a reclusión perpetua por triple homicidio calificado por el vínculo y homicidio simple y estuvo 11 años preso en la Unidad 9 de La Plata. Allí siempre tuvo una conducta ejemplar, por la que obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria.

En 2011, la Sala I de la Cámara Penal platense le concedió la libertad condicional. En mayo de 2016, la justicia consideró cumplida su condena y se convirtió en un hombre libre.

¿Cómo fueron sus últimos meses de vida?

El odontólogo platense pasó los últimos meses de su vida en el Hospital Castex, de San Martín y luego en el geriátrico. Lo habían llevado al centro asistencial porque el dueño de una pensión donde vivía en San Martín lo había encontrado tirado en el suelo, con un golpe en la cabeza.

Casi no tenía contactos con personas fuera del plantel sanitario. En agosto del año pasado había establecido un vínculo con un escritor y actor, Pablo Martín, a quien le había pedido ayuda para escribir un libro sobre su vida. Marti habló con LA CIELO 103.5 y dio detalles de los últimos días de Barreda en el geriátrico.

“En sus días en el Castex, le pregunté cuál era su concepto de la vida y no tardó en responder ‘La vida es algo muy complejo, para vivirla hay que tener cabeza y a Barreda le faltó eso, cabeza’”.

“Él estuvo siete meses internado y tenía el alta pero había una realidad, no tenía a dónde ir. Entonces PAMI le gestiona un geriátrico donde el 10 de marzo es alojado. En el Castex no tuvo problemas con nadie, tenía un trato cálido con todas las enfermeras. Era un tipo con un carácter que se hacía notar”.

“Cuando llega al geriátrico llega en un estado bastante complicado. Con su demencia ya se olvidaba de las cosas. Hasta último momento, no sabía si estaba internado o si estaba en prisión. Mucho tiempo pensó que todavía estaba en prisión”.

El sueño de él habría sido tener un hijo varón. Casualmente, yo nací en el año 66 igual que la hija más grande de él y yo creo que a partir de ahí se genera un vínculo con él. Sintió mucho afecto por mí”.

En cuanto al crimen, “afirma que por ahí hubo que cambiar alguna declaración por cuestiones de consejos de abogados, pero lo que más le preocupaba era contar la vida de él. Su fanatismo por la fotografía, por la caza, la pesca y su pasión por las armas. Hablábamos de sus ídolos, de Monzón y me dice ‘pero Monzón era un asesino´”.

“Estaba arrepentido y pasó algo raro en una de las charlas. En un momento le pregunté si el tuviese al oportunidad de empezar de nuevo, si preferiría no conocer a la mujer o volverla a conocer y hacer las cosas bien y él me respondió la segunda. Iría por el mismo camino en la vida, pero con otro final".

Por último, Marti confesó que “el peor día de todo el tiempo que yo lo vi fue el 15 de noviembre de 2019 cuando se cumplía aniversario de los crímenes, yo me di cuenta que él ese día desmejoró y parecía que se moría en cualquier momento ”.

Escuchá la entrevista completa en www.lacielo.com.ar

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión