Sociedad
MITO SEXUAL EN UBER Y TAXIS 

¿Lazo amarillo en el retrovisor indica que el chofer quiere sexo gay?

Circula en redes la leyenda de que si un chofer de Uber, Taxi, Cabify o Didi tiene una cinta amarilla colgada del retrovisor es un código de búsqueda sexual gay

Se viene leyendo en Twitter al menos desde hace un año. También se replica en foros de la comunidad gay.

Sin embargo el paso que convierte a un mito en realidad suele llevar mucho tiempo. Implica comprobaciones de varias fuentes o experiencias cercanas de algún tipo.

TE PUEDE INTERESAR

La leyenda es internacional y asegura que si el conductor de un auto de alquiler (Taxi, Uber, Didi, Cabify) coloca, a manera de lazo, una cinta amarilla haciéndola colgar del espejo retrovisor, significa que "quiere acción".

Pero no cualquier acción, sino específicamente sexo... y puntualmente entre hombres.

Tan esparcida está la leyenda que no se limita a nuestras fronteras: en algunos países no le llaman ni cinta, ni lazo, sino listón, un término muy poco popular en Argentina.

Por lo tanto el mito (ya comprobado por miles de pasajeros), no parece haber nacido en nuestro territorio, sino que constituiría una práctica importada de otros países en donde este tipo de aplicaciones existen hace más años.

https://twitter.com/Koldunism_/status/1527760453480456192

Las historias que corroboran esta teoría suelen relatar anécdotas de alto contenido homoerótico, pero en general en ninguno de esos casos relatados, parece existir algo que esté constituyendo una contravención, ni un mal comportamiento, y menos un delito.

La cinta amarilla sólo ejercería las veces de prudente "llamador" para quien entiende el mismo código, y se engancha con la "sutil propuesta del chofer".

LA EXCEPCIÓN QUE CONFIRMA LA REGLA

Pero también existen casos de confusiones como la historia de un conductor de Uber (no en Argentina) que comenzó a recibir propuestas sexuales de algunos pasajeros hombres, y no sabía a que atribuir la situación que cada día lo contrariaba más.

Tan preocupante era para él, que acabó en el psicólogo.

Sin revelar identidades, el profesional lo cuenta simple y claro:

"Cierta vez, en el dispositivo de contención a las víctimas de ciberdelitos de una asociación para la que trabajo, recibí la consulta de un chofer de Uber que sospechaba que estaban difundiendo información falsa suya en las redes, ya que últimamente varios pasajeros varones le habían hecho propuestas sexuales más o menos directas y sospechaba que alguien estaba haciendo estas invitaciones a su nombre.

La investigación por su nombre, apellido y matrícula del rodado no reveló ninguna publicación, menos alguna que le atribuyera algo sexual, por lo que el misterio se acrecentaba.

Finalmente, ante la ausencia de evidencias, decidí inspeccionar yo mismo el automovil en cuestión.

Una vez en el auto, lo analicé a fondo y no encontré nada particular. Ni una nota, ni nada fuera de lo normal.

Me llamó la atención un listón amarillo en el espejo retrovisor, por el cual le pregunté.

Me respondió que su mujer, devota creyente en la brujería, le puso una cinta amarilla para atraer el dinero".

AMARILLO ES EL COLOR DEL... GRINDR

"Tal es la receta de la Bruja Mhoni: El consultante contó que no era creyente de tales hechizos ó la magia, pero que lo había puesto de todas maneras para no contradecir a su esposa.

La pregunta por el listón, sin embergo, trajo una curiosa asociación: los acosos sexuales habían comenzado posteriormente a la colocación de la cinta amarilla.

Él consideraba, de todas maneras, que eso era una casualidad. Por mi parte, busqué "listón amarillo" por Twitter y esto fue lo que encontré:

"El radar gay GT (@gaydargt) Si ves este listón amarillo es señal de que pueden tener acción con su conductor de Uber y otros servicios de viajes".

Otro usuario comenta: "Choferes de Uber/Didi/Cabify recuerden usar su listón o distintivo amarillo en el retrovisor para que los clientes sepamos que están en busca de acción y todos viajemos felices".

En fin, la solución a los problemas del consultante no era del orden del cibercrimen, ni tampoco de lo sobrenatural.

Lo que sucedía era que la cinta amarilla de la Bruja Mhoni para atraer el dinero era también una señal secreta del colectivo gay para el sexo casual dentro del vehículo en esta clase de servicios...

También supimos que el listón debe ser amarillo porque ese es el color del logo de Grindr, una aplicación para citas gay entre hombres.

Bastó con poner el listón fuera de la vista de los pasajeros de Uber, para que las propuestas sexuales gay cesaran inmediatamente".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión