Política y Economía
REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Cuál es la discusión de fondo dentro del Frente de Todos

El tema tarfiario escaló una interna del Frente de Todos sobre la recuperación económica y la reducción del déficit fiscal.

En los últimos días, las divergencias dentro del Frente de Todos en relación al precio de las tarifas han vislumbrado las tensiones respecto a cuál es el rumbo económico que tomará el gobierno, qué rol se le dará a la renegociación de la deuda con el FMI y cuál es el grado de autonomía del ministro de Economía Martín Guzmán.

Si bien la directiva central del Presidente Alberto Fernández de "poner la Argentina de pie" no es discutida por nadie, el debate se cierne sobre qué carácter adoptará la tan mentada recuperación económica. Mientras que Guzmán se inclina por llevarse un sobresaliente en materia fiscal, los artífices del modelo económico llevado adelante por Cristina Fernández de Kirchner insisten en equiparar salarios con precios y tarifas, para promover la demanda interna.

TE PUEDE INTERESAR

Guzmán intentó mostrar autoridad e hizo centro de sus dardos a su subsecretario de Energía, Federico Basualdo, a quien calificó de "incompetente" por no haber llevado a cabo la segmentación de las tarifas que buscaban para que los aumentos de las mismas sean más altos en los segmentos de mayor poder adquisitivo. Sin embargo, según indicó el director del Banco Nación, Claudio Lozano, Basualdo ya había realizado los pedidos de información a la AFIP y al Banco Central para efectuar esa compleja tarea, pero la información nunca le fue remitida.

En su presupuesto para 2021, que el ministro toma como programa económico, Guzmán indicó que pretende disminuir el déficit fiscal a la mitad del año pasado. Para lo cual suprimió asignaciones fundamentales para los sectores más vulnerables durante la primera ola de coronavirus, como el IFE, y en termino de tarifas, promueve un aumento de dos dígitos para mantener el nivel de subsidios del 2020.

En su planificación, para este año Guzmán proyectó gastar en subsidios a la energía y al transporte el equivalente al 2,2% del PBI, en tanto que el 77,4% de esos fondos son destinados a subvencionar al sector de gas y electricidad. A criterio del académico platense, si no se producen los aumentos pronosticados, deberá aumentar los subsidios y por consiguiente no podrá cumplir con su meta de reducción del déficit.

Subsidios energéticos y al transporte de la Administración Nacional. 2010 2021 en porcentaje del PIB.jpg
Subsidios energéticos y al transporte de la Administración Nacional. 2010 2021 en porcentaje del PIB. Fuente Oficina de Presupuesto del Congreso

Subsidios energéticos y al transporte de la Administración Nacional. 2010 2021 en porcentaje del PIB. Fuente Oficina de Presupuesto del Congreso

"Regular un incremento inferior de dos dígitos es una forma de salir de este problema", afirmó el gobernador Axel Kicillof luego de respaldar al subsecretario agraviado, Federico Basualdo, y meterse de lleno en la discusión interna del oficialismo.

Así como hizo cuando anunció el aumento tarifario de la Provincia, que fue del 7%, Kicillof apuntó contra las empresas energéticas, quienes a su criterio deberían afrontar este año presupuestario con las ganancias extraordinarias que obtuvieron durante el gobierno de Cambiemos. En aquella oportunidad, el subsecretario de Energía de la Provincia, Gastón Ghioni, expresó que debido al tarifazo y la falta de fiscalización de las inversiones por parte del gobierno de Vidal, "los ingresos crecieron pero las inversiones se mantuvieron constantes".

"Veo un ministro de Economía muy preocupado por la situación fiscal y el acuerdo con el Fondo, y del otro lado veo una oposición por el lado del subsecretario Federico Basualdo que tiene que ver con defender el poder adquisitivo de la población", expreso hoy Claudio Lozano en declaraciones televisivas. Y agregó que hay "situación fiscal que está mejor que lo que se proyectaba" pero que la "recuperación de la economía no ha tenido un impacto en el crecimiento de la demanda interna".

Por su parte, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien había bajado la línea de "alinear" salarios y jubilaciones con precios y tarifas, dejó entrever su posición por arriba y hoy celebró al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por su enorme programa de expansión financiera.

https://twitter.com/CFKArgentina

Sin embargo, la disputa sobre cómo debe afrontarse el problema del déficit fiscal y la reactivación económica, que pareciera reducirse a una interna dentro de la coalición de gobierno entre el ministro de Economía y los allegados a la vicepresidenta, no es a simple vista del todo cierto en tanto que el presupuesto de Guzmán fue avalado en el Congreso.

Asimismo, en un informe de hace dos meses, comandado por el secretario de Política Económica de Cristina y actual secretario del Senado de la Provincia de Buenos Aires, Roberto Feletti, se indicó: “No es factible ampliar el déficit público y menos aún sostener esa brecha con emisión monetaria. Un desbalance total de las cuentas del Estado de -8,5% del PIB es difícil de sostener en forma prolongada, máxime cuando la principal fuente financiera constituida por los aportes al Tesoro del BCRA alcanzó los topes habituales del desenvolvimiento de la economía”.

Es decir, que desde el grupo de economistas del Frente de Todos de la Provincia también avalaron la iniciativa de Guzmán en su criterio de "sostenibilidad fiscal" diagramado en el presupuesto.

El problema es que el mismo presupuesto estipuló además índices inflacionarios que los primeros tres meses del año se encargaron de desmentir. Por lo cual, la idea de supeditar el crecimiento económico al desendeudamiento y el superávit comercial, implica que la reactivación económica no sea acaparada por los sectores de menores ingresos. A la vez que la determinación de Guzmán pone en debate la posición del presidente de subordinar la negociación del FMI a la expansión económica.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión