Sociedad
HISTORIAS BONAERENSES

La emprendedora de Florencio Varela que construye mansiones infantiles a hijos de los famosos

Oriunda de Florencio Varela, Vicky Parra diseña e instala lujosas casitas infantiles de jardín. Marley y Luciana Salazar fueron algunos de sus clientes

Vicky Parra hace memoria y, por un momento, se traslada mentalmente a su infancia. Casi todas las imágenes que se le vienen a la mente transcurren en un campo ubicado en las afueras de Florencio Varela, donde creció junto a sus padres, quienes se dedicaban a criar gallinas ponedoras. Allí vuelve a aparecer en sus recuerdos, jugando a armar tortitas con barro en el interior de su refugio, una "casita" improvisada con dos chapas y algunas sábanas, que le había armado su padre para que se divirtiera durante el día. Más de 30 años después, es ella quien construye casitas infantiles, con la particularidad de que se trata de verdaderas mansiones en escala acorde a niñas y niños.

Cada mini residencia está equipada y decorada como si fuera una casa real: empapelado en las paredes; cortinas; mesa y sillas; araña de techo; cocinita y heladera que parecen de verdad; y una mesada de mármol con bacha de acero, entre otras cosas.

TE PUEDE INTERESAR

Famosos emprendimiento Florencio Varela 2.jpg

“Hay millones de personas que venden casitas, pero lo que nosotros hacemos no lo hace nadie”, asegura Parra, CEO de La Petite Maison, en diálogo con INFOCIELO y explica: “Vendemos casitas con domótica —tecnología que permite la automatización inteligente de la casita—, con puertos USB, televisor. Obviamente que todo tiene las medidas de seguridad correspondientes. En el equipo tenemos un ingeniero en electrónica que coloca térmicas, disyuntor y todo lo necesario para que sea seguro”.

LA PETITE MAISON: UN EMPRENDIMIENTO QUE CRECE SIN TECHO

Antes de dedicarse a diseñar y elaborar estas lujosas casitas de jardín, la emprendedora oriunda de Florencio Varela, destinaba la mayor parte de su tiempo a su antiguo proyecto, que consistía en instalar jardines verticales naturales. “Me contrató el Centro Cultural Recoleta para hacer un jardín vertical de 164 metros y también la Usina del Arte”, cuenta Parra.

Sin embargo, en 2019 debió someterse a una operación que la obligó a permanecer recostada en un sillón durante más de 30 días, y fue así como nació la idea de las mansiones infantiles. “Mirando Pinterest descubrí que en Europa hacían casitas un poco más pintorescas que las que hacen acá con madera y dije ‘quiero hacer esto’”, recuerda.

Famosos emprendimiento Florencio Varela 6.jpeg

Vicky le comentó la idea a una vecina, con quien compartían el mismo criterio estético y pusieron manos a la obra, pese al escepticismo de la mayoría de las personas a las que les contaban lo que tenían en mente. “Nadie entendía lo que quería hacer. Mi hermano me decía ‘todo muy lindo, pero lo que vos querés vender, no es para acá. ¿Quién te va a comprar?’”, señala Parra.

Con una inversión inicial de apenas 3 mil pesos, que destinaron para publicitar en redes sociales, crearon La Petite Maison (@la_petite_maison_arg) y en menos de un mes ya tenían sus primeros clientes. “De ahí en más nunca paramos, ahora tengo pedidos tomados hasta abril”, dice Vicky, aunque aclara que no faltaron los sobresaltos: “El carpintero con el que arrancamos nos estafó, yo por honesta le di la seña de las primeras tres casas que nos encargaron y cuando armó la primera le pagué el cien por ciento, pero después desapareció. La chica con la que arranqué, no aguantó la presión y dijo ‘esto no es para mí’, pero yo pensé ‘esto no me va a ganar’”.

Famosos emprendimiento Florencio Varela 5.jpeg

Hoy por hoy, Parra lleva entregadas más de 25 casitas y recibe pedidos de distintos puntos del país e incluso del exterior. “Hemos ido a armar casitas hasta Puerto Iguazú, Neuquén, Rosario, Córdoba; incluso me han pedido desde Suiza, pero al día de hoy la infraestructura que tengo es chica y se me hace imposible en ese caso”, indica la fundadora del emprendimiento.

Los precios de cada mini mansión parten de los 500 mil pesos en adelante, dependiendo de lo que cada cliente solicite y, en algunas ocasiones, esos pedidos son de lo más extravagantes. “Una megamillonaria me compró una casita con aire acondicionado, televisor y puerto USB para Saulo, su caballo”, menciona Parra y acota: “La mujer ya tiene una caballeriza para el caballo, pero como no puede entrarlo a su casa, quiere tener un lugar en el parque para compartir con su marido y con Saulo, mientras ella se toma un café y mira la tele ahí adentro”.

Famosos emprendimiento Florencio Varela .jpg

En marzo de este año, el equipo de La Petite Maison viajará hasta San Martín de Los Andes para instalar la insólita casa del equino y allí grabarán el capítulo piloto de lo que podría convertirse en un programa de televisión. “Estamos hablando con una productora muy importante para hacer un reality de las casitas, aunque todavía no está confirmado”, anuncia Vicky Parra.

Además, la CEO del emprendimiento este año fue convocada por el prestigioso Hotel Hilton de Puerto Madero para ambientar una de las habitaciones con una temática infantil, que se estrenó este 1 de enero y que lleva el nombre La Petite Maison de Madelón Room.

Florencio Varela Famosos emprendimiento Florencio Varela famosos.jpeg

Madelón es otro emprendimiento que encabeza Parra junto a su nueva socia, Natalia Tagliacozzo. Dicha marca confecciona muñecas de tela personalizadas y, según cuenta la fundadora de La Petite Maison, “hay gente en Colombia que está dibujando estas muñecas para hacer una posible serie animada y una licencia para usar su imagen en mochilas, cartucheras, vasos, tazas, figuritas y otras cosas”.

TRABAJAR CON FAMOSOS

En diciembre de 2019 cumplió 2 años Matilda, la hija de Luciana Salazar, y el regalo estuvo a cargo de La Petite Maison: la modelo se contactó con Vicky Parra, quien diseñó e instaló una coqueta casita de 2 x 1,50 metros con una altura total de 2,10 metros.

Famosos emprendimiento famosos 5.jpg

La mini mansión de Matilda, construida con placas hidrófugas revestidas con una terminación de pintura plástica, tiene un deck exterior, y techo recubierto por tejas gravilladas de estilo francés importadas de Nueva Zelanda.

El interior también es un lujo: piso vinílico símil madera, empapelado floreado en las paredes y está equipado con una mesa, dos banquitos, un hornito de juguete, una alacena y hasta un juego de té de porcelana con bordes de oro de 18 kilates, entre otros elementos.

Florencio Varela Famosos emprendimiento Florencio Varela famosos 3.jpg

Luego siguió la que Marley le regaló a su hijo, Mirko, para el Día del Niño, que está inspirada en las casas Americanas de los años 60.

La casita de juegos de Mirko tiene en su exterior un surtidor rojo de estética vintage y un auto antiguo del mismo color. El interior está decorado con almohadones bordados, empapelados, juguetes y luces en los tonos del azul, rojo, blanco y amarillo.

famosos emprendimiento Florencio Varela.jpg

Según Parra, muchos de los famosos que la contactan pretenden obtener las casitas infantiles bajo la modalidad de “canje” —en otras palabras, sin poner un peso—, pero ella se niega rotundamente: “En su momento lo hice para hacer conocida a la marca, pero ya no lo hago más, ahora que paguen. Puedo hacer una bonificación a cambio de publicidad, pero avivadas no, es un producto muy caro como para regalar”.

Quienes también se interesaron en contratar los servicios de La Petite Maison fueron dos famosas que protagonizaron el escándalo de la farándula más sonado del 2021, el famoso Wandagate. “Hace unas semanas me habló la China Suárez y el mismo día, con diferencia de dos horas me llamó Kenny Palacios, el asistente de Wanda Nara”, revela la emprendedora de Florencio Varela y comenta: “Fuimos a la casa de Wanda, que queda en Santa Barbara, Nordelta, y ella pretendía que le hiciéramos la ambientación de las tres habitaciones y la casita en nueve días, pero no había manera de hacerlo porque, por más buena voluntad que le pusiéramos, hay cosas que no se pueden resolver en una semana y media”.

Famosos emprendimiento Florencio Varela 3.jpg

La CEO de La Petite Maison explica que “cada casita lleva un proceso de aproximadamente 60 días en taller, donde se arma el 40 por ciento; el otro 60 por ciento se completa en obra. Una casita chiquita se hace en un día, pero una grande puede llevar de 3 a 4 días de armado” y aclara que “además tenés que diseñar y mandar a producir el empapelado, las lámparas, los almohadones bordados y todo lo que acompaña a la casita”.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión