Política y Economía Municipios
DENUNCIAN EL ROL DEL MUNICIPIO

El conmovedor pedido de justicia por un joven que murió en la papelera Sein de Florencio Varela

Brian Emanuel Castro (23) murió en un accidente laboral en la empresa ubicada en Florencio Varela. Su familia denuncia las condiciones laborales que terminaron con su vida. Apuntan a la “negligencia del Estado” y convocan a una gran marcha en pedido de justicia para el próximo miércoles 7.

Cuando Florencia habla de su compañero, Brian Emanuel Cantero, elige definirlo como la “luz” de su “vida” y su “fortaleza”. Tanto ella como la familia del joven se encuentran destrozadas, luego de que Emanuel perdiera la vida en un accidente laboral en la papelera Sein y Cía, ubicada en  Camino  Gral. Belgrano Km. 31, Ranelagh, de Florencio Varela.

Ni la empresa, ni el municipio a cargo de Andrés Watson, ni la Secretaría de Trabajo que conduce Jorge Triaca se hicieron cargo de la tragedia. De hecho, las autoridades de la papelera ni siquiera enviaron un pésame a la familia.

TE PUEDE INTERESAR

Es que las condiciones laborales que se registran en la fábrica han sido denunciadas una y otra vez: precarización laboral, contratos por solo unos meses y ante todo, el riesgo de vida frente a reiterados accidentes.

“Brian no era un trabajador calificado para operar esa máquina, unos días antes otro pibe tuvo un accidente ahí pero lo llegaron a salvar”, le dijo a INFOCIELO, Florencia, su compañera.

Pero el pasado miércoles 24 de octubre, un accidente con uno de los rodillos de la papelera terminó con la vida de “Mechi”, como se lo llamaba cariñosamente al joven de sólo 23 años.

Su familia cree que fue “víctima de la negligencia del Estado”, la fábrica y los contratistas que generalmente tercerizan a jóvenes con necesidades y “en estado de vulnerabilidad”, como lo era Brian.

La papelera donde murió el joven. 

De hecho, uno de sus tantos sueños eran estudiar periodismo deportivo o hacer teatro, pero su situación económica se lo impidió. Para poder ayudar a su familia y llegar a fin de mes, Brian trabajaba doce horas por día.

Esa tarea lo hacía desde muy chico; su novia calcula que desde que tenía doce años.

“Era el alma del grupo, la luz de mi vida, mi fortaleza. Una vez perdonó a una persona que lo había asaltado. Fue hasta su casa y habló con él. Lo perdonó”, dice con hondo dolor.

Entre varias anécdotas, Florencia recuerda cuando su novio le había regalado cincuenta pesos a una mujer trans que se encontraba en situación de calle. “Tenía solo cien pesos y le dio la mitad”, relata la joven, haciendo énfasis en la humanidad de Brian.

“Queremos justicia, que no quede impune, que no haya más chicos jóvenes en condiciones deplorables de trabajo, que la SRT (Superintendencia de Riesgo de Trabajo) se haga cargo, que el ministerio de trabajo aparezca, y que esta fábrica deje de ser impune, mantenga las máquinas, y por sobre todo, valore la vida de sus obreros”, dice parte de un comunicado que acompaña una marcha que se realizará el próximo miércoles 7 en Florencio Varela.

“A Brain no me lo devuelve nadie. Sus miles de sueños tampoco, pero necesito de la ayuda de todos”, ruega Florencia, quien además pide testigos para retratar el accidente que sufrió el joven.

La muerte de trabajadores se repite a lo largo y ancho de la provincia y las noticias pasan sin conmover a las autoridades. Tan solo en agosto pasado, un obrero de la planta Ternium (Techint) de Ensenada, murió por un hecho similar. 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión