Política y Economía Judiciales y Policiales
LANZAN UNA ASOCIACIÓN

Los fiscales bonaerenses sorprenden con un "gremio" propio

Esta semana se conformó la Asociación de Fiscales bonaerenses, que buscan ganar "independencia" dentro del Poder Judicial. 

Unos 300 fiscales de toda la Provincia dieron el aval para constituir una asociación propia, en principio paralela pero pronta a separarse del Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial, que hoy los representa. Lo hicieron esta semana, a través de la plataforma Zoom, bajo la premisa de “defender y afirmar la integridad profesional”.

Así surge del acta constitutiva de la Asociación de Fiscales de la Provincia de Buenos Aires, que promueve la “independencia” de los fiscales, brega por la “vigencia y operatividad de los derechos y facultades que garantiza el ordenamiento legal vigente”, por “afianzar la dimensión institucional del Ministerio Público Fiscal en el servicio de justicia” y “jerarquizar la actuación de los Fiscales y propender a su capacitación profesional”, entre otros ítems.

TE PUEDE INTERESAR

El proceso está iniciado pero no terminado. Luego de constituir el ente, resta escribir los estatutos, conformar comisiones y finalmente elegir autoridades. Por ahora no emerge un liderazgo claro, aunque se sabe que el “epicentro” del movimiento se dio en la Zona Norte del Conurbano.

“Arrancamos con tres fiscales de San Martín y cuatro de San Isidro; en el último zoom fuimos 290”, se jactó ante la consulta de INFOCIELO uno de los promotores de la flamante asociación. Se estima que en total hay 700 fiscales en toda la Provincia. Así como no aparece la mano, tampoco está la piedra. Si bien está clara la voluntad de construir poder por fuera del Colegio de Magistrados, las críticas hacia esa entidad son muy veladas.

Ni siquiera los observadores más agudos del tablero judicial bonaerense se animan a señalar motivaciones político partidarias detrás de la jugada de los fiscales. Aunque sí se apunta como un desencadenante de la movida la reciente renovación de autoridades en el Ejecutivo provincial y en el Colegio.

Es que, casi en paralelo con la asunción de Axel Kicillof, expiró el liderazgo de Rodrigo Cataldo, quien durante dos mandatos había presidido el Colegio. Cataldo jugó siempre para el equipo de María Eugenia Vidal y fue cuestionado por no levantar la voz contra la nominación de un “extraño” -Sergio Torres, que provenía del Fuero Federal- en la Suprema Corte bonaerense.

Como explicó INFOCIELO, el magistrado marplatense tenía sus razones: junto a Torres, él mismo fue promovido de juez de primera instancia a Camarista del fuero Civil y Comercial, a pesar de que pesaban sobre él objeciones -más bien denuncias- que podían entorpecer el ascenso. El sucesor de Cataldo fue el necochense Pablo Noel, quien se desempeñaba como tesorero del Colegio hasta el momento.

Noel, dicen las malas lenguas, está “demasiado pegado” al Poder Ejecutivo Provincial y a la conducción de la Suprema Corte. Es difícil creer que Noel no represente la continuidad de Cataldo dentro del Colegio, por lo cual puede inferirse que las razones de la ruptura de los fiscales son otras.

Otra variable es la figura del Procurador general Julio Conte Grand, jefe de todos los fiscales de la Provincia. Conte Grand, se sabe, tiene algo más que afinidad por Juntos por el Cambio. Fue Secretario de Legal y Técnica de María Eugenia Vidal, lo que equivale a decir que se desempeñó como su mano derecha. Para más datos, se sabe que llegó a “timbrear” en campaña.

Eso no es óbice para que haga buenas migas dentro del gobierno de Axel Kicillof, donde también tiene detractores. Entre los que le tienden puentes se anotan el Ministro de Justicia, Julio Alak, y el de Seguridad, Sergio Berni. Pero el resto del Gobierno -y del oficialismo- lo quieren lo más lejos posible del Poder Judicial.

Distintas fuentes consultadas por INFOCIELO desestimaron que la conformación de la Asociación tenga que ver con un pedido de Conte Grand, quien, además, tiene el respaldo de la mayoría de Juntos por el Cambio en el Senado, que bloquea cualquier intento de destitución. Como su cargo es vitalicio, sino renuncia es prácticamente inamovible.

Lo que sí hay y muchos fiscales señalan, es una falta de representación dentro del Colegio de Magistrados, que siempre fue manejado por los “jueces civiles” de la Provincia, y no se destaca por atender las demandas específicas de la pata “rebelde” del Ministerio Público Fiscal, que, dicho sea de paso, tiene una constitución diferente a la de los jueces dentro del Poder Judicial.

Los fiscales, por ejemplo, se manejan dentro de una estructura piramidal que encabeza el Procurador. Reciben directivas, instrucciones y tambien sanciones, más allá de los eventuales juicios políticos. Pero además son marcados muy de cerca por los organismos de defensa de los Derechos Humanos, especialmente la Comisión Provincial por la Memoria.

“Tenemos una serie de problemáticas propias que requieren atención. Necesitamos defender nuestras posturas, que son exclusivas de los fiscales, muchas cosas para discutir y para pedir: desde infraestructura, personal, el tema de los sumarios y los jurys”, sostuvo uno de los fiscales que más celebró la creación de la Asociación. Para plantear la cuestión salarial, por demás sensible, la alianza con los jueces se mantendrá firme.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión