Judiciales y Policiales
TIRARON GASES LACRIMÓGENOS

La Matanza: familiares marcharon por el crimen del kioskero

Tras el crimen de Roberto Sabo, familiares y vecinos marcharon a la comisaría de Ramos Mejía, en un clima de tensión con la policía.

Los familiares de Roberto Sabo, el kioskero asesinado ayer durante un robo, emprendieron una marcha esta tarde hacia la comisaría de Ramos Mejía, la cual creció en convocatoria con vecinos que reclaman mayor seguridad en La Matanza.

La movilización creció en volumen y también en tensión, cuando tras dos horas desde el comienzo de la misma, la Infantería bonaerense lanzó gases lacrimógenos contra la gente movilizada.

TE PUEDE INTERESAR

Los familiares se habían reunido poco más de las 18hs de la tarde en el kiosko, ubicado en Avenida de Mayo y Alvarado, en la zona comercial de Ramos Mejía, para emprender una marcha hacia la Comisaría 2da ubicada a tres cuadras.

Cerca de una hora más tarde, cuando un nutriente grupo de manifestantes se aprestaba a dirigirse hacia la comisaría, la policía reprimió la protesta con gases lacrimógenos.

"Es muy difícil, es mucho dolor el que pasa por la familia, y pido que no vengan a hacer política, estamos acá los familiares", dijo el tío de la víctima en medio de la marcha, promediando la noche. Y agregó: "No confío en la Justicia, este estuvo en cana y salió, si hubiera estado adentro no hubiera pasado. Tiene que estar en cana para toda la vida."

Poco más tarde, el remisero que llevó a los presuntos delincuentes al kiosko, y cuyo vehículo fue robado luego del asesinato de Roberto Sabo, dijo ante las cámaras de televisión que apenas vio a los delincuentes salir del kiosko, entendió que habían cometido un delito, por lo que huyó de la escena dejando su auto atrás.

Para las nueve de la noche, la marcha continuaba en las inmediaciones de la comisaría, adonde se encontraban todavía los familiares de Roberto Sabo, en este momento con un clima de menor tensión. "Queremos justicia, mi hijo era una buena persona. Acá no hay futuro para la juventud", declaró conmovido el padre de la víctima.

bbb.jpg
Roberto Sabo, el kiosquero de Ramos Mejía asesinado

Roberto Sabo, el kiosquero de Ramos Mejía asesinado

El crimen de Roberto Sabo

Este domingo, una pareja de jóvenes ingresó a un kiosco ubicado en Avenida de Mayo y Alvarado, y asesinó a su dueño a tiros. La víctima fue identificada como Roberto Sabo, de 45 años y murió casi en el acto y, según los primeros informes médicos, presentaba seis orificios de bala.

Un testigo fue quien alertó a la Policía cuando el asesino salió del local y se fugó en un Ford Focus color negro, que le fue robado al remisero que los llevó al sitio.

Los voceros señalaron que en medio de la huida, los dos delincuentes que iban en el auto chocaron contra un árbol en el cruce de las calles Saavedra y Alvear, tras lo cual, ingresaron a un supermercado con la intención de simular unas compras y cambiarse la vestimenta para no ser reconocidos.

Detienen al sospechoso

El principal acusado de asesinar de al menos seis disparos a Roberto Sabo, fue detenido por la policía bonaerense y esta tarde se negó a declarar ante el fiscal de la causa.

Se trata de Leandro Daniel Suárez (29), un joven que estuvo casi seis años preso por robo y hurto, recuperó la libertad en agosto de 2020, y a quien ahora le imputaron el "homicidio agravado" del comerciante, delito que prevé la pena máxima. Suárez lloró en la audiencia y rogó "por favor" que no le "pidan prisión perpetua".

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión