Deportes Infocielo
Un hincha más

El día que Sábato le pidió la camiseta a un goleador de Estudiantes

El reconocido escritor tenía entre sus pasiones al fútbol y dentro de ese universo nunca oculto su amor por el equipo platense. Un periodista colombiano reveló una historia que lo mostró como un hincha más ¿a quién le pidió su camiseta?

La historia es simplemente increíble y es una de las tantas que hacen que el fútbol sea tan especial porque además de ser pasión de multitudes suele unificar los más disimiles mundos cuando defender colores se trata. Algo de esto es lo que paso con Ernesto Sábato y, la historia de una de las plumas más brillantes de nuestra literatura actuando como un fanático más, fue llevada a la ciudad capital de la Provincia desde Colombia.

El periodista de La Patria de Manizales, Osvaldo Hernández publicó una historia desconocida para la mayoría de los futboleros en argentina y en particular para los de Estudiantes que vincula a uno de los escritores más prestigiosos de Sudamérica con un delantero notable que no pudo revalidar sus credenciales en el pincha pese a la fe que le tenía el, además, ensayista y pintor.

Para comprender la historia hay que remontarse al año 2004 cuando Estudiantes sumó a sus filas al colombiano Julián Vásquez. El “matador” como lo apodaron en su país había causado una enorme sensación en el continente formado parte de una delantera temible en América de Cali, junto a otro jugador que dejaría su huella en Argentina: Jairo Castillo.

Julián y Jairo, temibles en Colombia. El primero fue buscado por el propio Sábato para que le de su camiseta


Su capacidad goleadora encendiendo los radares del fútbol argentino y fue Newell´s quien lo trajo a estas tierras y fue allí en Rosario, donde Vásquez, ratificó su condición marcando 15 goles en 34 partidos. Su llegada a La Plata generó enorme expectativa ya que el colombiano arribaba para suplantar a Ernesto “Tecla” Farías en el quipo dirigido entonces por Reinaldo “Mostaza” Merlo y llegó por la gestión de Carlos Bilardo.

Cuenta Hernández, en diálogo con el ya retirado goleador, que fue el propio Sábato el que fue a su encuentro para pedirle una camiseta como un fanático más: “Un día estaba en el hotel y me llamó mi representante y me dijo..."¿estás sentado?", le dije que sí. Y me contó que lo acababa de contactar Ernesto Sábato, que quería una camiseta mía. Me quedé pensando emocionado, pero de inmediato le respondí que sí, pero con una condición: que él me diera un libro suyo firmado”.

 

La emotiva última imagen de Sábato en cancha de Estudiantes, emocionado en pleno homenaje


El acuerdo se selló entre el escritor nacido en Rojas y delantero paisa: “Cuadramos la cita en la casa de él, me tocó ir a buscar una camiseta del equipo para llevarle. La firmé con dedicatoria y nos fuimos, hasta me tocó esperar dos horas. Entendía que ya era un señor de edad muy serio. Sin embargo, cuando salió, me recibió con mucho calor, con mucho cariño; me abrazó y me dijo que era un honor conocerme. Me sorprendió que me dijera "te sigo desde que estabas en América de Cali", le contó Vásquez al medio colombiano. Hernández también detalla que Sábato le devolvió las cortesías al “Matador”: "Me regaló El Túnel y la dedicatoria decía..."Para un delantero exquisito que me va a poner a vibrar".

El final de la historia no fue tan feliz para las partes ya que el libro se terminó perdiendo mientras que Vásquez no pudo dar con la expectativa que generó su llegada al pincha, sin embargo, dejó una pintoresca historia que excede cualquier rendimiento deportivo. En ese 2004 fue el último año en que se vio a Sábato con la camiseta albirroja durante un homenaje que le realizo la Comisión Directiva de aquel entonces, en una jornada inolvidable donde emocionado, quien falleció a los 99 años, recibió la ovación un estadio repleto, con la camiseta pincha con su apellido en la espalda.
 

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión

Dejanos tu opinión