Tendencias
ENGAÑO TELEFÓNICO

Santiago Del Moro, la nafta, el millón de pesos y la estafa

Como en agosto y noviembre pasados, volvió el cuento del tío para hacer extraer dinero de cajero. En la estafa mencionan a Del Moro y a la petrolera Shell.

Es la tercera vez que sucede un intento de estafa así en 6 meses. La primera fue en agosto, la segunda en Noviembre y ahora en enero de 2021 volvió a pasar. Misma modalidad, pero esta vez involucraron a la ciudad de La Plata como locación de una supuesta publicidad a realizarse. Santiago Del Moro y la empresa Shell son maliciosamente mencionados para "enganchar" a la víctima con un falso premio de 1 millón de pesos.

Para evitar que nuevos incautos caigan en este tipo de estafa o "cuento del tío", vale recrear la secuencia de la llamada para interpretar el método de embuste que utilizan.

TE PUEDE INTERESAR

Un falso operador telefónico, se comunica con el "ganador" del premio. En este caso la persona contactada se llamaba Rodolfo. Lo primero que hace es felicitarlo porque "fue beneficiado por la empresa Shell con un millón de pesos".

La excusa que usa es que se trata de una campaña de la petrolera de nombre "Hacete millonario", y le agrega que se toman 1.500 líneas telefónicas al azar para recibir la recompensa.

El discurso del operador es siempre igual al principio. De acuerdo a lo relatado por Rodolfo (quien afortunadamente no cayó en la trampa) y otras víctimas ese mensaje es siempre idéntico: "Hemos premiado tu número de línea por Latam Pass. Estamos realizando un sorteo y hemos premiado a 1500 líneas. Usted acá no participó del sorteo, no recibió ningún cupón previo, ni formulario alguno, sino que ganó con su número por mantenerlo activo, te vinculamos en el tercer puesto y sos ganador del millón de pesos más la tarjeta Latam Pass modo plástico, que te va a permitir recargar combustible por el período de 6 meses hasta 20 litros por día". Inicia el embustero de la estafa.

20200417165442_mujer telefono.jpg
Una estafa telefónica involucra a Shell y a Santiago Del Moro.

Una estafa telefónica involucra a Shell y a Santiago Del Moro.

Luego continúa: " el premio es totalmente gratuito, Rodolfo, no tenés que abonar absolutamente nada. Lo único que te pedimos a cambio es realizar un comercial con Santiago Del Moro, hacer una propaganda para Shell. ¿Estás de acuerdo?".

Una vez que le responden que sí, el delincuente telefónico agrega que " la publicidad se va a hacer en la ciudad de La Plata. Se va a contactar con el conductor Santiago Del Moro. Se te va a dar una entrevista en persona para hacer la publicidad comercial".

Allí es donde se inicia la estafa propiamente dicha, una vez ganada la confianza de la futura víctima.

"¿Qué banco te respalda? Banco Nación, Ciudad, Provincia, Galicia, Francés...Bien, te tenés que apersonar al cajero automático de al red Banelco más cercano que tengas a tu domicilio, así te brindo la clave de ocho dígitos así activás el saldo del millón de pesos a tu cuenta. No se te va a pedir ningún dato", le aseguró la voz en el teléfono a Rodolfo.

A partir de ese punto comienzan las consultas personales que dirigirán al fabulador del "cuento del tío" a hacerse de dinero si la víctima continúa inadvertida de la situación, porque las preguntas prosiguen así:

"¿A qué distancia tenés un cajero automático?, ¿Tenés medio de movilidad?, ¿Te podés dirigir al cajero? y ¿La cuenta que tenés no es del IFE ni de la ayuda económica del gobierno, no?". A lo cual tras la respuesta negativa del hombre, el estafador siguió con el artilugio.

Luego el texto del guión se vuelve mas bizarro aún y la novela cobra ribetes tragicómicos.

"Te tenés que apersonar al cajero automático, así te saco un turno con un analista de sistemas de Home Banking, y te brindan el pin contra recarga y podés activar este saldo a tu cuenta personal. Una vez que ya tenés el dinero acreditado en tu cuenta, vamos a coordinar para hacer la publicidad, Rodolfo con Del Moro en La Plata ", informaba el embustero para darle verosimilitud al relato.

Rodolfo advirtió por suerte a tiempo la situación y comenzó a pedirle datos más exhaustivos al autor del cuento del tío, quien no pudo responder con certeza, y abruptamente cortó la llamada abandonando el engaño, que esta vez le falló. ¿Pero cuántas otras veces le dará resultado?

Este modo de estafa virtual o cuento del tío es bastante usual, y se multiplicó desde el comienzo de la Pandemia.

Nunca está de más volver a reiterar que por ninguna razón se deben dar datos personales, ni pin, ni contraseñas a nadie. Y que ninguna entidad va a solicitar estos datos, que son de cáracter personal e intrasferibles.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión