Política y Economía
ANALISIS

Un juez en viaje al corazón del espionaje ilegal en la Provincia

El Juez Federal de La Plata, Ernesto Kreplak, ordenó una serie de allanamientos para descubrir la trama del espionaje ilegal de Cambiemos. Tocó un nervio.

La escandalosa revelación que involucra a dos ex ministros de María Eugenia Vidal en una trama de persecución judicial y espionaje ilegal con objetivos políticos es apenas una muestra gratis de lo que se conoció como la “mesa bonaerense”, con actores bien conocidos y de peso, que la justicia parece decidida a investigar.

Esta semana, el juez federal Ernesto Kreplak ordenó una serie de allanamientos para dar con elementos que le permitan encauzar la causa. Llegó, por ejemplo, a la Municipalidad de La Plata y al Senado de la Provincia de Buenos Aires, siguiendo las pistas del intendente Julio Garro y del senador Juan Pablo Allan, que aparecen en el video.

TE PUEDE INTERESAR

También se dirigó a los domicilios laborales y particulares de los ex afi Darío Biorci y Sebastián Stefano, y las oficinas de los ex funcionarios bonaerenses Roberto Gigante (Ministerio de Salud de la Ciuad) y Adrián Grassi (Ministerio Tutelar de la Ciudad). Pero además se allanó un punto clave, el epicentro de las operaciones de la vieja y conocida mesa judicial.

Toda la política bonaerense está en conocimiento de qué hacían los jueves por la tarde quienes fungieron entre 2015 y 2019 como ministros bonaerense, empezando por Federico Salvai, jefe de Gabinete y mano derecha de María Eugenia Vidal, y siguiendo por Cristian Ritondo, de Seguridad, y Julio Conte Grand, primero como legal y técnica y luego como Procurador General.

20180217130856_.villegas.jpg
María Eugenia Vidal y su ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, involucrados en una trama de espionaje ilegal

María Eugenia Vidal y su ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, involucrados en una trama de espionaje ilegal

Los (otros) entusiastas de la Gestapo se reunían en las oficinas del Banco Provincia, en la Capital Federal, aunque podían alternar en uno de los edificios de vidrios espejados que hay cruzando la calle Mitre, para definir estrategias de persecución judicial contra objetivos políticos de Cambiemos.

Hasta ahí se dirigió ayer la investigación judicial de Kreplak. Los pesos pesados de la mesa cambiemita dejaron sus huellas por todos lados: en los GPS de los autos oficiales, en las cámaras de seguridad que abundan en el microcentro porteño, en las antenas de telefonía celular de la zona. Hasta hace horas, nadie había querido investigar ni hacer política con esto.

Los tentáculos de la mesa judicial y de las operaciones de espionaje ilegal llegaron a varios otros objetivos bonaerenses. La Alcaidía de Melchor Romero, la Auditoría de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad, las ya célebres “bases de inteligencia” que funcionaron en el Conurbano. Ahora que la Justicia dio el primer paso, se vuelven a encender las esperanzas de lograr que todo ese entramado salga finalmente a la luz.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión