Política y Economía
APRIETES CONTRA LA PRODUCCIÓN

La empresa familiar que reabrió tras el ataque extorsivo de un sindicato

Química Rame hoy volvió a operar luego de un mes a raíz del bloqueo que realizó el Sindicato Químico de Avellaneda contra la empresa.

Quimica Rame es una empresa familiar de Villa Luzuriaga, partido de La Matanza, que emplea a 29 trabajadores y que tuvo que mantener sus persianas bajas durante casi un mes por un apriete gremial que tuvo como protagonista al Sindicato Químico de Avellaneda.

El cierre forzoso generó una pérdida económica estimada en 70 millones de pesos, pero llegó a su fin en las últimas horas luego de lograr la firma de un convenio con el sindicato histórico de Monte Grande, respaldado por la Federación Argentina de Trabajadores Químicos y Petroquímicos (FATIQYP).

TE PUEDE INTERESAR

“Estamos muy contentos de poder volver a abrir”, dijeron los abogados de la empresa, que contó con el respaldo del Municipio de La Matanza.

Ahora, avanza una causa penal contra los responsables del bloqueo. "Llegaremos hasta las últimas consecuencias porque damos trabajo y fuimos tratados como delincuentes. Increíble en un país con 50 % de pobreza”, señalaron los letrados encargados de esa tarea, celebrando que se impuso "la ley y la razonabilidad”.

Desde la FATIQYP que conduce Fabián Hermoso destacaron la importancia de trabajar mancomunadamente empresa y sindicato, para defender las fuentes de trabajo y fomentar la producción. “Celebramos la reapertura de la planta de RAME. Es una excelente noticia para los trabajadores. Se ha evitado el cierre de una fuente de trabajo”, afirmó Mónica Rodríguez, de la Federación.

“Hay empresarios que creen en el país, que invierten en la Argentina y tienen vocación industrial. Por eso decimos que como Federación vamos a defender siempre el salario del trabajador, pero nunca vamos a participar de conflictos vinculados a internas gremiales sometiendo a las Pymes a una irracionalidad que nada tiene que ver con los derechos de los trabajadores”, agregó.

Por su parte, Sergio Arevalo como miembro del Secretariado Nacional sostuvo: “Tenemos la alegría de haber participado como sindicato de la reapertura de una fábrica que tiene larga tradición en la industria química. Estuvimos a punto de perderla por responsabilidad de quienes se llaman dirigentes pero que en verdad sólo persiguen un interés propio que no es el interés de los trabajadores".

También destacó que en RAME todos los trabajadores "estarán en blanco y sujetos al convenio colectivo de nuestra actividad. En un país atravesado por tantas dificultades, siempre son bienvenidas estas noticias. Sindicatos y empresarios tenemos la obligación de ponernos de acuerdo en cuestiones básicas: salarios dignos que permitan la producción en un contexto de paz social y con un mercado interno que funcione. El Estado debe acompañar esta idea aportando racionalidad en situaciones de conflictos que son verdaderamente absurdos”.

La apoderada legal de la Federación, Florencia Casamiquela explicó que la empresa y la Federación han suscripto un convenio colectivo en el seno de la empresa RAME que ha sido presentado al Ministerio de Trabajo para su homologación. “Esto nos permite poner claridad respecto de quien detenta la representación del sector. Ojalá que de esta manera evitemos que los aventureros que paran fábricas para disputar afiliaciones terminen con esa práctica que en este contexto del país resulta tan innecesaria e irracional”, comentó Casamiquela.

¿Te gustó la nota?
Dejanos tu Opinión